Internacional

Estados Unidos y el derecho a voto (II)

3 Sep, 2020 - - @egocrata

De todas las cosas extrañas en la política americana (y creedme, hay muchas) el sistema electoral de lejos el que resulta más incomprensible para un europeo medio. Como comentaba el otro día, el motivo de esta confusión tiene raíces históricas: la constitución no reconoce el derecho a voto, y eso ha llevado a una cierta anarquía en todo lo que respecta a ir a las urnas. Hoy toca hablar sobre las consecuencias prácticas de este vacío legal, y como afecta a la mecánica de votar en todo el país.

Para empezar, Estados Unidos no tiene un sistema electoral nacional. La administración de las elecciones es competencia de los estados, y el gobierno federal tiene una capacidad de supervisión limitada sobre cómo ejercen esta competencia. Las reglas de cómo votar, quién puede votar, y cuándo puede votar son específicas de cada estado, y las diferencias son abrumadoras.

Empecemos por el quién. Primero, antes de votar es necesario registrarse. Estados Unidos no tiene censo electoral en el sentido europeo del término, ni a nivel federal, ni a nivel estatal. Tiene voter rolls (registros de votantes) donde uno tiene que inscribirse para poder votar.

El cómo, cuándo y dónde uno puede registrarse es bastante aleatorio. Muchos estados exigen hacerlo al menos 30 días antes de las elecciones para poder participar; otros te permiten hacerlo el mismo día de las elecciones. 39 estados permiten hacer el trámite para apuntarse por internet; otros exigen hacerlo o bien por correo postal, o bien en persona. En general (en un patrón que se repetirá bastante en este artículo) los estados del sur y los más conservadores del Midwest (Indiana y Ohio) tienen plazos más restrictivos y ponen más trabas a registrarse; los estados del norte y oeste (incluyendo estados bastante conservadores en las rocosas) son mucho más amigables. Por supuesto, hay algunas excepciones; Nueva York es bastante restrictivo, y como veremos luego, Nueva Inglaterra a menudo es menos progresista de lo que dice ser.

Curiosamente, los estados exigen muy poca documentación para registrarse, más allá de una dirección postal y marcar una casilla bajo pena de perjurio que eres ciudadano con derecho a voto. Las trabas de papeleo vienen después.

El segundo escollo para poder votar es que no todos los ciudadanos americanos mayores de edad tienen derecho a voto. En casi todos los estados, haber sido condenado por un delito es motivo de suspensión del derecho a sufragio, sea de forma temporal, sea de forma permanente. Los únicos estados que permiten votar desde la cárcel son Vermont y Maine. En 16 estados, los presos recuperan el derecho a voto de forma automática al ser puestos en libertad, en 21 estados el derecho a voto lo tiene suspendido incluso cuando están en libertad condicional. En muchos lugares, antes de poder volver a votar el expresidiario debe pagar la totalidad de multas, tasas e indemnizaciones que deba al estado o a sus víctimas. Esto puede parecer un obstáculo menor hasta que te das cuenta de que 43 estadoscobran tasas a los presos para pagar su estancia en la cárcel, así que cuando salen están endeudados hasta las trancas y no podrán volver a votar jamás.

Finalmente hay una lista de 11 estados que no permiten a aquellos que han sido condenados a penas de cárcel por cometer un delito volver a votar, o imponen condiciones muy onerosas (como un perdón oficial) para poder hacerlo. Como os podéis imaginar, esta lista incluye los sospechosos habituales en el sur, Florida (porque Florida siempre escoge la respuesta más disfuncional posible) y algún invitado despistado del Midwest.

En un país normal, restringir el derecho a voto a criminales sería poco democrático, pero no tendría un efecto demasiado grande en el voto. No hay tantos criminales ahí fuera, al fin y al cabo. La cuestión es que Estados Unidos mete a mucha gente en la cárcel, y lo hace con un entusiasmo casi fanático. Por cápita, Estados Unidos tiene en prisión 8,6 veces personas que Francia ó 7,8 veces más que Alemania. Incluso España, uno de los países de la UE más aficionado a enchironar gente (a pesar de ser uno de los más seguros), sólo tiene una quinta parte de los presos por cápita que esta gente.

En cifras: se estima que 6,1 millones de americanos (o un 2,5% del censo) han perdido su derecho a voto de este modo. En Florida, más del 10% de la población del estado no puede votar por este motivo. En Mississippi, un 9,6%. En Kentucky, un 9,1%.

