amo al líder & Política & Programa

La curiosa falta de líneas de conflicto en las primarias del PSOE

18 Ene, 2012 - - @egocrata

Cada vez que leo sobre divisiones internas en partidos políticos, primarias o batallas por el liderazgo siempre encuentras una serie de líneas de debate, de puntos de roce entre dos sectores del partido. Se ha comentado mucho, por ejemplo, como el partido republicano está excepcionalmente unido detrás de una serie de principios en estas elecciones, pero aún así ves las fracturas entre aislacionistas y neoconservadores, libertarios y derecha religiosa, populistas y sector «empresarial», bases cabreadas y establishment, etcétera. Todos los candidatos tienen agendas parecidas, pero cada uno se centra en determinados temas y deja de lado otros. Las primarias francesas, aunque menos diversas, tuvieron dos candidatos con énfasis en temas distintos. El cambio de líder en los laboristas británicos fue algo parecido.

¿En el PSOE estos días? Por más que leo el país, creo que la única diferencia ideológica seria entre Chacón y Rubalcaba es la existencia de barba y la longitud del pelo. Por lo que han dicho en discursos y hablado en los medios, ambos comparten el resto de ideas, o más en concreto la total ausencia de estas. Y no, «abrir el partido» o «renovar el socialismo» no cuenta como idea electoral o programa de gobierno, por mucho que insistan en ello. Del mismo modo, la distinción entre cambio «generacional» e «intelectual» es hablar de demografía, no de política. Especialmente cuando nadie me ha dicho lo que piensa.

A ver, el PSOE es una partido antiguo, y tiene sus costumbres y tradiciones al escoger líderes. No voy a esperar dieciséis debates con siete candidatos durante cuatro meses, ciertamente. Lo que es incomprensible, sin embargo, es que nadie en esa santa casa se haya parado a pensar que el nuevo líder de los socialistas no sólo tiene que agradar a los militantes y notables del partido, sino también a la gente de fuera de la organización. No estaría de más que explicaran lo que piensan, aunque sea para ver la reacción del público y crítica y quizás, sólo quizás, dar pistas a los delegados del congreso sobre qué clase de mensaje y proyecto político tiene más visos de ganar votos.

Todo el mundo en el PSOE dice que el partido se ha vuelto autista, cerrado a la sociedad y completamente aislado de lo que sucede fuera de sus agrupaciones. En vista de cómo están llevando este congreso ambos candidatos, parece que tienen razón. Realmente no quieren hablar con nadie.