Internacional

La mayor injusticia de América

11 Ene, 2021 - - @egocrata

La insurrección

El presidente de los Estados Unidos y una parte considerable de su partido intentaron dar un golpe de estado o algo que se parecía muchísimo a ello esta misma semana. Creo que es importante recalcar la extraordinaria gravedad de lo que sucedió el miércoles:

  1. El presidente de los Estados Unidos llamó a sus seguidores a asaltar el capitolio para interrumpir la votación que reconocería a la victoria de su oponente en un mitin el miércoles por la mañana,
  2. Trump estaba repitiendo un mensaje que llevaba emitiendo en redes sociales desde el día que perdió las elecciones.
  3. El presidente de los Estados Unidos señaló a su vicepresidente poco menos que como un traidor en un mitin antes del asalto y en Twitter durante el asalto.
  4. Los asaltantes al capitolio encontraron muy poca resistencia cuando intentaron forzar la entrada, hasta el punto de que muchas voces (incluyendo congresistas) señalan que es posible que incluso hubiera cierta complicidad.
  5. Los asaltantes permanecieron dentro del capitolio durante dos horas. Múltiples llamadas por parte de líderes del congreso para que el presidente enviara la guardia nacional a protegerles fueron desestimadas. La orden de desplegar refuerzos tuvo que ser dada por el vicepresidente, al que los manifestantes estaban intentando asesinar.
  6. A pesar de que una masa enfurecida había irrumpido en el capitolio horas antes intentando invalidar el resultado de las elecciones por las bravas, más de un centenar de legisladores republicanos votaron en contra de certificar la victoria de Joe Biden.

Sé de sobras que esto es repetitivo – conté básicamente lo mismo el miércoles, justo detrás de la insurrección, pero quiero asegurarme de que queda claro, muy claro, qué es lo que estaba en juego esta semana. Trump estaba utilizando su presencia en redes sociales para animar a una insurrección antidemocrática.

Trump estaba incitando a la violencia. Y sus llamadas fueron atendidas. Cinco personas murieron, y podría haber sido mucho peor.

File:Donald Trump (50042291358).jpg

Consecuencias

La pregunta, claro está, es sobre quién debe pagar las consecuencias ante estos hechos. De momento, el Departamento de Justicia y el FBI están deteniendo y empapelando a gente con entusiasmo; dado que los asaltantes tuvieron el detalle de retransmitir sus actos en las redes sociales, identificarlos y denunciarlos está siendo algo trivial.

El problema es Trump. Es obvio, porque está grabado, escrito, y porque lo estaba diciendo en voz alta sin parar desde noviembre, que el asalto al capitolio es algo que el presidente quería que sucediera. No sabemos si estaba directamente implicado, pero ese es un detalle irrelevante; Trump pidió esa misma mañana a los asistentes en un mitin que lo hicieran.

Es obvio que Trump no puede ser presidente, y debe ser destituido. La cuestión es cómo.

25º enmienda

Por un lado, tenemos las 25º enmienda, la provisión constitucional que permite forzar la salida de un presidente si se encuentra incapacitado o no puede ejercer el cargo. En teoría, este artículo está diseñado para casos en que un presidente enferme y no pueda dimitir, o pierda completamente la cabeza. En ese caso el vicepresidente, junto con una mayoría del gabinete, pueden votar su destitución, y las dos cámaras del congreso deben ratificarla antes de 21 días.

Esta opción tiene la ventaja de que es rápida (Pence sólo necesita convocar al gabinete) y sería ejecutada por republicanos, siendo menos partidista. Además, dado que a Trump le quedan 10 días en el cargo, el congreso ni siquiera debería votar sobre ello; Pence tendría el maletín nuclear y la autoridad presidencial, y Trump no podría cometer ninguna estupidez en el cargo.

El inconveniente es que Mike Pence no quiere utilizarla, a pesar de que varios miembros del gabinete (incluyendo el secretario de estado y el secretario del tesoro) lo han planteado.