La composición demográfica de los americanos encarcelados, os la podéis imaginar: pobres, negros, latinos, es decir, gente que acostumbra a votar demócrata. Si os preguntáis por qué los estados del sur tienen esta obsesión con retirar el sufragio, aquí lo tenéis.

Es el día de las elecciones, entonces. ¿Cómo vamos a votar?

La respuesta no es sencilla, porque en casi todos los estados el “día de las elecciones” no existe como tal. En 39 estados uno puede ir a votar días o incluso semanas antes del día oficial de la votación; los más tempraneros (Alaska, Maine, Nueva Jersey, Dakota del Sur, Vermont y Virginia) abren las urnas 45 díasantes de los comicios. 24 estados permiten votar en fin de semana, una buena alternativa en un país que siempre celebra elecciones presidenciales en días laborales. Como de costumbre, los estados del sur tienden a ser más restrictivos, pero hay un “núcleo duro” en Nueva Inglaterra que es tan restrictivo como el que más.

Los detalles sobre dónde puede ir a votar uno son importantes. Dado que tener sitios abiertos para ir a votar cuesta dinero y que muchos condados y ciudades (porque los estados a menudo descentralizan sus competencias electorales al nivel local, para hacer todo más divertido) no tienen demasiados recursos, no es inusual que en algunos estados (cof- Florida -cof) las zonas más ricas (y blancas) tengan más lugares de votación que en barrios más pobres. Estados Unidos es la clase de lugar donde uno puede saber la composición racial de un distrito electoral por el tiempo de espera necesario para poder votar.

También tenemos el voto por correo, una de las novedades relativas este ciclo. Pre-COVID, había cuatro estados (Utah, Washington, Oregón y Colorado) donde las elecciones se celebraban íntegramente por correo. Todos los votantes registrados recibían una papeleta en casa y un sobre con franqueo pagado para devolverla. Post-COVID, muchos han relajado restricciones (provocando otro escándalo más cuando Trump ha decidido sabotear correos…), con la tradicional inconsistencia en métodos, plazos, y regulaciones. El NYT tiene un resumen estupendo aquí donde podéis contemplar el galimatías; como de costumbre, todo es bastante improvisado.

Finalmente llega el día de las elecciones, van en persona a votar y… bueno, aún no está todo hecho. Primero, porque es posible que ya no estés registrado. Los estados purgan (y sí, ese es el término que se utiliza) su registro de votantes de forma periódica para eliminar gente que se ha mudado, fallecido o está en la cárcel. El problema es que a menudo lo hacen sin avisar y con un celo y una energía un tanto preocupantes, especialmente (adivinad) en el sur.

Si estás en la lista, aún puede quedar un paso más: demostrar tu identidad. En muchos lugares es obligatorio presentar un carné o identificación legalmente aceptable que incluya una fotografía para poder votar. El problema es que en Estados Unidos no existe el DNI, sea nacional o estatal; el carné de identidad más común es el de conducir. Ya os podéis imaginar quién no tiene coche en este país, y lo fácil que resulta en los lugares que exigen un documento así ir a una oficina estatal para que te proporcionen una tarjeta de identidad legalmente aceptable. Esto sucede mucho en el sur, etcétera, etcétera.

Porque es siempre lo mismo. Este país es maravilloso.

Si algo creo que podéis intuir de todas estas reglas es que según donde vivas y quién seas, en Estados Unidos votar es más o menos fácil. Hay algunos gobiernos estatales que se preocupan mucho muchísimo de evitar “fraude electoral” / poner las cosas difíciles a según qué gente para que vote.

Esos gobiernos suelen estar controlados por el partido republicano.

Bolas extra:

  • Un inciso, porque esto de cobrar por tu estancia en la cárcel es especialmente delirante: en algunos estados como California un preso puede pagar extra para ser alojado en cárceles más cómodas y con más servicios. Pero del sistema penal americano tocará hablar otro día, porque da para varias películas de terror.
  • En una de esas cosas que en cualquier otro universo serían un escándalo pero que en la administración Trump adquieren el calificativo de “es miércoles”, la Casa Blanca amenaza con eliminar fondos federales a aquellas ciudades que designe como “jurisdicciones anarquistas”, o ciudades que tienen disturbios y que a juicio de la administración no están haciendo suficiente para reprimirlos.
  • Esto es radicalmente ilegal y pura propaganda, pero Trump hace tantas astracanadas como esta que ni siquiera está destacada en las páginas de muchos periódicos. Irá a juicio, lo perderán, nadie perderá fondos.
  • Los brotes de coronavirus en Texas, Florida y Arizona están extinguiéndose poco a poco. El problema es que cuatro estados del Midwest (las Dakotas, Iowa y Kansas) tienen ahora muy, muy mala pinta.
  • Si la audiencia de este artículo fuera de gringos, en los comentarios tendríamos un debate sobre la gran polémica geográfica de este país: ¿qué estados componen el Midwest?


