Política

El sueldo de los políticos

19 Jul, 2012 - - @kanciller

Una de las demandas que ha tenido más eco entre la opinión pública, al menos desde que empezó la crisis, es la de bajar el sueldo a los políticos. Entre las propuestas más drásticas están la de que cobren el salario mínimo interprofesional o que directamente no reciban un real por su trabajo (¿Acaso no es vocacional?). Eso sí, no solo se quiere que los políticos cobren menos o no cobren, también se quiere que sean buenos. O al menos mejores que los actuales. Las dudas que generan estas propuestas son evidentes… ¿Es posible hacernos con semejante elenco de altruistas y eficientes concejales o diputados? ¿Tras aprobar esas medidas encontraríamos largas colas de personas dispuestas a gestionar mucho y bien por amor a la cosa pública? Permitidme que lo dude. En todo caso, estas propuestas son una buena excusa para hacer una entrada defendiendo algo bastante impopular pero que considero fundamental para solventar algunos de nuestros problemas actuales. Lo que quiero defender es justamente el argumento contrario: Hay que pagar mejores sueldos a los políticos.

El drama de la selección de élites

En Politikon hemos hablado muchísimas veces de un tema que nos preocupa mucho: la selección de nuestras élites. Ya hemos expuesto en la tertulia, en esta entrada de Roger o en este artículo de diario que la situación es terrible. Por razones diversas estamos fracasando en conseguir buenos gobernantes y cargos públicos. Voy a hacer una simplificación del problema – centrándome solo en una de sus posibles explicaciones –. Imaginad  dos tipos de perfiles entre nuestros potenciales representantes políticos. Por un lado tenemos a gente externa a los aparatos tradicionales de los partidos. Son gente de carrera profesional, independiente, con criterio, la cual por compromiso personal estaría dispuesta a participar en un proyecto político. Por el otro lado tienes a las burocracias de los partidos. Son políticos de aparato, sin trayectoria profesional fuera de las organizaciones y gente muy dependiente económicamente de sus siglas.

Para el primer grupo la participación en política supone un coste de oportunidad ya que abandona una carrera de más o menos éxito por meterse en la arena pública. Sin embargo, para el segundo grupo, para los del aparato, la política es el único medio de subsistencia. Este desequilibrio genera incentivos muy fuertes para que los profesionales de la política, los cuales son mucho más habilidosos en el manejo de la estructura interna, acaben imponiéndose a los que tienen una vida fuera. Dada esta correlación de fuerzas, el resultado final son unos pobres cuadros dirigentes. Sus integrantes ni tienen una trayectoria fuera del mundo político (les falta experiencia) ni pueden tener un criterio propio al margen de las cúpulas (les sobra disciplina). Por supuesto, esto arroja un montón de preguntas sobre el funcionamiento interno de los partidos, su porosidad en el reclutamiento… Muchas de ellas reflexiones pendientes. Aún así el argumento del coste de oportunidad parece una posible explicación para apuntar el por qué del bajo nivel de nuestra élites.

¿Rompiendo el círculo vicioso? Políticos mejor pagados

¿Es posible introducir algún elemento exógeno al funcionamiento de los partidos que pueda ayudar a mejorar la calidad de nuestros políticos? Pues bien, hay alguna evidencia (poca todavía) sobre el impacto que tiene el salario en la selección y el rendimiento de los políticos. Una evidencia que, además, merece la pena tener en cuenta: De acuerdo con los resultados de un estudio los políticos mejor pagados no son sólo más formados (de media) sino que también gobiernan mejor.

Este artículo de Gagliarducci y Nannacini se basa en el estudio del mundo municipal italiano durante los años 1993-2001. El diseño es cuasi-experimental ya que en Italia hay una tabla salarial para los alcaldes fijada en función de la población del municipio (esperemos que aquí también la haya en breve), lo que permite jugar con el impacto de la remuneración. Por razones diversas se centran especialmente en el umbral de las ciudades con más o menos de 50.000 habitantes, punto en el que el sueldo entre alcaldes cambia significativamente. Los argumentos son bastante intuitivos. Un mejor salario a) disminuye el coste oportunidad de que los buenos profesionales se dediquen a la política y b) genera más incentivos para gobernar bien porque te pagan generosamente en el cargo y quieres salir reelegido. Por lo tanto, se esperaría que los salarios incidieran positivamente en ambas cuestiones.