Creo que el vicepresidente hace bien en tener dudas. Primero, Trump es un cretino y está fuera de sus casillas, pero no está incapacitado; recurrir a este método seria fraude de ley. Segundo, no hay ningún precedente en que basarse, y no hay demasiada claridad sobre quién debe votar y los plazos, así que es posible que acabara tomando demasiado tiempo. Pence, sin embargo, no ha descartado aún la opción por concreto si el estado mental de Trump empeora.

Sí, esa es la clase de afirmación que genera confianza.

Impeachment

La otra opción es el impeachment. El segundo impeachment de Trump, más en concreto. Los demócratas en la cámara de representantes parecen estar decididos a iniciarlo, y dada la indefinición del proceso en sí pueden enviarlo al pleno y votar este mismo lunes, si van deprisa.

Lo que no está claro es qué sucedería en el senado. En la madrugada del siete de enero, cuando el senado suspende la sesión tras confirmar la victoria de Biden, lo hicieron mediante una moción de consenso unánime (es decir, con todo el senado aceptando, sin objeciones) que rezaba que no se volverían a reunir hasta el 19 de enero. Según Mitch McConnell, esto significa que el senado sólo puede volver al pleno si ningún senador presenta objeción alguna en un intento de empezar una sesión. Dado que hay varios trumpistas convencidos en el senado que seguro negaría consentimiento, no hay impeachment que valga hasta el penúltimo día del mandato de Trump, y la votación casi seguro no tendría lugar hasta después de que abandonara el cargo.

Es decir, el tipo seguiría en el cargo los diez próximos días.

No está claro que McConnell tenga razón en este aspecto; es posible que una mayoría de senadores puedan votar a favor de adelantar su vuelta y eso sea válido. No soy abogado, y los procedimientos del senado americano son un galimatías delirante. Pero de momento, parece que no hay una opción fácil y rápida sobre la mesa.

En contra de lo que sucedió en febrero, por cierto, es posible que haya suficientes votos en el senado para sacar a Trump del cargo. Hay varios senadores republicanos que ya han dicho en voz alta que Trump debe dimitir o ser destituido (y no los habituales – es decir, no es sólo Mitt Romney), y muchos más están diciéndole a McConnell en privado que se lo están pensando.

La parte más divertida de este asunto es que con el impeachment el senado puede retirar el derecho de Trump a presentarse a unas elecciones federales de por vida, prohibiéndole volver a ser candidato. Este detalle parece motivar a algunos senadores republicanos, ya que se sacarían de encima a uno de los favoritos en unas primarias presidenciales en el 2024.

Y aún mejor: el senado puede aprobar un impeachment incluso después de Trump abandonara el cargo, así que no es del todo descabellado que a pesar del intento de McConnell de retrasar la votación, el impeachment le caiga igualmente.

Oh, las divisiones partidistas

Las declaraciones más absurdas estos días, por cierto, son la de multitud de legisladores trumpistas implorando a los demócratas que no inicien un impeachment porque eso “dividiría al país” y “enfadaría a los votantes de Trump”. Incluso le han pedido a Joe Biden que intervenga para que pare el proceso. Se quejan de que los demócratas están “incitando a la violencia”.

Porque claro, el problema no es intentar dar un golpe de estado con una insurrección violenta. El problema es intentar que quien lo hace rinda cuentas por ello. Ese es el verdadero delito.

La mayor parte de los republicanos, todo sea dicho, no están diciendo gran cosa estos días. El partido está aturdido. No me sorprende.

La verdadera injusticia

Si uno atiende a lo que dicen en Fox News, Breitbart, Daily Caller y demás medios de comunicación de la derecha trumpista americana, sin embargo, el mayor escándalo de la historia política americana reciente es que a Donald Trump le han cerrado la cuenta de Twitter.

