Hemeroteca Politikon - De lo posible

Las protestas en Valencia y la responsabilidad de la Delegación

21 Feb, 2012 - - @jorgegalindo

El camarada Senserrich ha escrito un artículo sobre las protestas en Valencia que, bajo mi punto de vista, requiere un matiz.

Dice Roger, y con razón, que no es necesario ni productivo recurrir de manera sistemática a esa idea de que esto es una dictadura y hacer de cada movilización una lucha contra la policía represora/el Estado/a favor de la «democracia real». Que al final, de lo que se trata para los que protestan es de conseguir que se cumpla su objetivo, esto es, parar los recortes en educación y/o conseguir un cambio de gobierno cuando vuelvan a haber elecciones.

Todo eso es cierto, pero creo que hay que decir algo bien alto y claro: parece que la actuación policial ha sido inadecuada. Lo que puede apreciarse en imágenes, testimonios y declaraciones de uno y otro lado es que la gestión de una manifestación relativamente pequeña ha desembocado en un microcaos en el centro de una ciudad, lo cual no es ni habitual ni lógico. Por tanto, es pertinente pedir responsabilidades a la Delegación del Gobierno, o cuanto menos una investigación a fondo para ver qué demonios ha pasado. Sin aspavientos, sí, pero procede, y de manera firme.

Uno no puede hacer, como parece que buscan ahora los estudiantes valencianos, la dimisión de Sánchez de León (es la Delegada) el objetivo y la razón para estar en las calles. Pero creo que procede exigir también que Delegación se explique. Yo lo exigiría como ciudadano que estuvo ayer de compras en el centro de la ciudad y de repente se encontró con lo que se encontró, vamos.

Dicho esto, lo más importante del asunto me sigue pareciendo lo que dejé caer ayer en Twitter y que a tantos pareció molestar. Cuando digo que lo que cuentan son las urnas no me refiero a que salir a la calle sea malo, irrelevante o injustificado. Al contrario. Quiero decir que si se sale a la calle ha de ser con el objetivo claro de conseguir algo en las urnas. El contexto electoral de la Comunitat está en un punto bastante delicado, con los dos partidos principales debilitados (el PSPV muy, muy debilitado). La izquierda haría bien en mantener esta idea en la cabeza, pensando más estratégicamente, y menos con las entrañas.