Los resultados de sus análisis van en esta dirección. En los municipios en los que los alcaldes eran mejor pagados, dichos políticos tendían a ser profesionales cualificados (abogados, managers…) y tenían más formación en promedio. El salario parece que atrae a mejores perfiles de político. Pero además estas ciudades están mejor gobernadas. Para saber si este mejor desempeño es por la selección de los alcaldes o por su incentivo para estar en el cargo (dado el buen sueldo), Italia ofrece una oportunidad fabulosa ya que los primeros ediles tienen limitación de mandato a dos legislaturas. Este hecho permite comparar el rendimiento entre alcaldes que pueden repetir y los que no y, según los datos, lo que principalmente lleva que una ciudad esté bien gestionada es la selección de buenos alcaldes y no tanto el incentivo de ser reelegidos.

Por último, en el artículo también se muestra que el sector público tiende a ser menor en los municipios gobernados por estos alcaldes. Esto puede ser por dos razones. Por un lado, puede que sea porque al ser profesionales cualificados creen más en la gestión privada y reducen el sector público (preferencia). Por otro lado, también puede ser que sean mejores gestores y supriman administración superflua (eficiencia). Pues bien, en el análisis comparan diferentes indicadores, como las ratios de pago de impuesto y la velocidad en su recogida, y los resultados apuntan a que la mejora es principalmente en términos de eficiencia. Simplemente estos alcaldes administran mejor sus ciudades al margen de su ideología.

Lecciones para España

En general la evidencia apunta a que tener políticos bien pagados (el umbral es discutible) tiene efectos positivos: Mejora la selección de las élites poniendo a gente más cualificada a lidiar con la administración pública y, en global, mejora la eficiencia de la gestión. Sin embargo, esto no se puede extrapolar al caso español tan a la ligera. Si uno descompone la fuentes reales de financiación (monetaria o en especie) de los cargos públicos españoles creo que se puede distinguir entre tres grandes bloques. El primero es un salario fijo, el cual en general es bajo o moderado, y relativamente transparente. La segunda fuente son importantes complementos salariales a través de dietas, presencia en consejos de administración, cargos solapados… que hace que los políticos acumulen funciones, responsabilidades y sueldos. Y el tercero, el bocado del león en la sangría de nuestros presupuestos, los políticos tienen toda una plétora de cargos de libre designación en la que familiares, afines a los partidos y demás comensales se nutren a costa del erario público.

Cualquier reforma que quiera atacar el problema de la selección de elites tiene que incidir sobre los tres componentes a la vez. Es fundamental que desaparezcan las dietas o se hagan transparentes, que se prohíban o limiten los solapamientos de funciones y, muy particularmente, que se restrinjan los cargos de libre designación que alimentan amiguismos y redes clientelares. Todos estos componentes, de hecho, son tremendamente opacos y son los primeros que deberían ser atacados y criticados por la opinión pública. El cargo electo tiene una legitimidad democrática, los parásitos que viven de él no. Sin embargo, creo que estas medidas deberían ir acompañadas de una subida de sueldo a nuestros políticos – justo la parte transparente de la ecuación -. Mi propuesta es dar un sueldo generoso a nuestros políticos pero que a la vez haya menos dietas, solapamientos y cargos de libre designación. Es más, estoy seguro que este cambio supone un ahorro real en nuestros presupuestos (y no tanto suprimir cargos electos). Y aunque es posible que la subida del sueldo no deba hacerse ahora por cuestiones de coyuntura, sí creo que hay que pensarla en el marco de una reforma amplia del funcionamiento de nuestra administración.

En mi humilde opinión creo que los que critican el sueldo de los políticos están errando el tiro. Dudo que nadie quiera trabajar gratis y, de hecho, cuando hablamos de política no creo que esto sea deseable. Tenemos que buscar atraer a los mejores políticos posibles y que estén bien pagados por hacer su trabajo. Es más, creo que al final hay que plantear el dilema en estos términos: Si queremos tener buenos políticos en España, tenemos que estar dispuestos a pagar por ellos.


