elecciones

Encuesta preelectoral del CIS: la batalla por los escaños

3 Dic, 2015 - - @jorgegalindo

esc2

A menos de tres semanas del 20D, la preelectoral del CIS es la primera encuesta con datos afinados a nivel provincial gracias a su amplia muestra. Recordando las particularidades del sistema electoral español, vale la pena echar un vistazo a dónde se sitúa cada uno de los cuatro principales partidos en la batalla por los escaños.

1. Podemos. El sistema no perdona, y quedar por detrás de la mitad de votos que tus contrincantes en circunscripciones pequeñas te lleva a no superar la (alta) barrera efectiva de entrada. Por otro lado, Podemos debe casi la mitad de sus escaños estimados a sus alianzas territoriales (Valencia, Alicante, Barcelona y el resto de Catalunya, Navarra, Lugo, Ourense, Álava). El coste a pagar por el partido es claro en términos de control de la plataforma electoral y grupos parlamentarios a posteriori, pero el beneficio también: son escaños relativamente fáciles de afianzar a poco que la combinación de eje izquierda-derecha y centro-periferia funcione.

2. PSOE. Los socialistas serían cuartos en Madrid. Terceros en Valencia. Terceros en Barcelona. Terceros o cuartos en Baleares. Pero es que también perderían su escaño en Ávila, Soria o Lleida. El sistema español te va muy bien cuando eres segundo con ventaja sobre el tercero, pero no tanto cuando empiezas a perder la medalla de plata acá y allá contra otros. Donde no te come el espacio uno por la izquierda y la periferia, te lo devora otro por el centro-centro: C’s.

3. Ciudadanos. El conto de escaños que obtiene C’s es elevado. Algunos parecen bastante asegurados porque los obtienen no como últimos sino como penúltimos o segundos en el reparto, pero otros dependen sobremanera de que no se cedan unos pocos votos en circunscripciones medianas o pequeñas (Castilla). El contraste estratégico con Podemos es claro: la diferencia la sacan en provincias poco pobladas, donde la ganancia agregada es mayor pero, siendo tercero, el riesgo de perderla por un mal golpe de viento es más alto. Que C’s funcione mejor en esta encuesta no quiere decir que lo haga el 20D.

4. PP. Ante todo este panorama de lucha que observan cuando miran por el retrovisor, los populares van a lo suyo y se centran en superar sus propias expectativas. Ahora mismo, su objetivo es sacar la mayor ventaja posible al segundo para poner escaños de por medio, y confiar en que los demás se mantengan en un espacio reducido para que la gobernabilidad sea difícil o imposible sin ellos después del 20D. Bajo esta óptica, la estrategia de tono conservador del PP se entiende mucho mejor.

La encuesta indica que un 41.6% de los españoles que piensa ir a votar («seguro» o «probablemente») no tiene totalmente decidido su voto. Realmente, resulta difícil recordar unas elecciones con una recta final tan importante como las actuales para la distribución final de escaños.