Estos últimos días hemos visto una sucesión de redes sociales hacer limpieza, eliminando las cuentas de no sólo el presidente de los Estados Unidos, sino además de una multitud de figuras destacadas del trumpismo conspiranoico más militante. A estas expulsiones se le añaden la eliminación tanto por Apple como por Google de que Parler, una alternativa conservadora a Twitter, de sus respectivas tiendas de aplicaciones, y como colofón, su expulsión de AWS, los servidores de Amazon que albergaban el servicio.

Censura, dicen. Opresión, Silicon Valley intentando silenciar a los disidentes del sistema. Pensamiento único, discriminación ideológica etcétera, etcétera. Os imagináis.

Para empezar, no, nada de esto es censura. La primera enmienda, el derecho a la libertad de expresión, se refiere a que el estado, las autoridades, no puedan decidir qué contenidos son publicables o no. El gobierno puede censurarte, pero una empresa privada, por definición, no puede hacerlo. Del mismo modo de que yo no puedo ir al New York Times y exigirles que me publiquen artículos sobre el servicio ferroviario en la isla de Mallorca a grito de “es mi libertad de expresión”, Trump no puede exigirle a Twitter que le deje publicar lo que le dé la gana en su plataforma.

Es más, forma parte del derecho a la libertad de expresión de Twitter poder expulsar a Trump o a quien le plazca de su página. Trump, por el hecho de ser el presidente de los Estados Unidos, no puede utilizar su autoridad como líder del ejecutivo para imponer a los medios de comunicación que publiquen todo lo que él diga o retransmitan todos sus discursos, ya que eso vulneraría su libertad editorial. Twitter es el circo de Jack Dorsey, y es él quien decide qué payasos pueden estar en la pista. En caso contrario, lo que tenemos es al estado obligando a una empresa privada poner publicidad del régimen.

Y no, esto no tiene nada que ver con el propietario de un bar decidiendo que no va a servir a clientes porque son de derechas, o negros, o nada por el estilo. Como he comentado más de una vez, Donald Trump, Rudy Giuliani, o cualquier persona que tiene una cuenta en Twitter o Facebook no son clientes de esa red social, sino sus productos. Twitter no gana dinero dando altavoces a la gente, sino vendiendo la atención de sus usuarios a anunciantes. Si Twitter cree que tener un puñado de tipos organizando insurrecciones armadas que han acabado con muertos para intentar anular el resultado de unas elecciones en su plataforma disgusta a los anunciantes, Twitter está en su derecho de sacarles a patadas de ella.

Es más, es su deber hacerlo. Sus accionistas van a exigir a la empresa que mantenga a sus anunciantes, que son los que pagan, no hacer feliz a Trump.

De forma aún más irritante, la dichosa sección 230 de la que tanto habla Trump y que los republicanos quieren derogar de hecho haría que Twitter, Facebook y demás hicieran esta clase de cosas aún más a menudo. Esa provisión legal da inmunidad a Twitter, Facebook y demás contra pleitos derivados de cosas que digan o hagan sus usuarios en su plataforma. Si eliminamos esta inmunidad, cualquier página que tenga contenido generado por usuarios prohibirá de inmediato cualquier cosa vagamente ofensiva o polémica, sin el más mínimo reparo.

Foto: Gage Skidmore.


12 comentarios

  1. Sr.Yo dice:

    Lo peor, y lo más seguro y directo para perder un enfrentamiento, es dejárselo plantear en sus términos a tu oponente. Como sea, hay que romper esa trampa, incluso no luchando… de momento.

    Esto es muy importante. Conviene reflexionarlo (de «retorcer», sí) mucho y bien.

    En lo que estoy de acuerdo es que hay mucho en juego. Pelosi es una necia y una cretina, es exactamente el reverso de la moneda que Mitch ocupa la otra cara.

