Economía

¿Es posible crear empleo sin crecimiento? Los datos históricos y las previsiones del FMI

2 Ago, 2012 - - @kikollan

Hace unos días el Fondo Monetario Internacional publicó su informe sobre España y Pepe Fernandez-Albertos comentaba sorprendido que el FMI prevé una mejora del empleo sin crecimiento del PIB. En concreto su previsión es que la tasa de paro caerá dos décimas en 2013, e incluso se creará empleo, mientras que el PIB se contraerá un 1.2% (pdf).

Esta previsión de empleo sin crecimiento resulta sorprendente, entre otras cosas, porque apenas hay precedentes: en los últimos 30 años nunca se creó empleo en España sin que el PIB creciese por encima del 2%. Lo podéis comprobar en el siguiente gráfico, donde he representado las variaciones anuales de la tasa de paro y del PIB desde 1980.

Paro pib Esp

Nota: he destacado en rojo la evolución durante la crisis.

En la gráfica se observa una relación lineal muy fuerte: el crecimiento suele ir acompañado de empleo, mientras que la recesión coincide con subidas del paro. La recta tiene además un nivel de offset positivo —está desplazada sobre el origen—, lo que significa que existe un umbral de crecimiento mínimo, entorno al 2% para España, que en general se supera para ver caer el desempleo.

Ley de Okun

Esta relación entre desempleo y crecimiento es bien conocida y recibe el nombre de Ley de Okun. Se trata un regularidad empírica —no una verdadera ley—, que se ha observado en multitud de ocasiones. A continuación tenéis los datos para siete países desde 1980 hasta 2010, y aunque la dispersión es mayor, se observan más o menos las mismas cosas que en el caso español: (i) en ningún país se ha observado una mejora del desempleo que no fuese acompañada de crecimiento, y (ii) que casi siempre es necesario crecer por encima del 1% o 2% para ver caer el desempleo.

Paro pib World

 

Las previsiones del FMI… y su incertidumbre

Volvamos ahora a las previsiones del FMI. A la vista de los datos anteriores, ¿es creíble que el FMI prevea una mejora del desempleo en 2013 sin que veamos crecer el PIB? Es un asunto complicado y no tengo una respuesta. Es verdad que el FMI prevé algo que no se ha observado en treinta años, pero hay que relativizar este argumento. No olvidemos que en estos años hubo pocos periodos de recesión, así que la muestra con que contamos es pequeña; informativa, quizás, pero insuficiente para excluir esa posibilidad de «empleo sin crecimiento».

(En la tabla siguiente tenéis detalladas las previsiones del FMI.)

Cuadro

 

Pero hay otro factor que considero aún más importante, uno que los medios generales tienden a obviar cuando informan sobre las previsiones del FMI o cualquier otra institución, y que se resume en una palabra: incertidumbre. Leyendo el informe uno se da cuenta de que el FMI asume que sus previsiones son altamente inciertas en el corto plazo. De hecho es algo que dicen de forma explícita, The outlook is very difficult (pdf). Mi impresión es que las proyecciones del FMI van dirigidas al medio plazo y pretenden sobre todo delinear una senda posible de acontecimientos.

Un resumen de esos acontecimientos que prevé el FMI sería más o menos el siguiente:

  • (1) La consolidación fiscal —planeada e inevitable—, unida al alto desempleo y el desapalancamiento de hogares y empresas, lastrará la demanda interna, frenará la inflación subyacente, y traerá una contracción del PIB.
  • (2) Sin embargo, asumiendo una mejoría de las condiciones financieras y una eventual mejora en el mercado laboral (ayudada por la reciente reforma), es probable que el empleo, el consumo privado y la inversión se recuperen ligeramente.
  • (3) También se espera que las exportaciones netas continúen contribuyendo al crecimiento y lleven el balance por cuenta corriente a superávit.
  • (4) De esta forma la situación habrá mejorado para 2017, aunque por entonces el PIB real apenas alcanzará su nivel de 2007 y el desempleo todavía rozará el 20%.

Este es el doloroso escenario que dibuja el FMI. Un año en recesión; un lustro de crecimiento mediocre; un lustro, otro, de paro superior al 20%. Un escenario doloroso que se sostiene, además, sobre dos formas condicionales inquietantes: la asunción de una relajación fiscal y una eventual mejora del mercado laboral. ¿Pero qué ocurrirá si esas benignas circunstancias no se cumplen? ¿y si las condiciones financieras no se relajan o el mercado laboral no mejora? ¿cual sería entonces la senda posible de acontecimientos? El informe no lo aclara.