12 comentarios

  1. Sr.Yo dice:

    Esto de los DNIs es algo bastante fascista (en realidad, y esto está sobradamente demostrado, sobre todo en Hispanistán, y no me refiero a la terrorífica cantidad de mandos del CNP que han sido procesados por traficar con datos de la base de DNIs, sino que simplemente el DNI facilita el fraude en vez de entorpecerlo, a todos los niveles), es algo que se puso de moda en el siglo XX (emulando a Roger, a ver si se adivina por quiénes) y no son sólo los países de la Common Law los que siguen descolgados del invento, en Hispanistán antiguamente existía la cédula de identidad, originalmente expedida por el registro civil (que es de Montero Ríos, ~1860, antes partida bautismal), y naturalmente sin foto. El DNI es de Franco. Incluso en otros países donde existe un equivalente, es poco frecuente que lo expida una Fuerza de Seguridad (para el caso, el Ministerio de Interior o su equivalente), y suelen tramitarlo municipios o juzgados.

    Muchos países de la UE o directamente no lo tienen (algunos de estos lo crearon específicamente para Schengen), o si lo tienen, es de utilidad muy limitada (es decir, no sirve para el uso cuasi universal que se da en Hispanistán), y debe ir acompañado de más documentación, que en no pocos casos lo vuelve inútil, por innecesario. Y son países donde raramente se registran casos de suplantación de personalidad, desde luego si hacemos caso a sus cifras públicas, menos que aquí.

    Ignoro cómo va la cosa en Dinamarca, país de cinco millones y pico de habitantes. Últimamente pinta todo muy mal para estos paraísos nórdicos de la Luz y la Democracia, pero la última vez que tuve noticia, para votar te mandan un papel por correo (normal) y es lo que se presenta en el lugar de votación, ignoro si es automático o hay que pedirlo. Ni que decir tiene que con este sistema Trump sería feliz, pero no hay fraude. Ni siquiera en Copenhague, área metropolitana de casi 2 millones de personas.

    En España no se puede votar con el DNI caducado (conculcándose unas leyes con otras), y nunca vi a nadie interesarse de, p.ej., cómo debe hacer un ciego para votar (y mantener el secreto del voto). Sí sé que carretar votantes, sobre todo de edad avanzada, es práctica común, y ni mucho menos sólo en lugares aparentemente conservadores. También que el voto CERA durante mucho tiempo fue otra cosa que pondría a Trump los dientes largos.

    Quiero decir con esto que… Cada país tiene su idiosincrasia. Todo es folklore, si hay voluntad, léase interés, en hacer las cosas de una manera, se hace así se remueva cielo y tierra, y si no hay, pues entonces todavía más creatividad, para no hacerlas.

    Por cierto, como siempre en teoría, las leyes electorales más eficientes e inclusivas son las de la República Popular China. No estoy de coña.

    Somos seres culturales. Es nuestra forma de engañarnos a nosotros mismos. Entre otras utilidades.

    • JM dice:

      Lo del DNI caducado en España es de traca.

      Sin embargo Estados Unidos está a años luz en cuanto a voto disfuncional de cualquier país medianamente democrático.

      Es más si explicasen esto sin mencionar que se trata de Estados Unidos pensaría que me hablaban de alguna «democracia» de Centroamérica.

      • AB dice:

        En España se puede votar con el DNI caducado…

        • Sr.Yo dice:

          Eso no es exactamente así, aunque desde luego si buscas por Google te salen cienes de páginas diciendo que sí, que se puede votar con documentación caducada. La LOREG, farragosa como ella sola (deporte nacional), confusa y pretensa de prolijidad, dice literalmente en su artículo 85.1:

          «El derecho a votar se acredita por la inscripción en los ejemplares certificados de las listas del censo o por certificación censal específica y, en ambos casos, por la identificación del elector, que se realiza mediante Documento Nacional de Identidad, pasaporte, o permiso de conducir en que aparezca la fotografía del titular o, además, tratándose de extranjeros, con la tarjeta de residencia.»

