Política

¿Cuántas plazas de guardería tenemos en España?

5 Abr, 2012 - - @jorgegalindo

Como una de mis preocupaciones políticas básicas es la igualdad de oportunidades y condiciones, soy bastante fan de generalizar la educación infantil. La idea es que cuanto antes metamos a los niños en una institución capaz de homogeneizar sus capacidades y conocimientos, más probabilidades tendremos de librarnos de la desigualdad de partida generada por el entorno familiar (nota para liberales: esto, en teoría, funciona con educación privada… el que sea pública es para garantizar que todas las familias puedan acceder). Hay, además, otra razón: como quiera que las cargas familiares aún no se reparten de forma equitativa entre hombre y mujer en la pareja, las guarderías ayudan a las mujeres a tener una incorporación plena al mercado de trabajo.

Por eso, mi primera reacción ante la cancelación del programa Educa3 del Gobierno en los nuevos Presupuestos Generales fue de rechazo, mezclada con la consabida resignación de «bueno, de algún lugar hay que recortar».

El programa suprimido aportó en total 300 millones de euros a las Comunidades Autónomas para la construcción de plazas de educación infantil entre 2008 y 2010. Las aportaciones se hacían a condición de que la Comunidad igualase, al menos, la inversión estatal. Así, si el Ministerio ponía 20 millones al año (como puso) en Andalucía para guarderías, la Junta tenía que poner, al menos, otros 20. Era, en definitiva, una subvención a una competencia cuya ejecución no le pertenecía (al Estado) ni le pertenece.

El efecto de dicho programa se resume en el siguiente cuadro:

Aparte del Plan Educa3 y de la posible aportación autonómica adicional a igualar la inversión estatal, los Ayuntamientos han estado construyendo sus propios centros mezclando fondos propios, créditos y aportaciones estatales. El resultado es que, hasta donde yo sé, no hay ninguna estadística fiable de número de plazas de educación infantil en España. La respuesta a la pregunta del título es, por tanto: me temo que no lo sabemos, aunque son al menos 72.548, lo cual representa una cobertura del 3,92% de los niños de entre 0 y 3 años a fecha de 1 de enero de 2011. Esto no es simplemente un «uy, qué pena, no hay datos». Esta falta de información es sintomática del caos y la falta de coordinación que se desprende del diseño de esta política específica, tanto con el anterior Gobierno como con el actual.

A la vista de la desigual distribución en la tabla entre Comunidades Autónomas (desde el 1,3% de la Comunitat Valenciana hasta el 7,9% aragonés), y a falta de poder confirmarlo con los datos que faltan, parece que el programa Educa3 funcionaba como un simple incentivo (una subvención, vamos) para una Comunidad Autónoma que estaba dispuesta a llevar adelante una política de construcción de plazas de infantil, pero no construía tal política ni se preocupaba demasiado por distribuir los recursos en función de las necesidades. Desde esta perspectiva, el plan está bien suprimido. Ahora bien, lo está no porque, como se ha dicho desde el Gobierno, el papel de las guarderías sea meramente «asistencial», sino porque, al contrario, es algo demasiado serio como para tomárselo tan a la ligera.

Sin embargo, y siendo realistas, no es de esperar que de un Gobierno con un sesgo contra el Estado de Bienestar y en una situación de crisis de las finanzas públicas como la actual, tengamos un nuevo y sólido programa de educación infantil a la vuelta de la esquina, ni siquiera utilizando un modelo mixto con la inclusión de agentes privados.

Nota final: si alguien me referencia datos de número total de plazas de educación para niños de cero a tres años por Comunidad Autónoma, estaré más que contento de hacer un segundo artículo respondiendo a los interrogantes aquí planteados sobre la efectividad de la presente política.

Actualización:

Gracias a la Fundación Encuentro llego a estos datos. En el curso 2010-2011 había 429.839 alumnos matriculados en España en Educación Infantil de Primer Ciclo (0 a 3 años), divididos en 217.801 públicos y 212.038 privados, esto es: prácticamente 50%-50%. No es el número de plazas, y la crítica anterior aún aplica, pero podemos utilizarlo como aproximación. Aceptando esto, dos datos relevantes surgen:

– Las 72.548 provenientes de Educa3 suman un 16,8% del total, responsables de un 33,17% de la parte pública. Un tercio nada desdeñable, así que la supresión del programa no es baladí, pero habida cuenta de que este programa se financiaba a partes cuanto menos iguales por Estado y Autonomías, su fin tampoco significa acabar con la política de expansión de educación infantil de primer ciclo.

– Todas las plazas cubren un 23,2% del total de los españoles de 0 a 3 años, siendo la cobertura pública de la mitad (11,6%). En términos absolutos, es aparentemente un nivel bajo si no se tiene en cuenta el sector privado (y es plausible pensar que esta cifra no puede crecer mucho, ya que responde a la demanda existente). Respecto a la comparación relativa, lamentablemente Eurostat solo ofrece datos para alumnos a partir de 4 años.