44 comentarios

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos El sueldo de los políticos politikon.es/2012/07/19/el-sueldo-de-los-politicos/  por rnumantinablog hace 5 […]

  2. Totalmente de acuerdo. Solo añadiría que habría que controlar muy bien y muy de cerca los posibles lazos político-privados que se pueden dar entre un político y su futura colocación en el sector privado. Tenemos casos sangrantes en España, desde Aznar o Felipe González, hasta Leire Pajín. Habría que controlar las “revolving doors” también.

    • Pablo Simón dice:

      Este de acuerdo, no creo que sea un punto excluyente.

    • MuGaR dice:

      Este comentario refleja el engaño que es considerar que existe una esfera pública (política) y otra “privada” (¿apolítica?).

      Y no creo que subir los sueldos tuviese demasiado efecto porque el problema de los “políticos de carrera” sigue estando ahí, y el que controla el aparato manda. Mientras que sea necesario tirarse 10-15 años para tener un puesto de esos la cosa cambiará poco.

      Piensen sobre los efectos de poner una edad mínima para ocupar cargos públicos (o de requerir X años de vida laboral, que es parecido).

  3. Pau dice:

    Totalmente de acuerdo… también con Aitor.

    Añadiría la situación que se da en casos como el del PP, donde sus dirigentes cobran más del partido que de sus puestos en la administración (Rajoy o Cospedal)… ¿para quién trabajan?

  4. Para que los políticos asciendan, deben no ser considerados por sus jefes como potenciales enemigos. Es decir, cuando alguien podría aportarte una idea interesante, resulta que hacerlo le supondría que le hundan. Conclusión: El mérito de aportar buenas ideas va contra la carrera política de uno. Así, triunfan los mediocres.

    No es una cuestión de sueldo a pagar por el siempre ignorado contribuyente.

    • Alatriste dice:

      Es un problema, desde luego, pero ¿Es que eso ocurre solo en política?

      • En una empresa, eso se paga, Alatriste. Ya sea manteniendo a un inútil/persona menos productiva en nómina, ya sea perdiendo competitividad concediendo a una persona de mayor talento a la competencia mientras tú te quedas con el malo.

        En un partido político, eso no ocurre. No te vas a ir al PP siendo del PSOE. O al revés. No digamos ya montar otro partido. Te buscas la vida en otra parte. En política, no que no hay es competencia real.

  5. Penny dice:

    Da gusto leerte, Pablo
    Las mayores retribuciones deberisn ir de la mano de una total transparencia y de minimos de cualificacion
    PD Supongo que conoces el Do educated leaders matter? de Besley Garcia Montalvo y Reynal Querol en el Economic Journal

    • Pablo Simón dice:

      Sí, ese artículo lo tengo citado en el que hice sobre Camps y el impacto de la educación de los gobernantes en la gestión.

  6. Jose Ignacio dice:

    Estoy de acuerdo. Los políticos tienen que estar bien pagados, en función de su responsabilidad, igual que en el sector privado. La carencia del sistema actual es más bien de carácter democrático, falta transparencia y no se cuenta con la ciudadanía en la toma de decisiones. No parece lógico que sean sus señorías quien se pongan el sueldo, dietas, coches oficiales, etc. Hace falta una mayor participación de la gente corriente en la política, y una mayor transparencia, y entonces poner a los mejores, con salarios acordes.

  7. Negentropico dice:

    Totalmente de acuerdo. Dejémonos de intermediarios mediocres. Saquémonos las máscaras. Que gobiernen directamente los que parten la pana, los que mueven el dinero, lo más cool del mercado. Dejaos de democracias y otros inventos raros, en el mundo siempre habrá una escisión entre el poderoso y el que no lo es, dejemos de escenificar tonterías. Alguno habrá que, lejos de dejar el tema a los burócratas de los partidos o a los tecnócratas, que saben lo que hay que hacer para mantener al máximo este ultraliberalismo que tanto nos conviene, prefieren pensar en una evolución hacia una sociedad donde el ciudadano participe más de las decisiones políticas, que controlen de forma más efectiva los desmanes de gobernantes y mercados. ILUSOS!!! Quien pone los millones, pone los cojones, a ver si os enteráis. Si este inventucho de dela democracia representativa no os vale ni a vosotros ni a nosotros, le damos las riendas a quién nos rote y a tomar viento. Ya podéis ir a sentaros a las plazas, recibir porrazos, y ser criminalizados

  8. Sitogr dice:

    La propuesta más adecuada a mi parecer en el sentido del post, es la de Victor Alvargonzalez: “Doble paga, doble pena”.

    http://www.cotizalia.com/opinion/telon-de-fondo/2012/04/21/doble-paga-doble-pena-6929/

  9. Shine dice:

    El mundo del incentivo mola mazo, como diría Camilo Sesto. Pero eso que tanto odian por aquí como la españolidad de los españoles, podemos “seleccionar élites” muy bien pero luego hay que elegirlas. Y creo que vuestro concepto de “buen político” en España no sería muy apoyado.

