Sociedad

¿Están obsoletas las huelgas generales?

29 Mar, 2012 - - @egocrata

Aunque no tenemos las cifras definitivas de participación en la huelga general, los datos que da Kiko sobre caídas de consumo eléctrico en huelgas pasadas señalan una tendencia curiosa: la participación ellas lleva cayendo sin interrupción desde 1988.

Falta ver si la de este año rompe la tendencia, aunque parece que vamos camino de un empate técnico con la del 2010. Como comentan tanto Jorge San Miguel como Ramon Marrades, es posible que la huelga general, como instrumento de protesta, esté convirtiéndose en algo obsoleto. Jorge señala, con razón, que los problemas del mercado laboral en España son menos de lucha de clases tradicional y más un conflicto generacional, de insiders / outsiders. Los sindicatos están llamando a la huelga a unos asalariados que son los ganadores del espantoso mercado laboral dual español. Ramon lo señala con datos: menos de la mitad de la población activa española son trabajadores con contrato indefinido (once millones). Los tres millones de autónomos y cuatro millones de trabajadores temporales estoy seguro que no están especialmente entusiasmados defendiendo un sistema que les está dando por saco de forma sistemática. Y de los cinco millones de parados, mejor ni hablar. Los verdaderos perdedores de nuestro mercado laboral (jóvenes, mujeres, gente con contrato temporal) están sorbiéndose los mocos en casa deseando que pudieran hacer huelga.

Desde el punto de vista de los sindicatos, este es un problema grave. El mercado laboral es obviamente un desastre, y la reforma laboral es un pestiño horrible que deja todo a medias y apenas arreglará nada. Si quieren protestar, sin embargo, los perdedores del sistema son gente que cuesta mucho más movilizarlos (es mucho más difícil sindicalizar un temporal que un fijo), tienen una sana y justificada desconfianza hacia los insiders indefinidos, y que además son perfectamente conscientes que el mercado laboral entero parece estar diseñado para joderles vivos. Organizar una protesta efectiva con estos mimbres es infinitamente más complicado que en una economía con menos dualidad, así que no me extraña demasiado que las huelgas parezcan estar perdiendo fuerza año tras año. Estamos ahora en un mundo donde la principal arma reivindicativa de los sindicatos es cada vez menos efectiva.

¿Qué podemos hacer? El problema es bastante obvio (23% de paro, joder. Y el gobierno ha presentado una reforma aún más cutre que la de Zapatero), pero el altavoz tradicional de los perdedores cada vez hace menos ruido. Es hora de buscar nuevas formas de protesta, ciertamente. La pregunta es cuáles. Y no, no creo que una petición en Actuable sea suficiente.