Ahora & Trenecitos y cemento variado

Renfe, productividad y billetes caros

11 Mar, 2012 - - @egocrata

Paseándome por Tranvia.org encuentro un buen debate sobre el material rodante de Renfe, y por qué las compras de material de nuestro operador ferroviario son a la vez completamente excesivas e insuficientes. Resulta que Renfe, siguiendo la gran expansión de la red de  los últimos años, ha comprado trenes a espuertas: sólo contando material de alta velocidad, 16 S102 (los «patos»), 30 S112 («patos» de segunda hornada), 26 S103 (Velaros), 20 S104 (Avants), 13 S114 (Avants, segunda tanda), 28 S120 (Alvias), 29 S121 (Avants de ancho variable) y 45 S130 (minipatos Alvia). Son 207 trenes completos para dar servicio a los millones de pasajeros que Renfe ha ganado en las nuevas LAV, a menudo con estupendas cifras de ocupación.

Mirando las cifras con un poco de atención, sin embargo, vale la pena señalar un par de cosas. Primero, Renfe está comprando trenes a cuatro fabricantes distintos, en ocasiones con series muy, muy cortas. En comparación, la mayoría de operadoras compran trenes de uno o dos fabricantes (Siemens en Alemania, Alstom en Francia) y lo hacen en paquetes enormes, consiguiendo grandes flotas muy estandarizadas y con un coste medio mucho menor, y mantenimiento más barato a largo plazo.

La otra característica que distingue a Renfe no es la cantidad de trenes que tienen, sino lo poco que los usan en comparación con otras operadoras. Veamos:

Los trenes de Renfe, en comparación con sus parientes directos en otros países, hacen bastante menos kilómetros al año. Los datos son del 2008, con la línea de Barcelona recién abierta pero gran parte de los trenes listados arriba aún no recibidos (en ese momento Renfe «sólo» tenía 16 S102 y 16 S103 dando servicio a Barcelona y Málaga), así que los trenes de esa serie están trabajando un poco más de la cuenta; la cifra que debe preocuparnos son los S100 (los Felipes, el AVE clásico de la LAV de Sevilla) y sus 345.000 Km al año. Suena como una cifra rotunda, pero comparadla con los TGV Duplex (el caballo de tiro de la SNCF) o los ICE alemanes. Los franceses le meten 471.000 Km al año a su serie de bandera, mientras que los germanos los pasan de 550.000.

¿Cuál es la palabra clave en esta comparación? productividad. La SNCF y la DB odian, odian, odian tener trenes parados sin hacer nada. Entre tener un tren en un depósito perdiendo el tiempo y tener un tren medio vacio llevando gente, prefieren siempre lo segundo antes que lo primero. Como resultado, las unidades de alta velocidad de ambas compañías les meten muchísimos más kilómetros a sus trenes al año, sacándoles muchísimo más provecho que nuestra letárgica operadora.

Ahora recordad una de esas extrañas propiedades de los ferrocarriles en general y las LAV en particular: el coste medio de transportar más pasajeros es decreciente. A Renfe le cuesta exactamente lo mismo llevar un S103 cargado hasta los topes que llevarlo medio vacio.  Del mismo modo, Renfe se gasta prácticamente lo mismo teniendo ese mismo tren en vía circulando que muerto de risa esperando una de sus dos o tres circulaciones diarias. El coste de personal es casi el mismo (las tripulaciones están en nómina igualmente) y el mantenimiento no varía demasiado, pero estás dejando de ingresar dinero. Cuando te has gastado 25 millones de euros en un tren capaz de circular a 350 Km/h, como más lo utilices, más barato te está saliendo. Renfe, sin embargo, insiste en utilizar su inmensa flota con parsimonia.

Hay dos escenarios posibles. Por un lado, puede que Renfe esté satisfecha con su modelo de alegre monopolio que trata de cobrar tanto por billete como pueda pero sin mover demasiados trenes. En este caso harían bien comprado menos, en vez de tener cacharros enormes perdiendo el tiempo. Por otro, Renfe podría aprovechar que tiene material a patadas y unas infraestructuras de lujo para dar más servicio de forma más eficiente a precios más bajos. Más circulaciones, costes medios más bajos, precios de billete menores.

A saber. Sea lo que sea, nuestra operadora ferroviaria necesita muchos, muchos cambios.