    Dicho esto suscribo totalmente tu propuesta de reforma que ataca los tres frentes.

  10. Err dice:

    Totalmente de acuerdo, los únicos que no trabajan por dinero, son aquellos que ya tienen mucho, y cuando llegan a un gobierno tienen su propia agenda e intereses. Berlusconi, Bush, etc…

  11. Pepe Perez dice:

    Bueno, sólo te voy a decir una cosa que te rebate todo el artículo: Gestor Público.

    Por otro lado, no sé qué pasa en España, que en casi cualquier empresa -en las que no se cuentan con los dedos de una mano-, cuanto más arriba te vas en la escala de salarios, más trepas, arribistas, inútiles, charlatanes e incompetentes te encuentras. Eso sí, con una labia que te cagas -vacía y humo puro-, impecables de traje y corbata, iPhone, gin & tonic y gomina.

    Y otro día hablamos de los grandes y medianos emprendedores que llegan hasta a salir en muchos periódicos con flamantes empresas 2.0 que no son más que estafas que se limitan a dar una imagen de dinero a espuertas con unas oficinas minimalistas de diseño, iphones y cochazos de empresa cuya única finalidad es vendérsela a un pardillo por una barbaridad -cuánto ignorante hay respecto a la tecnología- cuando en la caja no hay más que arañas. Cuánto director general hay por ahí suelto con un CV de 4 páginas, cuando no hay más que pensar que, si fuera bueno, no habría trabajado en más de dos.

  12. Epicureo dice:

    Es verdad que el salario (oficial) de los cargos políticos españoles no es excesivamente alto. Pero, la verdad, dudo muchísimo que subirlo mejore la calidad de los políticos.

    Hay muchísimos profesionales cualificados, montones y montones, que cobran menos que un consejero autonómico, por ejemplo. No todos tienen un buen cargo en la empresa privada (que tampoco selecciona a sus élites estrictamente por talento). Y a muchos de ellos les gustaría participar en la política. Sin embargo, vemos una y otra vez cómo las cúpulas de los partidos eligen a inútiles sin formación ni conocimiento.

    Es un problema de mecanismos de selección, no de incentivos. Si no resuelves lo primero (y no tengo ni idea de cómo podría hacerse), de nada vale lo segundo.

    El artículo al que das tanta importancia no lo veo demasiado aplicable. Al fin y al cabo, lo que viene a decir es que los políticos más formados y hábiles tienden a colocarse en los puestos mejor pagados (¡quién lo diría!). Pero eso no implica que, si hubiera una subida general de sueldo, la calidad general de los políticos también subiría. ¿Hay algún estudio que compare la calidad de los políticos antes y después de una subida (o bajada) de sueldos?

    • Pablo Simón dice:

      Gracias por el comentario. Comparto en parte lo que dices sobre los procesos de selección. Sin duda el efecto mediador de los partidos es importante en este punto (mañana saldrá una entrada incidiendo en ello). Como señalas bien, una subida de salarios en si misma no mejoraría nada. Eso sí, incidir sobre la estructura de patronazgo de los partidos (especialmente el elemento de libre designación) sí que altera el reclutamiento de manera importante, al menos las canteras. Mi idea es que se pueden presionar ambas palancas a la vez.

      Sobre el estudio, la gracia del asunto es que como el salario viene fijado de antemano, controlando por otros componentes, simplemente una variación de 2 personas en el municipio (que hace saltar de un tramo de remuneración del alcalde a otro) genera estos efectos positivos. Creo que el punto no es tan evidente. Respecto a lo último, lo único que he encontrado (bueno, me lo han pasado) es en el caso de los MP de la UE, y no tiene impacto. Ahora bien, no me parece muy extrapolable el caso… Te adjunto el link http://www.nber.org/papers/w17726

  13. alex dice:

    ¿Lo que no entiendo es, como es que aquí no vemos muchimillonarios metiéndose en política? O más que ser algo raro en este país, ¿es algo extraordinario y propio de EEUU?