          Y esto es todo.

          Por tanto, el meollo reside en la validez a efectos de identificación que la ley otorgue a un documento caducado, y ni eso, vista la importancia que se da al hecho de tener un referente biométrico (que lo es: la foto, de hecho el DNI deja de ser válido si la apariencia cambia significativamente, no hablo de dejarse barba). De hecho, aunque es cierto que en las últimas elecciones las instrucciones de la JEC son que se permita votar con el DNI caducado, en última instancia esto depende de la Mesa, que debe decidir por votación en casos que juzgue dudosos. Por cierto, debido a la CoViD el gobierno ha extendido la validez de los DNIs caducados durante esta un año, cómo mola gobernar a la medieval.

          Vamos entonces al meollo, que es la LO 4/2015 de 30 de marzo, de «seguridad ciudadana» (!), en sus artículos 8, 9 y 10 se explaya sobre el DNI (no copypasteo porque es mucho texto, pero con las indicaciones que doy creo que es fácil localizarlos), todo de interesante lectura, pero lo único que se acerca a lo que nos interesa es el artículo 10.1 que le da manga ancha al MIR para organizar el DNI como le dé la gana, no hace ninguna mención ni a caducidad ni a validez, y con esta redacción yo debería poder hacer mis gestiones con un DNI caducado y no puedo. Esto es una ley orgánica. ¿Adónde vamos? Pues al RD 1553/2005 de 23 de diciembre, artículo 7,

          «1. Transcurrido el período de validez que para cada supuesto se contempla en el artículo anterior, el Documento Nacional de Identidad se considerará caducado y quedarán sin efecto las atribuciones y efectos que le reconoce el ordenamiento jurídico, estando su titular obligado a proceder a la renovación del mismo.»

          A partir de aquí nos perdemos en lo que el «ordenamiento jurídico» decida en cada caso que puede hacer o no un DNI caducado, pero la redacción es muy clara: «quedarán sin efecto las atribuciones y efectos que le reconoce el ordenamiento jurídico».

          Que te dejan votar con él caducado, estupendo. Yo he visto, hace tiempo es cierto, cómo se ha denegado el voto en esta circunstancia, pero diga lo que quiera la JEC, su estatus está arrojado al de documento virtualmente nulo. De hecho, es mucho más grave que no puedas presentarte a unas oposiciones o no te tramiten la percepción del paro, pero cada uno que saque sus propias conclusiones.

      • Sr.Yo dice:

        Si te refieres a los impedimentos deliberados para que determinadas clases sociales puedan votar, sí, es algo que uno *teóricamente* no esperaría ver en EEUU, sin embargo esto es un error, esto es precisamente esperable. Si tú vienes a mi casa y me pides plátanos, y no tengo ninguno, puedo decirte que cojas todos los que quieras. Si realmente los tengo, la situación es completamente diferente. Obviamente, EEUU no es una democracia ni ninguna sociedad histórica (es decir, que conozcamos de su existencia) lo ha sido nunca. Se puede argumentar que se está más cerca o más lejos de tener un sistema social donde cualquiera pueda tener algo que decir, o no tener nada que decir (al menos, directamente, en el sentido de formalmente), pero decir que hay sociedades donde el poder radica en el pueblo como tal sujeto emanante de legitimidad vamos a dejarlo en que habría mucho que decir. No debería ser necesario que subrayase que no estoy diciendo, ni mucho menos, que la Alemania de Hitler es lo mismo que esto que tenemos ahora o que la república romana (la SPQR) venía siendo lo mismo que el shogunato japonés, es evidente que ni de coña, ni siquiera estoy diciendo que el actual modelo suízo, que celebra referéndums con frecuencias que harían jiñarse a Felipe González (varios al año, usualmente para revocar leyes federales, o confirmarlas) sea parecido (incluso comparable, si quieres) al británico, donde la soberanía legal no reside en el pueblo, sino en el Parlamento (sí, sí, como representación del pueblo, pero es literalmente así).

        Como en EEUU toda este gente a la que se le impide votar realmente tiene un margen de cambiar las cosas, entonces lo lógico y lo que sucede es que se intente impedir a través del marco jurídico. Donde da igual que voten porque nada pueden cambiar, entonces todo son facilidades. No necesariamente, por supuesto.

