Economía

Comprar vivienda te convierte en un vegetal

1 Jun, 2012 - - @egocrata

En Politikon tenemos una larga y orgullosa tradición en criticar las políticas que fomentan la compra de vivienda. Siempre hemos dicho que es una inversión estúpida para la inmensa mayoría de compradores y que el estado no debería andar subvencionando esta clase de riesgos, para empezar. No sólo  eso: la vivienda en propiedad reduce la movilidad laboral de forma significativa, aumentando la tasa de desempleo.

Uno de los argumentos recurrentes de los vende-casas es que una hipoteca es una de las formas más rápidas que tiene un particular de conseguir financiación. Esto permite que un potencial emprendedor, armado con una buena idea, una refinanciación hipotecaria y el espíritu de John Galt pueda abrir negocios, sin tener que depender en bancos, inversores o ahorros familiares.

Pequeño problema – la evidencia empírica parece contradecir esta bonita historia (vía):

Our fixed-effects estimates show that purchasing a house reduces the likelihood of starting a business by 20-25%. … This result is driven by homeowners with mortgages and persists for several years after entering homeownership. … We argue that this finding can be rationalized by the fact that homeowners typically have to overinvest in housing (Brueckner, 1997; Flavin and Yamashita, 2002) and therefore cannot adequately diversify their portfolio. As a consequence, individuals choose not to start-up their own business venture at the same time as becoming homeowners since this would imply taking on significant additional risk. Stated differently; investments in homeownership crowd out entrepreneurial engagement.

Aquellos que compran vivienda no sólo tienen una probabilidad nada trivial de perder todo lo invertido y/o estar sin trabajo, sino que además abren empresas a un ritmo menor que los pobres matados que “tiran el dinero alquilando”. Resulta que aquellos que se hipotecan acostumbran a sobre-invertir en ladrillo, concentrando mucho riesgo en una sola inversión. Esto les lleva a ser más reacios a arriesgar en otras partidas, incluyendo abrir negocios.

Por descontado, una de las primeras reformas de Rajoy fue recuperar la increíblemente cara, tremendamente regresiva y absurdamente ineficiente deducción en el IRPF por compra de vivienda. No me extraña que la Comisión Europea se pasará la tarde poniendo a parir al gobierno.