    • Alatriste dice:

      A mí por lo menos no se me ocurre ningún otro ejemplo, pero yo diría que mas bien lo que ocurre es lo contrario, que en Estados Unidos es casi imposible financiar los inicios de una carrera política nacional sin poseer una fortuna. No es que haga falta ser Rockefeller, Morgan o Vanderbilt, pero sí que hace falta ser rico. Incluso Obama, que es lo mas parecido a un homo novus, se licenció en Harvard, y eso no es de pobres…

      Me gustaría contar con la opinión de genre que sepa mas que yo, pero tengo la impresión de que este fenómeno está muy relacionado con la debilidad de los aparatos partidistas en Estados Unidos, o con su fortaleza en Europa, tanto da.

      • claudio dice:

        ¿Sarah Palin?

        • Alatriste dice:

          Quizá, pero Palin solo fue gobernadora de un estado con 700.000 habitantes. Como Estados Unidos tiene 310 millones de habitantes – y aunque sé que los paralelos son muy peligrosos – eso en España la pondría al nivel de ser alcaldesa de Torrevieja, o presidenta de Melilla.

          Probablemente las excepciones han venido del ejército. Es practicamente seguro que si no hubiera entrado en el ejército, y tenido una brillantísima carrera, claro, Eisenhower jamás hubiera tenido la menor oportunidad de ser presidente. Ni Colin Powell de ser secretario de estado.

  14. claudio dice:

    Por si no lo conoce (aunque supongo que sí).

    http://mitpress.mit.edu/catalog/item/default.asp?ttype=2&tid=9962

  15. Victor dice:

    Yo no estoy del todo de acuerdo. Cuantos profesionales hay que se dedicarían a ser ministros por un sueldo aproximado de 80.000 euros, pues yo creo que muchos, el gran problema es la dificultad para acceder a esos puestos. Estamos en un país con dos grandes partidos políticos que se comen casi todo el pastel, y si quieres llegar a esos puestos, salvo excepciones, has de pasar por el aro.

    A parte del dinero, hay el prestigio y la oportunidad profesional de estar en un alto cargo del Gobierno. Yo como economista, dejaría de cobrar X por estar en uno de esos cargos, porqué la experiencia ha de ser casi única.

    En el Reino Unido, que están mucho más avanzados en management público, tienen unos gestores públicos funcionarios de muy alto nivel con elevadas competencias en la toma de decisiones sin la intromisión política, no debería ir la gestión pública española hacia esa dirección?

  16. […] han estado o están gobernando ahora a cualquier nivel administrativo. Hoy, Pablo Simón ha sacado un valiente e informado artículo en contra de quienes piden que los salarios de los políticos en E…. Me gustaría tomarlo como punto de partida, sumado a una breve discusión que hemos tenido por […]

  17. Y lo que gana que es intangible, como contactos y luego conferencias charlas, asesorías ¿eso no cuenta?

  18. Ignacio dice:

    Según mi experiencia, donde se mueve más dinero, hay más ladrones y se roba más.

    Decir que nadie del mundo laboral pasaría a la vida política porque se cobra poco es tan subjetivo como afirmar lo contrario.

    Yo siempre me seguiré sorprendiendo al ver lo increíblemente variado que puede ser la gente entre sí, y es que somos tanta gente en el mundo que seguro que más de uno trabajaría gratis en un cargo político.

  19. Muy bueno el articulo si señor, completamente de acuerdo.

  20. josep maria - girona dice:

    Me parecería correcto el comentario y las ideas sobre mejorar el sueldo de los políticos siempre que llevase consigo anular todos o casi todos los cargos de confianza y la posibilidad de que no pudiesen ejercer cargos en empresas, como directores, asesores, presidentes etc. De esta manera votaría a favor de que los políticos tuviesen un sueldo digno, aunque creo que actualmente ya lo tienen.

  21. Rubo Sebahtian dice:

    Estoy de acuerdo en general con todo lo que comentas. Sin embargo hay un tema que no has tratado y del que me gustaría conocer tu opinión: las pensiones. Sobre todo casos especiales como el de los diputados.