    No estoy de acuerdo en varios puntos. Pero incluso admitiendo la hipótesis de que esto ha sido un golpe de estado, que yo no admito, y que incluso la minoría que físicamente asaltó el Capitolio (porque la inmensa mayoría ni se le pasó por la cabeza siquiera y esto quedaría claro en un juicio) tuviera intenciones digamos truculentas, en ese caso sigue siendo una provocación, no realmente un intento de golpe, primero porque no es viable en esos términos. Lo primero que se hace en un golpe son otras cosas, y lo último que necesita la corporación de incompetentes que rige los EEUU es un desfile de mierda en un tribunal. Sería, literalmente, el último clavo en el ataud.

    Trump comprende muy bien dónde atacar. El primero que sabe perfectamente que ha perdido las elecciones es él, por eso ese partido putrefacto desde hace décadas le ríe la gracia, porque sabe perfectamente que está mintiendo y que esto es una provocación, una más de lo que es la tradición de EEUU y de todos los imperios.

    Si caen en su provocación, lo van a lamentar. Es un win-win para él, si no le hacen caso, esperan que salga y luego lo sientan en el banquillo por el tsunami de delitos «vulgares y corrientes» que ya acumulaba en 2016, él ya ha ganado tocándoles los cojones a base de bien. Pero si lo convierten en mártir, será mucho peor para todos.

    Que le pregunten a Marchena. La posibilidad de que España se vea privada de voto en la UE y que su sistema judicial tenga que ser intervenido gana enteros cada día. Al tiempo.

  2. Sr.Yo dice:

    Y por cierto, efectivamente la jugada le ha salido redonda, porque sí que lo más grave es lo de Twitter, y lo de Parler. Le están dando la razón lisa y llanamente a la tropa trumpista, es increíble lo estúpidos que son y lo cegados que están no dándose cuenta. Es infinitamente mejor dejar que acabe metiendo la pata que cerrarle la boca, aparte del estupendo efecto colateral de poner EEUU al nivel de Turquía. No le podía haber salido mejor.

    Lo que estamos viendo es el efecto Terry Gilliam, que él (Gilliam) describe en global como leit-motiv de todas sus películas y de añadidura, en Jabberwocky, en una escena plástica y contundente: un enorme sistema mecanizado y automatizado es literalmente destruido por un tonto del culo que mete el dedo donde no debía.

    Encima son incultos y presumen de lo contrario.

    P.S. Ahora lo tiene a huevo para indultar a Snowden (y Assange), pero no lo va a hacer. Creo que estas alturas ni necesito explicar por qué, pero si lo hiciera sería juganda redonda para él, seguramente que incluso intentarían revertir esos indultos concretos.

    • Pablo Penas dice:

      No creo que el criterio para calificar o no a un movimiento violento como intento golpe de estado deba ser que su viabilidad en los términos en que se plantea, como dices. Primero, porque ¿quién determina si era viable o no? ¿Era viable el intento de golpe de estado de Tejero y Armada? Pregunta a diez «expertos» y recibirás once respuesta diferentes. Respecto a admitir o no que la turba que entró en el Capitolio tenía intenciones truculentas… Bueno, un agente de orden ha muerto tras ser golpeada su cabeza con un extintor. No sé, quizás eso sería admisible como intención truculenta. O quizás no….

      • Sr.Yo dice:

        Hombre, yo creo que sí. Otro asunto como dices tú es que eso es (siempre) discutible. Yo digo que eso no puede dar un golpe viable, efectivamente cualquier otro puede argumentar que sí. Lo único que puedo hacer es profundizar el argumento o, si prefieres, llevarlo hasta el final.

        Vamos a ver, ¿qué es lo que podían hacer, aparte de armar el número? ¿Secuestrar a congresistas y senadores? Ni de coña, cualquiera que fuese el desenlace de eso nadie en el ejército lo apoyaría, para que un golpe salga adelante SIEMPRE tienes que tener como mínimo la aquiescencia de las FFAA, no puede ser de otro modo. Se han dicho muchas tonterías sobre si esto ha sido una revolución de colores, pero es que en una revolución de colores también tienes que tener el apoyo del ejército, por eso Rusia estaba tan tranquila respecto a Lukachenko, el ejército bielorruso es totalmente no ya prorruso, a diferencia del ucraniano, sino directamente ruso. A Rusia le importa una higa que Lukachenko caiga, de hecho le conviene (presentó su propio candidato que no se le permitió concurrir, y ése seguramente sí podría haber ganado). Ya desde hace un tiempo que estos métodos deben venir en kit de venta porque los ves funcionar sin pies ni cabeza.

