Partidos políticos

Esgrima y mociones de censura

24 May, 2018 - - @kanciller

Nueva tormenta política a cuenta de la sentencia de la Gürtel. No por inesperada, ni mucho menos, sino porque ha supuesto la condena del partido en el gobierno (beneficiario a título lucrativo) 24 horas después de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que le permiten a Mariano Rajoy alargar la legislatura hasta 2020. Ya no es hablar de un candidato imputado sino de toda una organización.

Ahora se abren las opciones para saber si habrá intentos por parte de los partidos de la oposición para desalojar del gobierno al PP – no olvidemos, el de menor base parlamentaria de toda la legislatura, apenas con 137 diputados. A mi juicio se abren tres escenarios posibles a corto plazo que ordeno mentalmente aquí sólo para especular:

1. Puede ser que no ocurra “nada” tras la sentencia. El PSOE no da el paso de presentar una moción de censura porque considera que no tiene el apoyo parlamentario suficiente (o se asusta viendo quien le apoyaría). Quizá para justificarse saldría con alguna fórmula extraña – tipo pidiendo a Rajoy que convoque una cuestión de confianza, cosa que no hará. De ser así, esto haría probable que sea Podemos el que presente la moción de nuevo con Iglesias como candidato aprovechando para afear la cobardía al PSOE. Ciudadanos marcaría distancias con el Partido Popular, pero al tiempo afearía la alternativa como ya pasó en la pasada moción de censura y, por más que hubiera críticas cruzadas, el curso político se encararía ya para el año 2019. En mi opinión, sería extraño que el PSOE se inhibiera de dar el paso, no sólo por el precedente cercano de Madrid sino porque una moción es una plataforma perfecta para un Pedro Sánchez ausente del Congreso.

2. Quizá nos abocamos a unas elecciones generales anticipadas. Mariano Rajoy es el único que puede convocarlas, es cierto, y ahora mismo no tiene ningún incentivo para hacerlo – va mal en las encuestas y acaba de aprobar presupuestos. Sin embargo, su socio/ rival Ciudadanos puede forzarle a ello si lo quiere. Esto podría hacerlo colocando a Rajoy ante la disyuntiva de que si no adelanta ellos investirían un candidato independiente con la única misión de convocar – con el apoyo del PSOE y Podemos, que no podría negarse. Esto privaría a Ciudadanos del cáliz de mantener un gobierno con los de Pablo Iglesias, además de llevarlos a las urnas en un momento en el que encuestas les sonríen.

Sin embargo La Moncloa es el premio gordo, de manera que este farol iba a suponer que Ciudadanos tendría que echar a Mariano Rajoy antes de convocar elecciones (colocando al independiente), lo que sería empleado por el Partido Popular para criticarlos por oportunistas y traer inestabilidad. Además, los adelantos electorales los carga el diablo así que hay que mirar los sondeos con cautela. Por eso probablemente Ciudadanos tiene más incentivos para dejar que el PP se cueza a fuego lento marcando distancias en el Congreso y abocándolo a continuas derrotas parlamentarias. En todo caso, enfilaríamos 2019.

3. Una moción de censura como escenario central la cual, recordemos, requiere de una mayoría absoluta en torno a un candidato alternativo. A mi juicio, para que esta moción prosperase sólo sería posible con un gobierno orientado a elecciones (impulsado por Ciudadanos) o sobre la base de dos vías alternativas.

Una primera vía es que el PSOE presentara una moción de censura con Pedro Sánchez de candidato, con el compromiso de un gobierno en minoría con independientes y que tuviera el apoyo de Podemos y Ciudadanos (188 diputados). El candidato socialista podría tener el apoyo de los 71 diputados de Unidos Podemos casi gratis, sobre líneas muy generales y sin formar coalición – estoy extrapolando de la moción de la Asamblea de Madrid y porque así pueden poner más presión en el otro actor necesario. Sin embargo, Ciudadanos es poco probable que quiera votar un gobierno que tenga el apoyo parlamentario de Podemos – insisto, si no es para ir a elecciones.

Una segunda vía es que el PSOE presente la moción de censura, pero con el apoyo de Podemos y de los partidos nacionalistas. Para que sumen haría falta los 17 escaños de PDCat y ERC (173 diputados), y desde aquí tal vez los 5 del PNV o los 2 de Bildu y la diputada de Coalición Canaria. De momento, PDCat ya ha dicho que da “gratis” el apoyo a una moción de censura mientras que el resto de los partidos esperan acontecimientos. Probablemente los nacionalistas, pese a ser “el PSOE del 155”, podrían preferir un gobierno débil en Madrid con complejas alianzas. Nacería el famoso gobierno Frankenstein y los socialistas echarían al PP de La Moncloa con una base parlamentaria inestable.

¿Qué creo que podría pasar? Yo creo que es probable que el PSOE termine presentando una moción de censura y comience el juego de presiones. Tanto los socialistas como Podemos tienen interés en afear a Ciudadanos su apoyo al PP con el sólo objeto de desgastarlo. En todo caso, también creo que Ciudadanos se escudará en los socios de Pedro Sánchez para no apoyar un gobierno de este tipo, aunque quizá rompiendo con el Partido Popular a la vez para pasar a la guerra total. La esgrima va orientada a pavimentar el camino a las elecciones de 2019.

Además, creo que incluso si los independentistas apoyan a los socialistas “gratis”, estos últimos no quieren que termine prosperando la iniciativa (un gobierno de dos años tan inestable es bastante arriesgado) así que se abstendrán de hacer negociaciones reales orientadas a atar los números para un gobierno (con PNV o Coalición Canaria). Por tanto, veo poco probable que haya una moción de censura exitosa, aunque con tensión hasta el último minuto si de repente algún partido gira su posición – y sale de carambola. Mucho voltaje se nos viene.