Política

¿Qué supone la irrupción de Podemos en la izquierda?

30 Jun, 2014 - - @pablocalv

Desde las elecciones europeas de hace un mes son varios los análisis y datos que se han publicado sobre Podemos, destaca el estudio ad-hoc de Metroscopia publicado por El País, así como algunas realizadas en Politkon sobre el crecimiento de Podemos y el análisis de la campaña electoral de las europeas. Este post pretende añadir un poco de profundidad al análisis de transferencia de votos que sólo es posible hacerlo utilizando datos de encuesta. A falta del post-electoral o el barómetro de julio (que llevará intención de voto) del CIS, utilizaré los datos del barómetro de GESOP para El Periódico de junio de 2014 que son de acceso público a través de su web.

Precauciones básicas para interpretar encuestas post-electorales.

Como todo estudio post-electoral hay que analizarlo con cierta cautela. Lo primero es tener en cuenta las características de la muestra con la que vamos a trabajar (ver ficha técnica), y lo segundo es estar prevenidos ante algunos sesgos presentes en este tipo de estudios. Concretamente, hay dos sesgos de medición que son constantes en los estudios post-electorales, por un lado, la gente que no votó tiende a declarar que lo hizo, por lo tanto el número de personas que se abstienen es menor que la cifra real, y por otra parte, existe un sesgo a favor de los virtuales ganadores. Los entrevistados tienden a declarar que votaron por el ganador aunque no lo hicieran. Estos dos sesgos hay que mencionarlos para que nadie se extrañe cuando sólo el 27% de la muestra declare que se abstuvo en las elecciones europeas, cuando en realidad la abstención alcanzó el 55%, o cuando el 12% del censo asegure haber votado por Podemos cuando el día de las elecciones sólo lo hizo el 3,5%. Una vez conocidos y controlados estos sesgos, las encuestas nos sirven para explicar los cambios en las preferencias electorales de los españoles.

¿Los de arriba contra los de abajo o izquierda-derecha?

Comencemos situando el momento actual. Podemos se ubica en la izquierda, y sus votantes tienen una media de 3,7 en la escala ideológica del 0 al 10, en el que el 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, según los datos de Metroscopia. En la figura 1 se muestra la autoubicación ideológica de los votantes de Podemos en las europeas y cómo estos ubican al resto de formaciones políticas:

g1 Figura 1. Ubicación ideológica de los votantes de Podemos y del resto de partidos en el eje izquierda-derecha. FUENTE:  Metroscopia en El País.

Uno de los ejes del discurso de Podemos se centra en que las dimensiones de la política han cambiado, dicen que ya no se puede hablar de derecha-izquierda, sino de los de arriba contra los de abajo. Este discurso busca ampliar la base potencial del partido, y a la vista de los datos que vamos a presentar, se puede decir, que aunque el discurso no ha conseguido romper el eje izquierda-derecha, sí parece, que ha servido, dentro del espectro de la izquierda, para ampliar las posibilidades de crecimiento de Podemos. No es que “los de abajo”, quienes quiera que sean, hayan pasado a ser público potencial de Podemos, pero sí es cierto, que los que son capaces de interpretar la realidad utilizando el marco de ese discurso, están mostrando simpatía en diferentes grados con lo que representa Podemos. Y esta es sólo una de las razones que explican la alta volatilidad del voto en la izquierda en estos momentos, que es lo que pasamos a ver.

¿Qué votaban antes de que apareciera Podemos?

Antes de entrar en la procedencia de los simpatizantes de Podemos, hay que apuntar que el número de entrevistados que ha pasado a declararse votante potencial de Podemos ha crecido sustancialmente desde las europeas, hasta el punto de que hoy es la fuerza política que más porcentaje de apoyos obtiene en la pregunta sobre intención de voto directo, es decir, cuando la gente es preguntada por qué partido votaría si hoy hubiera elecciones generales, la mayoría (17%) declara que lo haría por Podemos. Volviendo al principio del post, esta pregunta también suele estar sesgada, pero no deja de ser un indicativo del fenómeno que ha supuesto la entrada de la nueva formación en el panorama político.

g2

 Lo que votaron los simpatizantes de Podemos en las generales de 2011 está recogida en orden descendente en la tabla 2. La mayoría de los potenciales votantes proceden del PSOE (32%), seguido por los que votaron a IU (26%), un 10% votaron a otros partidos, y otro 10% se abstuvieron en 2011. Los votantes del PP en 2011 suponen un 5% de los actuales simpatizantes de Podemos. Como ya dijimos antes, parece que su penetración en la derecha es muy limitada, Podemos está estableciendo su espacio en la izquierda, y eso quiere decir que los actores que solían ocupar esa posición ahora mismo están en retroceso. En la tabla 2 se ve como la mayoría de simpatizantes de Podemos provienen del PSOE o de IU, pero démosle otra vuelta más: ¿Cómo afecta este fenómeno a IU y al PSOE, en qué medida están retrocediendo?

g3

¿Cómo está afectando el nuevo fenómeno a los partidos de la izquierda tradicional?

El gráfico 1 es una representación del cruce de intención de voto en junio de 2014 y recuerdo de voto de las generales de 2011, que nos permite analizar cuál es el estado de las transferencias intra-bloque en la izquierda. Para cada uno de los dos partidos principales de la izquierda en 2011 tenemos tres barras, que nos indican como se posicionarían los votantes de ese partido si hoy hubiera elecciones.

g1Gráfico 1. Cruce de recuerdo de voto en las generales de 2011 e intención de voto en junio 2014. Elaboración propia con datos barómetro GESOP – junio 2014.

 Vemos que el Partido Socialista cede el 27% de su voto en 2011 a Podemos y un 7% a IU, situándose la fidelidad de voto en torno al 35%. En el caso de IU es diferente, no hay trasvase de voto al PSOE, pero la mayoría de sus votantes en 2011 (48%), hoy votarían a Podemos, lo que hace que su fidelidad de voto se hunda hasta un 38%. En resumen, son más lo que se van a Podemos que los que se quedan en IU y supone una ruptura de la tendencia de fidelidad de voto alta que había mantenido Izquierda Unida en los últimos tiempos. Aquí vemos dos fenómenos interesantes, por un lado, nos encontramos un nuevo partido en la izquierda, que ha conseguido captar a votantes socialistas como nunca hizo IU, y por otra parte, Podemos amenaza, no sólo con anular el margen de crecimiento de IU en el momento actual, sino con acaparar el espacio político de la formación de izquierdas.

Después de las Europeas, ¿Sigue el trasvase de votos de la izquierda tradicional a Podemos?

No debemos olvidar que una encuesta no deja de ser una fotografía, pero es que además, en el caso que estudiamos, se trata de una fotografía de una carrera, y por muy buena que sea la captura del momento, los movimientos se siguen produciendo. Ya vemos que aunque sólo un 3,5% del censo votó a Podemos el 25 de Mayo, en esta encuesta un 12% de los entrevistados declaró haberlo votado, y un 17% ya se declara futuro votante de la nueva formación. Desde el otro punto de vista que tratamos hoy, el de las otras formaciones de izquierda, esto puede ser un síntoma de que el trasvase de votos no ha terminado aún. Para ilustrar este fenómeno presentamos el gráfico 4, que corresponde al cruce de recuerdo de voto de las elecciones europeas de 2014, y la intención de voto si mañana hubiera elecciones generales. Obviamente, con la precaución de que comparamos dos convocatorias de naturaleza muy distinta, podemos observar como después del 25-M los movimientos se han seguido produciendo dentro de la izquierda.

g2Gráfico 2. Cruce recuerdo de voto de las elecciones europeas de 2014 y la intención de voto en junio de 2014. Elaboración propia con datos barómetro GESOP – junio 2014.

En el gráfico 2 se muestra como un 10% de los que votaron al PSOE y un 20% de los que votaron a IU el 25 de mayo, dos semanas después, en el caso de unas elecciones generales, votarían a Podemos. En cuanto a la fidelidad de voto, el 80% de los votantes de Podemos en las europeas volverían a votar a este partido en las generales, mientras que en el caso de IU esa fidelidad baja al 60%, claramente afectada por la transferencia de voto a Podemos (20%). En el caso del PSOE, la fidelidad de voto se mantendría en torno al 67%. Hemos querido añadir una última categoría al gráfico, para analizar que harían hoy los que declararon en la encuesta que se abstuvieron en las europeas. Podemos recogería el 10% de esa abstención, que no olvidemos estuvo en torno al 55% del censo pero que en la encuesta sólo supone un 26% de la muestra. El PSOE recogería un 6% de la abstención.

Aunque las encuestas nos irán dando pistas sobre los movimientos de los electores en los próximos meses, parece que en la izquierda ha comenzado una transformación de calado, al menos en el corto-medio plazo. La cuestión abierta es cuáles son los límites de estos movimientos en la izquierda. De momento nos conformamos con ir monitorizando este proceso.