        El ejército de EEUU de ninguna manera va a apoyar ninguna medida inconstitucional, y ya sé que había chorrocientos mil veteranos en la manifa sin contar la que abatió ni se sabe bien quién todavía. Es imposible que haya un golpe, otra cosa es que se intente dar (y fracase), y ahí ya entramos en la especulación, porque una cosa es que Trump se entretenga llenando de mierda el negocio que le da de comer, y pueda salir razonablemente de rositas, y otra que le pegue fuego.

        Todo es discutible, evidentemente.

  3. Alatriste dice:

    «La posibilidad de que España se vea privada de voto en la UE y que su sistema judicial tenga que ser intervenido gana enteros cada día.»

    Fuentes, por favor. Y que consten dos cosas, una que he tenido que reescribir este mensaje varias veces porque es muy difícil troncharse a carcajadas y teclear al mismo tiempo, y otra que soy muy consciente de que lleva muchos mensajes intentando provocar una reacción lo más… intensa posible, a cuentas del «procés».

  4. Sr.Yo dice:

    El tribunal no sé qué de Bélgica acaba de emitir una sentencia donde literalmente dice primero que se han vulnerado los derechos que España viene obligada a cumplir, por varios tratados (los de la UE entre otros), y que entregarlos (-lo, es sólo para Puig pero abarca todo el procès, efectivamente) supondría un grave riesgo, no tendrían presunción de inocencia. En otras palabras, están diciendo que su sentencia está dictada de antemano. Súmale a esto la chulería del TS con Otegi, y uno ya piensa a sueldo de quién está esta gente. Desde luego perjudican al máximo al país que dicen servir, aunque seguramente su país será muy otro (ellos y su tropa, vamos a dejarlo así).

    No te rías tanto, que ahí tienes el Brexit. Yo no provoco, si ésa es la impresión que doy, pues muy mal para mí.

    El principal problema de la UE es su sistema de toma de decisiones. Siempre lo ha sido. Lo ideal para ellos es que fuese como una S.A., y se votase según PIB. Esta es la razón principal de que Turquía no entre en la UE, tendría el mismo peso político que Alemania y un poder similar porque trastocaría completamente el cada vez más precario equilibrio en favor de eso que se ha llamado «los del Norte», o los «frugales» (por «los que tienen los planes de pensiones quebrados y peor que Hispanistán»). El principal problema del Brexit, por mucho que intenten taparlo, es que este equilibrio de poder ha quedado al borde del colapso, porque quedan los justos.

    Siempre me he preguntado dónde se alinearía Suíza si fuese de la UE. Con Alemania, por mucho que lo pienses, fijo que no. Por eso se han puesto de perfil, lo hacen muy bien, llevan siglos haciéndolo.

    Este asuntillo están en ello, porque Alemania tiene pies de barro y ni siquiera es un gigante. España de momento no les da problemas, pero mira, si no vota, igual que si no vota Visegrado, qué quieres que te diga. Si se lo pones a huevo, pues la historia es exactamente eso. Y encima te están haciendo un favor. A la UE le importa una mierda sostener al régimen hispanistano, sobre todo si se cambia por uno más barato. Seguro que no hace falta que te ponga ejemplos.

    Nadie trazó ningún plan para llegar aquí, ni esto fue deliberado. Pura contingencia. Pero si en tu casa se abre una grieta seria, yo diría que conviene taparla, puede que caiga puede que no. Pero mejor sin grieta, ¿verdad?

