Política

D’Hondt vota Podemos

3 Sep, 2014 - - @plata_nacho

Salieron los números y empezó la fiesta. El dato: la permanencia en las encuestas de PODEMOS como tercera fuerza más votada superando estoicamente la resaca post-electoral. Hasta aquí la evidencia empírica. El resto, titulares, tweets, insultos, chistes, teorías de la conspiración… Hay para todos los gustos. Y es que desde un lado del “establishment” dicen que beneficia a unos pero la atención desmedida de los otros parece sugerir lo contrario.

Huyendo de tantos dimes y diretes hemos intentado hacer un poquito menos de politics y un poquito más de policy y, casualidades de la evidencia, nos hemos encontrado con una singular paradoja. Las políticas de recorte y los escándalos de corrupción del PP le han dado un fuerte golpe a su apoyo electoral (de un 44.6% en las elecciones de noviembre de 2011 a un 30% en la última del CIS). Sin embargo, también han sido causa – en parte – del surgimiento de PODEMOS (no lo decimos nosotros, lo dice Iñigo Errejón). ¿Quién decía que algo no puede provocar una cosa y su contraria? ¡Sí se puede! La paradoja es que nuestro sistema electoral consigue que, gracias al surgimiento de PODEMOS, el castigo el PP se pueda ver atenuado, ¡y de qué manera! ¿Aún no están convencidos? A continuación lo describimos con datos.

Usando los resultados electorales de 2011, la intención de voto de la última ola del CIS y una estimación de abstención (del 30%, de acuerdo con la última encuesta de Metroscopia), hemos calculado los “trasvases” de votos necesarios para que ambas fotos encajen. A partir de ahí se han proyectado miles de escenarios electorales modificando aleatoriamente los trasvases calculados, y contamos escaños en cada escenario.¹

Este ejercicio no pretende predecir el voto en las generales de 2015. Lo que queremos cuantificar es en qué medida la fragmentación del voto por la aparición de PODEMOS (cuya mayoría de votantes parece provenir del PSOE e IU), beneficia al PP. La posición de las cruces en el gráfico representa el porcentaje de voto para el PP y para la suma de las tres siguientes fuerzas más votadas (PSOE, PODEMOS e IU) en cada una de nuestras simulaciones. Así, las cruces azules muestran los escenarios donde los porcentajes de votos otorgan una mayoría de escaños al PP, y las cruces rojas los escenarios donde ganaría la “izquierda” (entendida como la suma de los otros tres partidos). El círculo verde representa la estimación del CIS de julio de 2014.

n1

Ahí lo tienen. El PP comienza a tener mayoría clara de escaños a partir de la obtención del 34% de votos. Esto es mucho menos que los votos que deben acumular los otros tres partidos más votados para arrebatarle esa mayoría de escaños (44%). Las razones de esta paradoja son de sobra conocidas, y residen en el “doble” sesgo mayoritario de nuestro sistema electoralPrimero, alrededor de dos tercios de los escaños Congreso de los Diputados presentan un sistema mayoritario mientras que el otro tercio, que comprende a las circunscripciones más grandes, es casi proporcional; y segundo, un tercio de los escaños del Congreso, el compuesto por las circunscripciones más pequeñas, está “sobrerrepresentado” a costa del tercio de diputados que representan a las circunscripciones más grandes (i.e. un diputado de una circunscripción pequeña representa a muchos menos electores que uno de una circunscripción grande).

Estos dos sesgos están conectados a través del tamaño de las circunscripciones, haciendo que ganar diputados por pocos votos en las provincias pequeñas tenga una recompensa que premia “doblemente” en escaños. Y como en la mayor parte de estas circunscripciones mayoritarias gana el PP, la fragmentación del voto de sus adversarios, y sobre todo, la huida de votos del PSOE a PODEMOS, podrían atenuar el castigo electoral al PP en las próximas generales. Gracias al nuevo escenario, con un 34% de los votos, el PP puede superar a las siguientes tres fuerzas políticas en el Congreso. No está mal.

Hasta aquí la paradoja empírica. A partir de este punto comienzan los ejercicios de política ficción. Más ficticia aún con unas elecciones municipales y autonómicas de por medio, quien sabe si con nuevas reglas electorales, la situación en Catalunya, y una previsible aceleración de la economía que puede alterar la fragmentación del voto de “izquierda” en el que se basan nuestros resultados.

Las estrategias electorales que usarán los partidos para maximizar sus votos (y escaños) están por ver. En esos cálculos entrarán también los posibles pactos parlamentarios. De hecho, una mayoría de escaños del PP con el 35% de los votos podría ser derrotada por una coalición de cuatro partidos. Difícil, pero no imposible.

Lo que parece bien claro es que el nuevo espacio discursivo “arriba/abajo, insider/outsider, pueblo/oligarquía”, “establishment/anti-establishment” creado por PODEMOS ha dejado fuera algunas posibles tácticas. Como no sea por algún delirio estético de última hora, dudamos que el PSOE utilice el título de este post como slogan electoral. Teniendo en cuenta que muchos votantes pueden identificar a PSOE (incluso IU) como voto insider/establishment, una llamada al voto útil por el PSOE o una potencial coalición PODEMOS con IU serían un “harakiri político”. Y a río revuelto, ganancia de PPescadores. Algunos ya han tomado nota

_____________________________

¹: Para realizar este ejercicio hemos calculado a dónde van los votos agregados de 2011 en los resultados de la encuesta de 2014 asumiendo que la cantidad de electores es constante. Se tiene en cuenta partidos que no existían aún en 2011. Después hemos generado las transiciones en cada circunscripción, para poder obtener votos por provincia y así calcular escaños en cada provincia. Asumimos que una pérdida de un 30% de los votos en España del partido A entre 2011 y 2014 se produce de forma más o menos homogénea en cada provincia, con una correlación de .9 entre provincias. Finalmente se calculan los diputados por provincia. La simulación se replica un número amplio de veces con pequeñas modificaciones aleatorias de la transición.