    Cual es su efecto según esta línea argumental?
    Entiendo que por una parte favorece a gente con profesiones que no son fáciles de dejar y retomar (para hacer una incursión política). En cambio no tengo muy claro que efecto puede tener sobre la selección de élites….
    Saludos!

    • Pablo Simón dice:

      La pensión tiene que a) cubrir el coste de oportunidad de participar en el política y b) compensar las posibles incompatibilidades privado-público posteriores. Sobre el a), si existe un salario alto, la pensión es innecesaria. Sobre el punto b), si no existe un régimen de incompatibilidades ex post muy fuerte, tampoco sé cual es el sentido. Es decir, que si los hacemos trabajar de conferenciantes o asesores del sectro público vale, si no… No lo veo claro.

  22. Gaizka dice:

    Me quedo asombrao !!
    La primera vez que entro en este sitio y estoy flipando !
    Pero quien lleva esta web ! A quien sirve ?
    Si lo único que se intenta es perpetuar un sistema que se sabe obsoleto y que por suerte se muere en lenta agonía !

    Pero que es eso de magnificar a las personas por el hecho de “trabajar” en política?
    No es más meritorio un médico que salva vidas ?
    O cualquiera que da su vida en infinidad de proyectos por llevar agua, alimentos o posibilidades de “desarrollo” en cualquier rincon del mundo sin preocuparse a veces de un@ mism@ ?

    tengo que llevar la contraria (por principios)al articulo y a la gran mayoría de los comentarios!
    Para nada creo que haya que pagar SUELDAZOS a la clase política que (dicho sea de paso) son en su mayoría incompetentes y estómagos agradecidos que sirven a los grandes mercados!

    Vivimos una verdadera farsa! la política no es lo que nos quieren vender, y se puede llevar de otra manera.

    Que no os engañen ! [email protected] presidentes de gobierno no son más que marionetas!
    Todo esto es un montage y hay muchísima gente viviendo del cuento.
    Nos roban en la cara y a cambio nos dan circo para distraernos! (digase, futbol, carreras, etc… )

    Yo me pregunto : quien esta detras de “POLITICON.ES ??

    Me suena muy rancio lo que he podido leer por aquí y claramente creo que hay gato encerrado (por si alguien no se ha parado a pensarlo!).

    Un saludo.

    ” Que no nos representan” !!!

    • Hantepierna dice:

      HOYGAN RESIEN BISITÉ ESTA PAJINA I A MI TANVIEN ME PARESE QE ESTO ES UN MONTAGE I AHI GATO ENSERRADO PUES SI NO HESTUBIERA ENSERRADO SE OHIRIAN SUS MAHUYIDOS!!!11!!!UNO!1!UNO!

    • Temistocles dice:

      Gaizka, solamente me gustaría felicitarle por su retórica, su impecable ortografía y su capacidad de análisis. Un saludo.

    • Rosae dice:

      Totalmente de acuerdo contigo, yo tampoco estoy de acuerdo con este post ni con los comentarios

    • Yo dice:

      tu lo has dicho shurmano y shupremoh

  23. Rosae dice:

    Pues yo no estoy de acuerdo en todo lo que se dice… es decir, vamos a ser realistas para cambiar la política de un país se requiere más que unos buenos sueldos o unos “supuestos” buenos gobernantes. Está aquí el problema de la cuestión, ¿qué es un político competente? digo esto porque desde que la democracía se instaló en España dudo que haya habido de eso… y dado que aquí no dimite “ni rita” cuando ocurre algún desastre público. Me temo que aquí, en este post se habla de un país “modélico”, pero estamos en España y visto lo visto, si los Fabra llevan 130 años en Castellón, ¿cómo vamos a conseguir tener políticos de primera línea? se quedarán con el dinero y punto. Según mi opinión hay que establecer un nuevo sistema en el que los salarios mínimos aumenten y las profesiones estén más reguladas porque yo como periodista me molesta que el intrusismo sea la norma por la que se mantiene esta profesión. Si alguien quiere ser político, si que esté bien pagado, pero también bien educado. Si se nos olvida esta parte, se volverá a errar.

  24. Entropia dice:

    Ja! El problema de aumentar el dinero a la gente es que suele atraer a gente que piensa más en su propio interes como todos los personajes de la trama Gurtel y demás chusma por el estilo.
    Lo que de verdad hay que hacer es mejorar los mecanismos de control del sistema financiero y político

Comments are closed.