    No voy a ser más prolijo en el tema. Si no consigo explicarme con esto no creo que insistiendo más llegue más lejos. Eso del procès ha sido muy curioso, porque ningún partido (quizá la CUP, como mucho) quiere realmente la independencia, los que sí la quieren, como farol de póker o como amenaza que para ser real tiene que ser creíble, son alguna cifra de entre el 40% y el 50% del electorado catalán, y si tú ni cubres eso obviamente vendrá otro que sí lo hará, a saber en qué otros términos. Esa gente, en realidad lo que están es hasta los cojones de «Madrid» y su corrupción centralizada, y ya sabes lo que dijo Ayuso al respecto de Madrid y España. Parece que no se entiende pero ellos se entienden muy bien.

    Cuba empezó pidiendo la autonomía. Ya sabemos cómo acabó todo. Y gracias a la clase política hispanistana, en cualquier otro sitio las cosas no hubieran sido ni remotamente parecido (sí, seguramente en algún sitio peor, pero es difícil imaginar hasta qué marginalmente peor).

    Cada día estoy más convencido de que los que mejor nos define a los humanos es la estupidez.

  5. Alatriste dice:

    No voy a seguir con este tema porque nuestro anfitrión ha dejado claro que está harto de él y de hecho probablemente no debería haber mordido el anzuelo, pero como fuente la verdad es que el que tú me digas que «el tribunal no se qué de Bélgica» ha dicho tal y cual… primero, no es ninguna fuente, y segundo, de eso a suspender el voto de España e intervenir su sistema judicial (algo que dudo muchísimo que la Unión pueda hacer en ningún estado miembro, con los tratados europeos en la mano) hay un salto inmenso, especialmente teniendo en cuenta que todo lo que la Comisión y el Parlamento Europeos han decidido hasta ahora no ha ido precisamente en la línea que a los procesistas os gustaría sino en la contraria.

    Y no me vengas con «Madrid y su corrupción centralizada», que como dicen en inglés quién vive en un invernadero no debería ir por ahí tirando piedras. No es aquí donde términos como «3%» y mandar «misales» a Andorra se han hecho refrán popular… es más, mi opinión personal es que ha sido justamente el verse ante los jueces por corrupción masiva uno de los principales factores, por no decir que el principal, que movieron a Convergencia a tirarse de cabeza al barranco (y a poner en negro sobre blanco que en la «república catalana» los jueces los nombraría el presidente, que es una auténtica confesión de lo que planeaban y de por qué lo planeaban).

    Pero vamos, dentro de un par de años, suponiendo que sigas por aquí, hablamos.

  6. Sr.Yo dice:

    A ver, si un tema escuece, se crea o no se crea no tengo ningún interés en revolverlo. De lo que se trata es de entender la realidad, algo que a los seres humanos nos cuesta, y nos cuesta mucho. Todo lo que pasa en Occidente, más o menos todo el mundo intuye que está conectado y de alguna manera son manifestaciones de más o menos lo mismo. Las cosas dejan de ser iguales cuando nos afectan personalmente, claro, mientras podamos tener un cierto distanciamiento, en el momento que eso no nos es posible, y no hay ser humano que no pase por esto en algún momento, es un problema añadido y bastante conflictivo.

    Me empiezo a suponer que muchas veces debo dar la impresión de que simpatizo con algo. Eso nunca es así, a no ser que explícitamente lo declare. Pero si hay que hacer de abogado del diablo, es obvio que uno tiene que calzarse determinados zapatos. Si intento guardar distancias, eso es incompatible con tomar partido, si doy esa impresión, entonces efectivamente mea culpa, y mucho que tendré que corregirme. Por supuesto que tengo mis sesgos y mis partidos, como todo el mundo, pero cuando intento hacer un razonamiento, en mi propio beneficio y el de todos, debo enfocar el tema, parafraseando a la revolución francesa, como si fuese imposible saber de quién ha salido la exposición del tal razonamiento. Ya sabemos que esto es imposible de partida, pero es algo que debemos intentar, sin profundizar más en ello.

