Europa

Lo que el FEDER hace por nosotros

23 Oct, 2017 - - @davidazcarate

El lema de la política estructural de la UE a lo largo de los últimos años es “Una manera de hacer Europa” y a este objetivo se destinan gran parte de los recursos del presupuesto comunitario. En el marco presupuestario 2007 – 2013, cuya ejecución financiera se ha extendido hasta el final del año 2015, en España se han desarrollado numerosas e importantes inversiones a través de los tres fondos en los que se organiza la política estructural: FEDER, Fondos de Cohesión y FSE[1]. El FSE se especializa, sobre todo, en la formación y mejora del capital humano, la lucha contra el desempleo y en potenciar la inclusión social de las personas desfavorecidas, y el Fondo de Cohesión se centra exclusivamente en proyectos de redes de transportes y saneamiento y depuración de aguas. Este post se centra en el fondo FEDER, que actúa principalmente en la inversión en capital físico, tecnológico y productivo.

Tras el acuerdo de la negociación del marco presupuestario, alcanzado en la cumbre de jefes de estado y de gobierno de Londres de finales de 2005, se aprobó el Marco Estratégico Nacional de Referencia, MENR, que establece las cuantías de la ayuda comunitaria que se pretendía emplear a lo largo de los años 2007 – 2013, el destino de la misma y las regiones beneficiarias. Estos importes se estructuran mediante los denominados Programas Operativos (PO), instrumento administrativo destinado a facilitar la gestión de las ayudas, en el que se recoge, entre otros muchos aspectos, la distribución de ayuda comunitaria y aportación nacional que los organismos implicados en una determinada CC.AA. española (o grupo de ellas) van a recibir. Según el ámbito geográfico, hay dos tipos de actuación prevista: de carácter regional o de carácter pluriregional.

Como es fácil imaginarse, los PO de carácter regional se desarrollan en una CC.AA. concreta, y en ellos participan órganos del gobierno regional y local de dicha Comunidad y de la Administración General del Estado. Desarrollan actuaciones en varias materias (I+D+i, internacionalización, infraestructuras de transporte, medio ambiente, cultura y educación, etc).

Los PO de carácter plurirregional, sin embargo, se desarrollan a lo largo de varias CC.AA, y participan en ellos organismos de la Administración General del Estado. Para el presente marco se aprobaron dos, centrados en la financiación de la Agenda Digital junto con la investigación básica (proyectos e infraestructuras) y el apoyo a la I+D+i empresarial, respectivamente.

El reglamento FEDER establece una división de las CCAA en dos objetivos en función de la renta de cada una de ellas respecto a la media de la UE[2], y esa división condiciona tanto las actuaciones que se pueden desarrollar en cada uno de los territorios como la tasa de cofinanciación, que es el porcentaje de la inversión realizada que retornará al estado miembro en forma de ayuda comunitaria. En el siguiente cuadro se muestran la definición de dichos objetivos y cómo se encuadran cada una de las regiones españolas en los mismos:

Los importes de ayuda que recoge el MENR para España a lo largo del periodo 2007 – 2013 vienen descritos en el cuadro adjunto. Las cifras representan millones de euros.

El objetivo de Cooperación Territorial Europea, dentro del FEDER, dota de ayuda a PO transfronterizos, desarrollados conjuntamente entre dos o más países de la UE y otras naciones colindantes. Es una de las principales muestras prácticas del espíritu integrador de la UE, pero dada su escasa dotación económica para el periodo de programación su impacto es escaso.

Centrándonos en las actuaciones desarrolladas por el FEDER en los objetivos regionales, el siguiente cuadro muestra la ayuda FEDER que supone el total de las inversiones llevadas a cabo, en millones de euros, tanto mediante PO regionales o plurirregionales, en las distintas CCAA españolas, a lo largo del periodo de gasto que va de 2007 hasta 2015.

Al ser una política estructural, las inversiones se centran en aquellas regiones que presentan mayores déficits de infraestructuras y menor renta per cápita[3]. Esto explica que en Andalucía se hayan llevado a cabo casi el 40% del total de las mismas, seguida de Galicia, Castilla La Mancha y Extremadura. Frente a ellas, regiones con renta alta como Madrid, Cataluña o País Vasco presentan niveles de inversión muy inferiores. Dentro de las regiones de renta alta, es Cataluña, seguida de Madrid, donde más inversión se ha destinado.

