Economía

Recordatorio: la vivienda es una inversión estúpida

24 Mar, 2012 - - @egocrata

Kiko se llevaba las manos a la cabeza hoy por Twitter con este surrealista artículo en el País en que se asocia de forma casi irreversible la emancipación familiar con la compra de una vivienda. Me recordaba la singularmente estúpida recuperación por parte del gobierno de la deducción por compra de vivienda en el IRPF, una medida que no solo es regresiva, sino que nos va a contar cantidades absurdas de dinero, como señalaban por Nada es Gratis. Para ser más precisos, unos 6.000 milloncejos anuales; la subida del IRPF, en vez de recaudar 10.000 adicionales, se quedará en 4.000 sólo por este cambio. Una reforma estructural decente que aprueba Zapatero y se la cargan sólo llegar.

Lo que olvidamos a menudo, sin embargo, es que la deducción a la vivienda es una subvención muy regresiva a una categoría de inversiones que suenan muy bien sobre el papel (“derecho a la vivienda”) pero que son increíblemente peligrosas en la práctica. Recordad, primero, que una vivienda no es consumo, es inversión; estamos comprando un activo financiero increíblemente caro en comparación de nuestro salario anual a base de endeudarnos. Una hipoteca es una forma de apalancamiento como cualquier otra; cuando alguien se mete en una está haciendo algo parecido a comprar acciones en una empresa pidiendo dinero prestado. En este caso, la empresa es un edificio o piso vacío que tiene como única fuente de ingresos alguien que paga al banco por el derecho a usar ese espacio. El riesgo es, no hace falta decirlo, bastante elevado.

La cosa no se queda aquí, sin embargo. Una acción en una empresa es un activo muy líquido; si necesitas dinero, es relativamente fácil colocarlo y convertirla en efectivo. Todos los pringados con hipoteca que están intentando vender su casa os pueden decir si una vivienda es un activo líquido o no. Si compras acciones en bolsa es muy fácil dividir tu dinero entre varias empresas para limitar el riesgo que estás corriendo. La diversificación en una hipoteca es cero, ya que depende única y exclusivamente de la capacidad de pago de tu familia. Si alguien ha comprado acciones y quiere mudarse a otro sitio, tener dinero en bolsa no es ningún problema. Si en cambio has invertido en vivienda y quieres largarte a una región donde el riesgo de perder el trabajo y la inversión sean menores, buena suerte moviendo la casa a otra ciudad. Por añadido, cuando una compra acciones en bolsa no tiene gastos de mantenimiento o depreciación de sus activos, algo que sí sufres cuando tu inversión es una vivienda.

Si a todos estos factores le añadimos el hecho que el precio de la vivienda si baja cuando hay crisis y que como inversión a largo plazo a duras penas consigue seguir la inflación, que alguien me explique por qué es remotamente racional para un país como España tener un 90% largo de familias metidas en vivienda en propiedad, y al gobierno gastándose cantidades completamente absurdas de dinero subvencionándoles el capricho. Nos quejamos del dinero que le hemos dado a los bancos, pero el estado se gasta 5.000-6.000 milloncejos al año promocionando una inversión increíblemente arriesgada e igual de estúpida. La compra de vivienda es algo que tiene sentido en muy pocos casos. Hasta que en España no asimilemos esta idea, lo pasaremos mal.