    No sé qué parte del asunto es la que molesta. Sólo por puntualizar, es obvio que la EU ni nadie puede intervenir el sistema judicial español, en la práctica bla bla bla, pero formalmente eso es imposible. Lo que sí es posible es retirar el voto de España por grave fractura de los principios bla bla bla (que según quién y cuándo se los pasan por aquel sitio), y dejarle el marrón al afectado. Algo así como el calvario de negociaciones previas al ingreso en la UE. Es algo poco conocido, pero hay un, iba a decir grupito, pero en realidad es todo un conglomerado, que llevan ya mucho tiempo buscando dar a la Comisión una capacidad punitiva aún mayor, con el tema del Brexit se han quedado muy descolocados, por decirlo así, y lo que intento decir es que dar munición a este tipo de aproximaciones es bastante desafortunado. El tribunal es el de Apelaciones, la jurisprudencia que genera es válida tanto para los de la UE como para el TEDH. No se ha recurrido a la última instancia, el equivalente al constitucional porque en el recurso se ha salido perdiendo respecto a la sentencia original, y cabe la posibilidad de que el último recurso amplíe aún más los términos adversos.

    A ver si consigo expresarlo de un modo muy general.

    Vivimos tiempos donde el sistema fluctúa de manera salvaje, no es estable. Cuando el sistema es estable, tú le das un golpe y acaba volviendo a una posición muy próxima a la de equilibrio, no es la misma pero lo suficientemente cercana para seguir en equilibrio. El sistema ha perdido esa histéresis, llamémosla así, cuando le arreas un porrazo simplemente se va a donde cuadra, se aleja del equilibrio y en vez de flucturar menos salvajemente, lo hace aún más. Espero que se entienda lo que quiero decir. Las «soluciones» que se abordan para los problemas que tenemos, que no son «normales» respecto a los que se producían cuando el sistema era estable (con homeostasis, que es la capacidad que va perdiendo), son vamos a dejarlo en desafortunadas, y tienen como efecto descolocar todo todavía más. No son soluciones, son agravamientos del problema.

    El Brexit no se ha arreglado colisionando de frente con los británicos. O con el partido tory, para ser más preciso. Ni se les ha pasado por la cabeza en ningún momento.

    Debido a que el sistema ya es inestable de por sí, y los martillazos que se le arrean son de alucinar, no es de extrañar que estemos viendo cosas que nunca se habían visto. No es provocación, son argumentos que llamo en defensa de mi argumento: el inefable Reino Unido tory acaba de empezar a levantar las sanciones sobre Crimea (con todo el cuajo, como si acabaran de llegar a la fiesta), porque claro, ya no están sujetos a la «política exterior» de la UE, y Francia se retira de Malí, del Chad y de donde haga falta. Esto se supone que no tiene nada que ver ni con el trumpismo ni con el carnaval hispanistano, y sin embargo, es exactamente lo mismo.

    P.S. lo que la gente cree, es lo que va a misa. Incluso si quieres combatirlo, tienes que asumir lo que ellos creen, otra cosa es que no tengas ganas de corregir a un terraplanista. No sé cuáles son tus experiencias vitales, ni hacen al caso por supuesto, pero no sé si te has visto en la tesitura de ser responsable de lo que otra persona hace. Si a alguien tienes que decirle algo dos veces, hay un problema de cojones, y no estoy hablando en absoluto de esta ni ninguna otra conversación en esta web, hablo del mundo real ahí afuera, y el que yo tenga la razón, no me sirve absolutamente para nada.

