Como sabeis, los DVD están restringidos por zonas. Para mí desesperación, todo sea dicho. Entrar en una tienda un poco surtida, y los ojos me hacen chiribitas y veo pájaritos y cosas maravillosas, como ediciones especiales en dos discos de Pulp Fiction, Rushmore, las tres primeras temporadas de Seinfield, o packs especiales del gran Vengador Tóxico (¿qué pasa? Me recuerda a Bergman, también).

Y sí, Netflix sólo da DVDs de zona uno, ergo, no compatibles con mi portatil. Bueno, pues ahora ya lo es. Se puede cambiar de zona hasta cinco veces. Me quedan un par de cambios, para cuando vuelva a Europa un siglo de estos. Aún así, cabrea un montón que todos los tesoros que acumule los tenga que dejar atrás… es que tienen que ser burros, oiga. Me hubiera comprado DVDs a espuertas, y hala, zonas para molestar…

No, es la piratería, que es mala…” Bobadas.