Hemeroteca Lorem Ipsum - Materias Grises

Pequeño secreto: no estamos construyendo LAVs

19 Abr, 2010 - - @egocrata

Por Nada es Gratis tienen un artículo diciendo que España debería invertir menos en AVEs y más en fibra óptica e internet de alta velocidad. Dejando de lado el hecho que el «AVE» es la marca comercial de Renfe para los trenes de alta velocidad (España está invirtiendo en LAVs, Líneas de Alta Velocidad – la infraestructura es lo importante, no los trenes), su análisis deja de lado un detalle bastante importante: de hecho, ya no estamos construyendo demasiadas LAV.

Me explico. La red básica de alta velocidad, la red de LAVs puras, está básicamente acabada. Una vez estén acabadas la línea de Valencia por Cuenca y la línea hacia Portugal, España realmente no estará construyendo demasiadas líneas aptas para 300/350 Km/h. La red troncal de ferrocarril estará (con pocas excepciones) básicamente acabada – tendremos LAVs a Barcelona, Valencia, Andalucia, Lisboa y Valladolid/norte. Toda la inversión posterior es, realmente, actualizar las antenas de cada una de estas LAV a tecnología punta de los años setenta: velocidades punta de 250 Km/h, media de 150-160, en vías con tráfico mixto pasajeros/mercantes.

¿Por qué nos está saliendo tan cara la broma igualmente? Porque la red básica de ferrocarril en España, pre-renovaciones, era realmente horrible. La velocidad máxima teórica de la red era 160 Km/h, pero esa clase de puntas (que alemanes, franceses y británicos disfrutaban desde los años treinta, mientras que Renfe sólo hizo oficial en los ochenta) sólo se alcanzaban en las mejores tramos de la red – esto es, en no muchos sitios. La línea Madrid-Barcelona era más un paseo a 100-120 Km/h en la mayor parte del trazado, con la velocidad comercial media por debajo de 100 y trenes tirándose siete horas. Y eso era una línea «buena»: para ir a Bilbao o Asturias, uno se tenía que tragar puertos de montaña en que no se pasa nunca de 100, así que imaginaros la velocidad media.

Los trazados de muchas líneas españolas son horrendos, y completamente imposibles de «actualizar» a tipo 200 – si quieres hacer eso, básicamente tienes que construir una línea nueva. En las vías en que era factible renovar (el Corredor Mediterráneo, Madrid-Albacete-Valencia) ya se ha hecho; lo único que queda «renovable» son las líneas en la meseta, y eso es lo que estamos haciendo. El resto de nuevas líneas son substituciones – cambiamos una antigualla apta para ir a 100 por una vía que replica lo que todo el mundo tenía en los años setenta (líneas con punta por encima de 200 y medias decentes) ya que el trazado clásico no sirve de nada.

Una última nota sobre la alternativa que proponen, tirar fibra óptica: no estoy tan seguro que sea un motor económico tan rentable. En la lista de países que invierten en ello, tenemos sitios donde el crecimiento no es para nada espectacular (Japón) y países que crecen mucho exportando tecnología punta, sin ver una relación causal directa con el ancho de banda. No estoy seguro que el ancho de banda disponible sea un problema, una vez pasas un cierto mínimo. Antes de gastar dinero subvencionando al monopolista de siempre, quizás sería una buena idea liberalizar el mercado en serio, a ver si espabilan.