26J

Las pérdidas de Unidos Podemos

8 Ago, 2016 - - @jorgegalindo

Una de las preguntas más repetidas desde el 26J en los círculos politológicos es el destino del sorpasso. Todas las entcuestas vaticinaban una subida de Unidos Podemos (Podemos, IU, En Comú Podem, Compromís, En Marea) suficientemente grande como para superar a un PSOE que ni subía ni bajaba demasiado. Al final, tal incremento no se produjo, e incluso se perdieron votos. ¿Qué pasó?

En la semana postelectoral lancé siete hipótesis sobre la ausencia de sorpasso. Hay muchas maneras de intentar comprobarlas (un repaso rápido: Alberto Penadés, Berta Barbet & Antoni-Ítalo de Moragas, Francisco CamasIgnacio Jurado & Lluís Orriols, Martín González y yo, y yo de nuevo). Desde hoy tenemos un nuevo barómetro del CIS. De la comparación entre éste y el del trimestre anterior (Abril, con UP en máximos) salen ideas interesantes.

Las comparaciones que ofrezco a continuación van con algunas advertencias: primera, el tamaño de muestra no es el ideal para segmentar tanto. Segunda, UP es un reto para los encuestadores, pues es una plataforma de varios partidos que no siempre han ido juntos. En este ejercicio he sumado Podemos+IU+En Comú+Compromís+En Marea en abril, y UP+En Comú+Compromís+En Marea en julio. Tercera, y quizás más importante, los gráficos reflejan los cambios en voto+simpatía dentro de cada categoría. Pero no dan pista ninguna del tamaño relativo de las mismas en relación con el conjunto de la población. Por ejemplo, puede que UP haya “perdido” (por demoscopia o en realidad) todo el apoyo de los agricultores según la comparación de los barómetros. Pero éstos no suponen sino una pequeña parte de la población. Así, el descenso de 3,3 puntos entre los pequeños empresarios resulta bastante más significativo. Por ello, he incluido una tabla de apéndice que da una idea de las pérdidas que cada categoría han significado para la plataforma normalizadas por el tamaño del censo.

Empecemos con la que sigue siendo la variable explicativa más importante: la ideología. Ciñéndonos al espacio natural de Podemos (apenas recibe apoyos fuera de él), del centro a la izquierda, la siguiente imagen define una dinámica clara.

ideol

(Sí, ya era hora de que los gifs llegasen a Politikon). Curiosamente, donde UP se mantiene mejor es en el extremo absoluto, un espacio con pocos votos agregados. La pérdida del 2, un lugar habitual de Izquierda Unida, es abismal, pero también cabe recordar que es en el 3 y en el 5 donde se encuentran la mayoría de españoles. El 3 ha sido desde hace dos años un punto en disputa entre IU, el PSOE y Podemos. Y pese a que obviamente la suma del primero y del tercero convierten a la plataforma en el líder natural, esos 5 puntos porcentuales suponen una ganancia potencial muy valiosa para los socialistas. Lo mismo cabe decir de las pérdidas en el 4 y en el 5. Traducidas a puntos porcentuales del censo total (empleando como guía el barómetro de 2016), estos serían los flancos débiles de UP.

ideol-1

Multiplicando las pérdidas por el porcentaje del censo se obtiene la pérdida total en puntos porcentuales sobre el mismo. Recordemos además que en estos tres meses el barómetro del CIS arroja un descenso en voto+simpatía para los miembros de UP de 2,9 puntos. Ahora, dividiendo la multiplicación anterior, sí se puede afirmar que mientras el 35% (1pp) de la caída de UP entre abril y julio se debe a los adscritos al 2, un 30% (0,87pp) viene del 3, y un 20% del 5.

Otra variable que ha contado mucho en el crecimiento de UP es la edad.

edad

La imagen es aquí aún más extravagante. Mientras UP se las arregla para subir entre los más jóvenes, las caídas en 25-34 y 45-54 son brutales, mas no en 35-44 ni en 55-64. Hemos de ser cautelosos con sobre-interpretar estos datos, pero lo que desde luego parece claro es que la dinámica de ascenso en el extremo y descenso en los puntos medios se repite hasta cierto punto. La tabla correspondiente nos indica qué signica eso para las pérdidas agregadas de UP.

edad

Es efectivamente entre los de mediana edad donde UP se deja más, compensando en cierta medida por su capacidad de retener e incluso atraer a nuevos votantes. Algo realmente sorprendente es lo mucho que pesan los mayores de 65 años incluso para un partido que tiene un marcado tono generacional como Podemos. Cualquier caída en ese grupo significa una pérdida importante.

La dimensión ocupacional confirma este punto.

ocu

El descenso entre los jubilados y pensi0nistas, pese a no ser muy pronunciado, arrastra a una parte significativa de los apoyos de UP, como se apreciará en la siguiente tabla. Pero quizás lo más significativo de esta imagen sea el contraste en la caída entre obreros cualificados (granero natural del socialismo) y el mantenimiento en trabajadores terciarios y de menor calificación.

ocu

La tabla muestra que un cuarto del descenso de UP se debe precisamente a sus pérdidas entre obreros cualificados, y un 12,5%, entre parados. Estas dos categorías son, como decía, espacios naturales del PSOE. La caída es mucho menor entre perfiles con un perfil de clase distinto, más terciario.

En resumen, el retrato que nos deja esta colección de datos es el de una plataforma que pierde pie entre votantes de corte, digamos, más tradicional: puntos 2, 3, 5 de la escala ideológica; mediana edad en adelante; obreros cualificados, jubilados y desempleados. Todos ellos segmentos en los que o bien IU, o bien el PSOE se han sentido tradicionalmente cómodos. Parece que la pérdida a la izquierda es un poco más sustanciosa que por el centro, probablemente porque UP nunca fue realmente competitivo en él. Por otro lado, los más jóvenes, con posiciones ideológicas más alejadas de lo típico (no tenemos datos aún, pero apostaría a que también lo son en el eje nacional) y en ocupaciones terciarias son quienes evitan una caída más pronunciada. Quizás todo ello indica que el perfil del partido va definiéndose poco a poco como netamente nuevo, a falta de una palabra mejor. Pero lo importante para explicar la ausencia de sorpasso es justo lo que, por el momento, se queda fuera. Insisto: por el momento. Aventurar predicciones. en estos tiempos es un oficio peligroso.