 

Este volumen de ayuda FEDER absorbida se ha dado gracias a una inversión pública de 34.000 millones de euros a lo largo de esos años, lo que da una idea del volumen de recursos movilizados y proyectos llevados a cabo en ese tiempo. En el objetivo Convergencia, son más de 175.000 los proyectos cofinanciados y en Competitividad superan los 70.000. Proyectos muy heterogéneos, que van desde una ayuda de pocos miles de euros a un emprendedor otorgada por un organismo público gestor de la innovación hasta grandes proyectos de cientos de millones de euros como las líneas de AVE que dan acceso a Galicia y Extremadura o ampliaciones de puertos como la nueva terminal de contenedores de Cádiz.

En los siguientes gráficos se muestran, para cada uno de los objetivos, los ejes sobre los que se ha actuado a lo largo del periodo y la intensidad de ayuda FEDER que ha sido absorbida por cada uno de ellos. El “menú” de actuaciones disponibles es algo menor en las regiones de competitividad porque así lo determinan los reglamentos. Los datos están expresados en millones de euros.

 En el objetivo Convergencia son la inversión en infraestructuras y medioambiente las que acaparan la mayor parte del gasto, con un total agregado del 49,1%, pero las actuaciones en los Ejes 1 y 2, centradas en la I+D+i empresarial, la financiación de la investigación básica, el emprendimiento empresarial y apoyo a PYMEs en múltiples facetas representan el 36% del total invertido, lo que da una idea de la importancia que se otorga a estas áreas, determinantes para lograr un crecimiento económico sostenible y competitivo. En las regiones de Competitividad son esas inversiones en innovación y emprendimiento, agrupadas todas ellas en un único eje, las que representan la inmensa mayoría de los proyectos desarrollados, en torno a un 75% del total de ayuda absorbida. Todos los PO tienen un eje adicional dedicado a la Asistencia Técnica y gestión de los mismos, que ha absorbido entorno al 0,5% de la inversión total.

 

Finalmente, para comprender el impacto de los fondos estructurales vale la pena presentar también otros datos para ver hasta qué punto la inversión del FEDER es representativa sobre el total de la economía española. En la siguiente tabla se muestran los datos del PIB de España a precios corrientes[4], el importe de ayuda FEDER que ha sido certificada en cada año, y cuánto supone ese importe sobre el total. Los datos están expresados en millones de euros.

El bajo dato de 2007 y 2008, apenas 0,001% y 0,033% respecto al PIB, corresponde tanto al suave arranque de las inversiones que se suele dar al inicio de los periodos de programación como a la conclusión de los Programas Operativos del pasado periodo 2000 – 2006. Pero una vez que las actuaciones previstas se desarrollan con normalidad, la ayuda FEDER recibida por España en cada año supone una media del 0,3% del PIB, que se convierte en con facilidad en un 0,4% si tenemos en cuenta la inversión total asociada. Teniendo en cuenta el efecto de arrastre que tiene esas inversiones, y el carácter estratégico con el que están diseñadas para lograr un crecimiento económico lo más intenso y eficiente posible, es fácil darse cuenta de hasta qué punto el FEDER ha sido una herramienta muy importante para, en los años más duros de la crisis, sostener el esfuerzo inversor de las administraciones públicas y del conjunto de la economía española, y apoyar su crecimiento.

 

 

****

La fuente de los datos de ejecución financiera del FEDER es el sistema informático FONDOS 2007 de la Dirección General de Fondos Europeos.

 

[1]  Los principales reglamentos que rigen la política estructura para este periodo son el (CE) 1083/2006 de 11 de Julio, reglamento general, el (CE) 1080/2006, de 5 de julio, reglamento de FEDER, el (CE) 1084/2006, de 11 de julio, reglamento del Fondo de Cohesión y el (CE) 1081/2006, de 5 de julio, reglamento del FSE

[2] Artículos 5 y 6 del reglamento (CE) 1083/2006 de 11 de Julio, reglamento general.

[3] El MENR cataloga a las regiones de Convergencia en tres grupos, estableciendo las cuantías máximas de ayuda disponibles para cada uno, pero permitiendo el desarrollo de idénticas actividades en todas ellas. Los grupos son: Convergencia Pura (AN, CM, EX, GA), regiones Phasing Out (AS, MU, CE y ME) y regiones Phasing In (CL, CV e IC)

[4] Fuente INE. Contabilidad anual de España. Base 2010. PIB a precios de mercado. http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=%2Ft35%2Fp008&file=inebase&L=0