        Acabo de hablar de Dinamarca. Tal y como funcionamos los humanos, creo que tampoco debo explayarme mucho en que, hasta hace poco y durante casi ocho décadas, la influencia de los EEUU era muchísimo mayor que la de Dinamarca. No eran un hegemón, ni Dinamarca absolutamente irrelevante, pero la cantidad mecánica que introducían (e introducen) en el sistema tiene una diferencia de órdenes de magnitud, si alguna vez conseguimos matematizar todo esto. Por tanto Dinamarca también tiene una presión evolutiva para hablar muy muy clarito, porque no creo que le convega expresarse de forma confusa dado su peso geopolítico.

        En general, la diarrea mental es endógena en Hispanistán. No tenemos factores externos reales, son culturales propios. En EEUU también tiene su parte endógena, no es posible que no sea así, pero hay presiones formidables del sistema como un todo dado el papel que tienen.

        De hecho, si el sistema de EEUU parece un caos, en la UE, que ciertamente tampoco es comparable, ni siquiera por origen, es un caos al cubo.

    • Felipe dice:

      También puedes votar con el carné de conducir (en el caso en el que tengas el dni o pasaporte caducado)

      • Sr.Yo dice:

        Y con el pasaporte, que en derecho internacional es el único documento de identidad válido, por eso existe el pasaporte del apátrida, que usó Skorzeny p.ej. en vez de uno español que Franco le hubiera expedido con sumo placer, como a Degrelle (con o sin nacionalidad española fake). De hecho, las normas Schengen son bastante preocupantes en este aspecto.

        Ya no es que no puedas votar, que es discutible porque entonces no deberías estar en el censo (de votantes) con el DNI caducado, es que no puedes tramitar absolutamente nada con la administración central del Estado, ni p.ej. ejercer trámites absolutamente privados como redactar un testamento (el notario no te dará curso sin DNI en vigor). A mí jurídicamente todo esto me parece muy serio, y ni siquiera tiene el amparo de una ley orgánica (básicamente porque sería imposible por inconstitucional, ni siquiera con los Marchena boys.

        Y el pasaporte te lo da la pasma también. Luego quieren no dar la imagen que dan.

        • Ducky dice:

          Se puede votar con el DNI caducado. Infórmese mejor

          El pasaporte te lo da el Gobierno (o sea, los jefes de la pasma) en cualquier país del mundo. Como el DNI.

          No se puede hacer casi ningún trámite con el pasaporte caducado. Ni tampoco con el DNI.

          • Sr.Yo dice:

            Ya he contestado arriba. Lea bien. La decisión de la JEC no es legal, incumple el Real Decreto que cito, y se cubren las espaldas diciendo que la decisión final recae en la mesa.

            El pasaporte lo da la pasma. Tiene que ir usted a una comisaría, es allí donde tiene que hacer los trámites. El que está muy mal informado es usted, sólo en países con «cierto pasado» se despachan los pasaportes en esos sitios.

            El gobierno no da nada, entiendo que quiere usted decir el Estado. Pero claro, no es lo mismo que le quiten una muela en el Sistema de Salud que que se la reviente la madera o los picoletos de una hostia. Usted mismo. Si este país (como otros) es como es, ¿cómo era aquello? «Misa, toros, pan y guerra». Y «a por ellos». Sarna con gusto…

          • Sr.Yo dice:

            Por si no me entiende: si yo estoy en una Mesa electoral, y viene alguien a votar con el DNI caducado, yo hago votar a la Mesa y voto que no vote (y luego que reclame al maestro armero), porque es lo que dice el RD que la JEC no puede conculcar (ya lleva cinco bofetadas consecutivas del TJUE y las que te rondaré, morena). El responsable soy yo, y yo no tomo la responsabilidad que ni me corresponde ni asumo conculcar la ley. Legalmente, con un DNI caducado NO se puede votar (lea, por favor, que para eao he molestado en ponerlo), la JEC difícilmente me puede coaccionar a conculcar la ley, pero el apartado judicial puede perfectamente machacarme por ello, y no tengo recurso posible.

    • Korilu dice:

      No entiendo eso del «fascismo del DNI».

      Todos los países tiene un DNI, oficial, como el español, o de facto, como en EEUU, el carnet de conducir o algo así. Simplemente en una sociedad moderna tienes que poder identificarte.