  7. Milladoiro dice:

    Yo creo que la cuestión esta muy clara. No creo que haya que discutir nada sobre si fue o no un intento de golpe. Este señor (Trump) ha intentado por todos los medios posibles hacer trampas para dinamitar el modelo electoral (pésimo modelo desde mi punto de vista) y conseguir seguir en el poder ya sea físicamente (Presidente) o «metafísicamente» (máximo dirigente del grupo republicano). En cualquier caso, una persona que inflama con mentiras a las masas es, primero un irresponsable y segundo, un delincuente, puesto que ha lanzado a toda esa gente a cometer varios delitos, incluso con muertos de por medio. Y todo esta grabado, todo lo que dijo está grabado, al igual que lo que dijeron otros como Giuliani en ese mitín. Por tanto, no me parece mal que se haga lo que sea desde el estamento político, allá ellos, pero si espero que haya ciudadanos y colectivos que los denuncien en los juzgados para que se aclaren los hechos judicialmente y si tienen que pagar con la cárcel (ojalá), lo hagan sin ningún tipo de indulto. Y eso, un juicio público, con todo lo que conlleva, es lo que se merecen todos estos.

    • Sr.Yo dice:

      Es mucho más complicado que todo eso. Además de todo lo que se ha dicho, esto ante todo ha sido una cortina de humo. La «administración» Trump sigue en activo, el evangelista Pompeo, el que dijo que habrá una segunda administración Trump, quizá se refería a su febril actividad, está haciendo más cosas estos días que en hasta hoy mientras ha estado en el cargo.

      -El 1 de enero le ha puesto sanciones salvajes al Banco Financiero de Cuba, hoy ha declarado a Cuba país patrocinador del terrorismo,

      -El 4 de enero ha redactado una opinión oficiosamente gubernamental tirando mierda por encima de China, «opaque and threatening nuclear weapons buildup»,

      -El 5 de enero sanciona a 17 compañías iraníes, ese mismo día sigue sosteniendo a Guaidó como legítimo presidente de Venezuela,

      -El 6 de enero otra ronda de amenazas soeces a China «a no ser» que los entrullados hongkongnitas sean puestos en libertad inmediatamente,

      -El 7 de enero, otro camión volquete de mierda, esta vez encima de Vietnam, porque han entrullado a tres periodistas (con las amenazas pertinentes, de sanciones, por supuesto),

      -El 8 de enero, meter al iraquí Falih al-Fayad en la ley Magnitsky,

      -El 9 de enero, abolir por nulas todas las limitaciones al respecto de cualquier relación USA-Taiwán, y «condenar» que Irán haya puesto en la calle a todos los inspectores de la AIEA, espías incluidos en el pack,

      Y así sucesivamente, hasta el día 20 por la tarde, sin duda.

      Estupendo perfil de Pompeo,
      https://www.newyorker.com/magazine/2019/08/26/mike-pompeo-the-secretary-of-trump

      ¿Hace algo Pelosi respecto a este campo de minas que le van dejando a Biden? N-A-D-A.

      Si lo del Capitolio es una jugada redonda y rentabilísima. Y Pompeo no es el único que anda sembrando minas. Y da igual que eches a Trump, Pence no va a cesar a Pompeo.

      Aquí nadie da puntada sin hilo.

  8. Korilu dice:

    Mi simpatías por Trump, en una escala del cero al diez van de -1 a -10. Pero sí que asusta la capacidad de los medios digitales para silenciar a una persona.
    En cuatro ratos han cerrado la cuenta de Trump de twitter de Facebook y de Youtube, y Trump ha desaparecido. Ha perdido prácticamente toda posibilidad de llegar al público. Y eso lo han hecho empresas privadas, no por una orden judicial, sino discrecionalmente y sumariamente.

    Hay un montón de periódicos, de canales de televisión y radio. Con razón nos quejamos de que no hay tanta independencia como parece, sino que mucho menos, ya que la mayoría se agrupan a ciertas cadenas. En cambio, en el mundo digital, existen un puñado de empresas: Facebook, Twitter, Google y Amazon (por sus servidores AWS), que pueden silenciar a personas e ideas con más efectividad que la Iglesia en la edad media. Y no son organismos públicos regulados, son empresas privadas que hace sus propias leyes.

    Ellas deciden quien desaparece sin dar explicaciones a nadie.

    ¡Da miedo! ¿qué fue del sueño de una internet libre y descentralizada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *