Ahora

El absurdo retraso del Corredor Mediterráneo

8 Abr, 2012 - - @egocrata

Echando un buen vistazo a los presupuestos, vemos que en materia ferroviaria las cosas siguen más o menos como estaban. La LAV de Galicia, esa enormidad constructora que nunca acabaré de entender, sigue adelante. La Y vasca, una línea necesaria para mejorar la obsoleta conexión fronteriza con Francia (velocidades máximas de 100 Km/h en casi todo el trazado), aún en construcción. La LAV de Extremadura, ahora que los Portugueses han decidido parar su lado, ha sido afortunadamente puesta en barbecho, ya que sin conexión con Lisboa no tiene ningún sentido. El túnel de conexión Atocha-Chamartín sigue en obras, y parece que cumpliendo plazos. La única obra que no llego a entender en qué narices están pensando es, como de costumbre, el Corredor Mediterráneo (CM).

No nos engañemos: Fomento está poniendo dinero en este corredor. Más concretamente, 1.342 millones de euros. El problema, sin embargo, es que los está poniendo en el lugar equivocado, en una línea que lleva una buena temporada en obras y que, sinceramente, no acabo de entender su utilidad. Como explican en detalle por Geotren (bitácora imprescindible para cualquier friki sobre el tema), Fomento está inviertiendo la mayor parte de ese dinero en dos tramos: Granada- Antequera (conectando Granada con la LAV Madrid-Malaga. Y sí, eso no es demasiado Mediterràneo) y Murcia-Almeria.  En el primer caso, la línea substituye / complementa (aún no está claro) la actual, un horrible trazado decimónico básicamente obsoleto. En el segundo, es una línea completamente nueva, ya que Almeria y Murcia no han estado nunca conectadas por ferrocarril; el enlace se empezó a construir, pero fue paralizado en tiempos del plan de estabilización de los años cincuenta.

Que nunca se haya construído antes debería dar pistas sobre su rentabilidad en el pasado, pero ahora hay un nuevo aliciente: dar salida al puerto de Algeciras, cada vez más importante como terminal de contenedores. El pequeño problema, claro está, es que el acceso ferroviario al puerto (por Ronda, en vía única sin electrificar de trazado horrible) sigue estar en solucionado, y no hay nada en proyecto. Ahora mismo esta línea no tiene demasiado sentido, y no creo que tenga demasiado tráfico. Especialmente porque su uso natural (exportaciones) se topará de bruces con problemas sin solucionar más al norte. Más concretamente, en el dichoso tramo Vandellós-Tarragona.

La línea entre Barcelona y Valencia es, a todas luces, el «nucleo duro» del corredor. Es el tramo con más movimiento de viajeros (es de muy lejos la línea convencional con más tráfico), y una de las infraestructuras ferroviarias más saturadas del país, especialmente en sus dos extremos. Un Euromed desde Valencia tiene que andar a paso de cercanías al menos hasta Castellón,  ya que todos los trenes comparten la doble vía electrificada, y se encontrará un problema parecido en Cataluña a partir de Tarragona, con regionales, y Sant Vicenç de Calders, con los cercanías de la línea del Garraf. Esto se traduce que aunque los trenes circulan a unos estupendos 220 Km/h en muchos tramos del recorrido, en al menos 150 de los 320 Km entre las dos ciudades los flamantes trenes de alta velocidad andan a paso de burra, atados a la velocidad de circulaciones más lentas.

Esto Fomento lo sabe desde hace tiempo, así que hay dos obras sobre la mesa para intentar arreglarlo. En el lado valenciano, está en obras (aunque veremos a qué paso – depende del túnel pasante en Valencia) una LAV paralela al actual entre la capital y Castellón, permitiendo que los AVE de Madrid y Euromeds circulen sin toparse con trenes lentos. En el lado catalán, la LAV entre Barcelona y Tarragona está ya construída, como parte de la Barcelona-Madrid… pero en una muestra de estupidez muy hispánica, la conexión entre esta línea y el corredor mediterráneo lleva más de una década en obras, y este año ha vuelto a quedarse sin presupuesto. Otra vez.

Os presento el tramo Vandellós-Tarragona, último tramo del corredor mediterráneo en vía única (tipo 140-160). Apenas 30 Km de vía con una variante en marcha desde tiempo inmemorial, y que fomento sigue sin querer acabar de una puñetera vez. Un pequeño tramo tipo 220/250, con la plataforma casi completamente terminada, que necesita, como mucho, 150-200 millones de euros para poder acabarla. Una vez construida (algo que no debería llevar demasiado tiempo: está casi acabada) el tramo eliminaría un patético cuello de botella en medio de ninguna parte que retrasa trenes de viajeros y mercantes por igual, permitiría que los Euromed esquivaran una de las líneas de cercanías más saturadas del país y reduciría el tiempo de viaje entre Barcelona y Valencia de 3h a 2h30m sin demasiada dificultad. Todo con una inversión realmente bastante pequeña, acabando algo que todo Dios en la región lleva reclamando desde tiempo inmemorial.

¿Inconvenientes? Sólo se me ocurre uno: Valencia y Tarragona estarían peor comunicadas, ya que la estación de la LAV está relativamente lejos del centro. Esto, en principio, puede arreglarse manteniendo algunos servicios por la vía clásica (Alaris, Talgo, recuperando los Arco) o haciendo algo que Renfe no hace nunca: creando un enlace con un regional en Cambrils o la nueva estación de Reus en la variante nueva.

Aun así, es una obra que debería estar hecha desde hace tiempo, pero que parece que nunca vamos a ver construida. La verdad, no estaría mal que entraran en razón e incluyeran esta obra durante el trámite parlamentario, aunque fuera a costa de retrasar un poco la LAV de Almeria. Es un tramo que se pagará solo, y lo hará rápido.