      Cuando voy al banco, quiero que verifiquen mi identidad. Cuando hago la declaración de la renta tienen que poder identificar quién es el pagano.

      No veo que importancia o tragedia tiene lo gestione el ministerio del interior o hacienda, o la seguridad social, o el ministerio de medio ambiente.

      De hecho, el NIF salió de hacienda por la cantidad de errores que se cometía al introducir en el sistema las declaraciones de renta. Llevaban años pidiéndolo al ministerio del interior. y al final lo sacó hacienda, y finalmente lo adoptó interior.

      Todos los países tienen un DNI, sea de una manera u otra, llámalo cédula o como quieras. El no tener uno oficial lo que hace es complicar las cosas en la administración y dar una idea falsa de «libertad» de «no estar fichados».

      El DNI tiene algunas cosas que son obsoletas. Bastaría con que hubiera la foto, el nombre, el nº de DNI. Los otros datos corresponden a otra época cuando la cosa no estaba informatizada. Lo de la caducidad, pues tiene cierto sentido con la foto. No vas a identificarte con cincuenta años con la foto de tus 18 años.

      Y no entiendo como dices que el DNI facilita el fraude ¿Por qué más que el carnet de conducir?

      • Sr.Yo dice:

        No, no entiende nada, y no me puedo explicar mejor. EEUU, como usted comprenderá, y Roger puede confirmárselo, no tiene DNI ni nada parecido (como el RU, y aunque son de Common Law sus jurisdicciones son muy diferentes, EEUU de estilo -«estilo»- napoleónico y el RU abiertamente medieval), si usted no tiene carnet de conducir, simplemente porque no puede, no tiene usted ningún documento. Punto. Es más, hace décadas el carnet de conducir USA no tenía foto siquiera, se le puso por una campaña de mamás aterrorizadas que sus nenes compraran alcohol (ya sabe que hay estados que se puede sacar el permiso de conducir con 14 años, y creo que algún sitio con menos), también para el caso hay tarjeta de la SS, la última vez que vi una (~15 años) era un cartón cutre, sin foto por supuesto, y el permiso de conducir (cada estado, el suyo) pone expresamente que el documento no es válido para acreditar la identidad del portador, es decir, que debe probar si es el caso que esa es su identidad. O así era también la última vez que vi uno.

        EEUU tiene una especie de tarjeta, que es realmente un añadido del pasaporte, se expide con este y tiene formato tarjeta, voluntario.

        Con todo esto, los delitos de suplantación de identidad son proporcionalmente menores en estos países sin documentos que en los países con documentos. La única vez que el RU tuvo una cosa parecida fue en la II GM, mediante una ley excepcional (no era un documento de identidad tal y como es el DNI, sino una especie de pase de guerra para comprobar identidad y domicilio), todos los espías del eje los falsificaban a la perfección, ninguno de ellos (y hablamos de miles, literalmente, de casos) fue capturado por falta de documentación acreditativa. Lo mismo se puede decir del DNI nazi del Dritten Reich. Puede usted ver en esa peli tan cuca, «La Gran Evasión», cómo se los curran. No es una fantasmada de los guionistas. Por supuesto, documentos falsos de funcionarios de inteligencia, digamos así, se hacen sin tapujos en instalaciones del Estado.

        El DNI no da seguridad ninguna, da falsa seguridad que es peor que ninguna seguridad en absoluto. No guarda en realidad relación ninguna con el control (el fisco USA le da diez billones de vueltas a la AEAT y su DNI-NIF de mierda), guarda relación con una liturgia idiotizante tratar a ciudadanos cómo bóvidos de rebaño.

        Se lo crea o no.

        Curréselo usted un poco. No es tan difícil informarse sobre el tema. Por cierto, en RU para abrir una cuenta en un banco (no DNI, recuerde), le mandan a usted volver varios días por la misma sucursal hasta que le conocen (como lo oye), supongo que dependerá de la pinta que tenga, luego ya en función de lo que quiera hacer le pedirán documentación, para una cuenta con pasta, suya, lo que le he dicho.

        En Hispanistán, con DNI, hipotecas a nombre del vecino, del familiar muerto, del ausente, y todo lo que usted quiera. Y eso sin escalar, ya sabe, quis custodiet ipsos custodes, sólo en plan artesanal.

        País de la argolla 100%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *