Internacional

Tomándose el populismo en serio

18 Oct, 2016 - - @egocrata

Es difícil hablar sobre la campaña de Donald Trump. Esto no es porque sea un candidato anárquico, caótico y maleducado, o porque es bastante posible que sea, en sí mismo, una mala persona. Tampoco es cosa de su agenda política o falta de ideas, o de su falta de aprecio por la verdad, o de su total desconocimiento de cosas básicas sobre el funcionamiento del mundo.

No, es un poco más complicado que eso.

El problema al hablar de Trump es que hay mucha gente que quiere votarle,  y los sondeos parecen indicar, una y otra vez, que las motivaciones de quienes les apoyan no tienen nada de falsa consciencia de clase y saben perfectamente a quién están votando. Dylan Matthews hablaba sobre ello hace uno días, y creo que es importante recalcar lo que dice. Primero, los votantes de Trump no son “los perdedores de la globalización”. De hecho, la probabilidad de que estén sin trabajo es menor que la media, su tasa de participación laboral es más alta, su nivel de ingresos está por encima de la media, viven en regiones menos industrializadas y menos expuestas a la competencia internacional. En gran medida, son bastante parecidos al votante republicano tradicional medio en estas y otras elecciones, ya que la identificación partidista, tanto en Estados Unidos como en otros países, sigue siendo el mejor predictor de voto.

Dentro de los votantes de Trump, sin embargo, hay un detalle que debemos tener en cuenta: las bases de su partido y  cómo ganó las primarias. En la carrera por la nominación, el mejor predictor de voto por Trump era el resentimiento racial. Cuanto más anti-musulmán, anti-inmigrante y contrario a la diversidad étnica era el votante, más proclive era de apoyar al actual candidato del GOP.

Dicho en otras palabras: cuando uno mira qué quieren las bases del partido republicano y escucha lo que dicen los votantes de Trump, la realidad es que son un partido que se opone al multiculturalismo y la diversidad, y lo de la economía les importa un pimiento. Sí, de vez en cuando racionalizarán su oposición a los refugiados diciendo que los inmigrantes compiten con los nativos y deprimen los salarios (no es cierto), pero en realidad su oposición es cultural. Viven en zonas segregadas racialmente porque quieren que el país no cambie, y votan a Trump porque promete exactamente eso y nada más. En el GOP obviamente queda un número considerable de gente que están en el partido porque quieren menos impuestos, etcétera, pero el núcleo duro del trumpismo es anti-cosmopolita y punto.

Supongo que a estas alturas es obvio que estoy evitando utilizar la palabra “racismo” porque la verdad no estoy seguro que sea realmente útil o defina bien el problema. Connecticut es un estado muy liberal (progresista, en jerga política americana) donde Trump perderá por goleada, pero aún así conozco y he tenido conversaciones con multitud de votantes de Trump, y a muchos les conozco desde hace tiempo. No son “racistas” en el sentido de ir por el mundo mirando mal a negros e inmigrantes y creyendo en la superioridad del hombre blanco. No están en contra de la inmigración, y a menudo se apresuran a decirte que su padre era ruso, italiano, búlgaro o polaco. Lo que les molesta, indigna y solivianta es que estos inmigrantes de ahora lleguen a Estados Unidos y rechacen asimilarse, insistan en conservar su cultura y se ofendan cuando les digan que no pueden llevar velo, jugar a fútbol o ver telenovelas en español. Quieren un América (porque esto es América, centro del universo) ordenada, pulcra y de clase media, basada en los valores tradicionales de familia, trabajo, casas unifamiliares, misa cada domingo y tarta de manzana. Un comentario que he escuchado más de una vez hablando de política, cuando señalo el hecho que soy inmigrante y me considero hispano, es que yo no soy uno de “esos”, ya que tengo un trabajo, familia, casita con garaje y me he adaptado como es debido. Si los inmigrantes y minorías se asimilan, perfecto. Si no, pueden irse.

No sé si esta clase de actitudes son racistas o no, aunque probablemente las podemos definir así. Lo que sí que sé es que es incómodo aceptar que un segmento de la población está votando a un candidato simplemente porque están en contra de la diversidad y el cosmopolitismo. Es incómodo porque yo, siendo como soy un inmigrante, considero esta oposición como algo bastante personal, al negar mi vocación de apátrida hombre de mundo. Es también incómodo socialmente, ya que implica aceptar que los Estados Unidos que admiro y adoro, este país abierto, excepcionalmente diverso y maravillosamente rico culturalmente es visto con recelo por muchos. Y por supuesto, es incómodo políticamente, ya que exige pensar y reflexionar sobre el papel y la centralidad del multiculturalismo dentro de los valores liberales, y hasta que punto un sistema político abierto es compatible con la voluntad democrática de una parte de la población de limitar su diversidad para proteger su propia identidad cultural.

Por supuesto, estas preguntas no se limitan en absoluto a Estados Unidos. Este debate sobre las preferencias políticas del populismo es algo que vemos en Francia con el Frente Nacional, en Reino Unido con el UKIP o en Alemania con el AfD. Es algo incluso que deberíamos plantearnos, salvando las distancias, con los nacionalismos en España, tanto los periféricos como el españolismo clásico y su voluntad bien poco liberal de homogeneizar culturas.

Para otro día queda también hablar del papel de las élites haciendo que estos debates emerjan o permanezcan en segundo plano, o sobre por qué hemos no hemos visto esta clase de populismo en España hasta ahora (intuyo que el eje centro-periferia ocupa su lugar). Lo que está claro es que de Trump y los populismos conservadores seguiremos hablando durante mucho tiempo, para bien o para mal.


55 comentarios

  1. heathcliff dice:

    Mi punto de vista es que no se genberan los mismos problemas en una sociedad multirracial que en una sociedad multicultural.

    O dicho a los bestia: Ni el más mínimo problema en que mi hija se case con un negro. Todos los problemas en que se case con un musulmán.

    ¿Miedo?

    ¿Precaución estadística?

    Pues a los mejor…

    • Miguel dice:

      Creo que todo viene de una confusión: la gente parece creer que liberalismo=multiculturalismo, y yo creo que no. El liberal debería ver al hombre bajo el disfraz que su cultura le ha impuesto.
      El multiculturalista ama precisamente ese disfraz: no al hombre, sino al musulmán, al indio, a lo que sea. Yo puedo ver a la mujer bajo el hiyab. Pero si se lo quita, la veo mucho mejor.

      • Miguel dice:

        Aplicado a la vida práctica: hay ciertas normas básicas de convivencia cuyo cumplimiento no sólo no atenta contra el liberalismo sino que son indispensables para su cumplimiento: sujección a unas leyes comunes, aprendizaje del idioma común, y subordinación de los mitos religiosos propios al mito común de los derechos del hombre y el ciudadano. El que cumpla estas tres cosas, por mí puede comer hormigas fritas, adorar a Cuthlu o lo que de le gana. Al que no, puerta.

    • Jetkom dice:

      Si fuese por estadística debería darte miedo que se casase con un hombre, visto el número de maltratadores sueltos. Hay mucho miedo ahí. Pero entiendo lo que quieres decir. En mi seguramente me alarmaria muy ligeramente hasta que conociese al susodicho que seguramente fuese un tipo decente (confío en educar a una hipotética hija de forma que se convierta en una mujer inteligente, digna e independiente). Conozco dos matrimonios occidenrales-musulmanes y uno de ellos ed mi favorito de calle (valkiria alemana con tunecino pequeñito, son francamente tiernos).

  2. Antonio Luis dice:

    O que vemos desde hace muchos años (yo esas conversaciones las he tenido hace 20, por lo menos) en España, en contra de sudacas, moros y negros (y chinos, aunque en menor medida, porque como estos se quedan en sus tiendas y no salen a la calle a “molestar”): que ensucian las calles y hacinan los pisos, arman jaleo con sus fiestas y música, los atienden antes y sin pagar impuestos en la sanidad y los servicios sociales, y se quedan con los puestosde trabajo en la hostelería y el campo .
    Mauricio Colmenero sería votante de Trump. Aquí vota a Albiol.

  3. victor dice:

    “Si los inmigrantes y minorías se asimilan, perfecto. Si no, pueden irse.”

    Exacto. La cultura y las formas son lo que hacen un país. Y he de decir que has descrito muy bien la forma en que se oponen (yo lo apoyo) a la inmigración, aunque quizá pretendías que fuera una critica.

    Cuando se integra en la sociedad de acogida, tomando sus usos y costumbres en la vida publica, la inmigración solo aporta cosas buenas. Cuando es masiva y crea guettos (si es masiva, o muy numerosa, es mas difícil integrarse, es una tendencia humana congregarse con los iguales), sin control o sin planes de integración, es cuando surgen los problemas, tanto de convivencia, como económicos. No se que es tan difícil de entender. Tu eres inmigrante. Yo también. Pero tu, tal y como te han dicho, te has integrado en la sociedad estadounidense, aunque mantengas tu cultura y raíces (o no, eso ya cada uno). Lo mismo he hecho yo. Y esa inmigración no molesta, no cabrea ni preocupa. Siempre habra alguno que se moleste, pero esa gente es minoría.

    Los guettos, las imposiciones de morales diferentes o de creencias que chocan con el core de la cultura de acogida, son el problema. Pero porque es un problema de manera objetiva, no por una cuestión racista. Y los demócratas se han empeñado tanto en negar esa conversación, tachando cualquier insinuación del estilo como racista y retrograda, que han creado a Trump y han creado el caldo de cultivo para su aparición.

    • Miguel dice:

      Y no sólo los demócratas. Pasa también en Europa, y es mucho más grave. Ellos han creado a Trump, nosotros a Le Pen y al Brexit.

    • Argos dice:

      El problema ya no es solo eso. Es que según el porcentaje de inmigrantes crece, su voto influye más y más en la política nacional.

      Llegan inmigrantes, llegan con su forma de hacer las cosas, y si llegan en número suficiente, terminan cambiando como funciona la sociedad que los recibe.

      Senserrich es un ejemplo de ello, sin ir más lejos: tiene una mentalidad española de centro-izquierda típica. Y los españoles nos solemos adaptar muy bien, pero en cuanto nos juntamos en cierto número, hacemos las cosas a nuestra manera.

      Solo hay que ver la frase “Quieren un América ordenada, pulcra y de clase media, basada en los valores tradicionales de familia, trabajo, casas unifamiliares, misa cada domingo y tarta de manzana.”. Pero es que precisamente esa América levantó el país donde él fue a buscarse la vida. Mira a América con ojos de español, no con ojos de yanqui.

      Y cuando el número de gente que llega con su propia forma de ver las cosas es tan grande que te cambian la forma de hacer las cosas, y encima resulta que el país (sea por esa razón o por otra, pero da la casualidad de que coincide) entra en declive… pues la gente se cabrea.

      • Mr. X dice:

        Por curiosidad,
        -¿en qué país piensa cuando habla de “declive”? Supongo que no en Estados Unidos.
        -¿en que país de occidente los emigrantes votan en número tal que condicionan las elecciones? Porque, en general, los emigrantes votan en muchísimo menos porcentaje que los nativos.

        • Argos dice:

          – USA está en declive, sí.
          – En las últimas elecciones USA, si descuentas el resultado de los inmigrantes (y descendientes) nacionalizados en el último medio siglo, el resultado hubiera sido el opuesto.

          • Sgt. Kabukiman dice:

            Si, yo creo que para el derecho al voto hay que exigir los ocho apellidos indudablemente yanquis. La pureza de sangre (y de espíritu) por encima de todo.

            • Sgt. Kabukiman dice:

              Y va a resultar que el votante de trump no lo es porque los chinos le han quitado el trabajo, los panchitos han violado a su madre o los moros terroristas le han matado a los colegas de bolos. Es mas simple: no son como nosotros.

              Ya nos lo decían en la tele.
              https://www.youtube.com/watch?v=EUp8lmpEe20

            • victor dice:

              Eso va a ser un problema, porque los yankis solo se quedan con un apellido.

              Pero vamos, viendo la diferencia entre lo que ha escrito Argos a la tontería que has escrito, da cuenta del interés que tienes por escuchar cualquier cosa diferente a lo que piensas.

              • Sgt. Kabukiman dice:

                Conocer los apellidos de tus antepasados sera un problema para ti, que te ahogas en un chupito de cocacola. Aunque la admiración que demuestres por las paridas, estooooo valiosas contribuciones del tal argos, me da una idea de tus habilidades.

                En fin, mas abajo el tal argos extiende lo adelantado mas arriba horrorizándose porque las minorías raciales, cada vez menos minoritarias, no votan lo que él, y en consecuencia los países, sus políticas, cambian. Para mal, claro. El día que descubra que las mujeres, los maricones, o los demócratas votan, y no votan lo mismo que votaría él, le dará un yuyu y será una pena, porque nos perderemos sus chorradas.

                Y leer chorradas es un desengrasante después del estrés diario. Cuida no te pase lo mismo, lumbrera.

                Un saludo

                • victor dice:

                  De nuevo, mezclando ideas para mantener tu incomprensión sobre lo que ha dicho Argos, con lo que uno puede o no estar de acuerdo. Pero de ahí a salirse por las ramas como has hecho…

                  “Llegan inmigrantes, llegan con su forma de hacer las cosas, y si llegan en número suficiente, terminan cambiando como funciona la sociedad que los recibe.”

                  Para mi esto es claro, y no es equivalente al hecho de que un demócrata u otro sector de la sociedad vote distinto. No se trata de que política económica se aplica para el paro; el conflicto surge con cosas mas fundamentales, como la percepción de los roles de cada sexo, lo aceptable en publico y lo que no, lo que constituye un problema o solo algo normal. En Suecia están “disfrutando” mucho descubrir estas diferencias esenciales, una vez el discursito de aldea global y todos hermanos se convierte en conflictos graves de convivencia.

                  Un saludo también para ti.

          • Manuel dice:

            Y si descontamos los inmigrantes y descendientes de inmigrantes germanos, noruegos e irlandeses recibidos en el medio singlo anterior, ¿qué resultados te salen? ¿O en este caso ya no te importa tanto?

            • victor dice:

              En ese caso ya están integrados. No es tan difícil.

              • Manuel dice:

                Pues debe serlo, porque no acabo de ver que los inmigrantes hispanos no estén en su inmensa mayoría integrados, ni qué convierte a los mexicanos en una amenaza por encima de la que anteriormente pudieron suponer otras legiones de emigrados que llegaron a América.

                • victor dice:

                  Quiza me equivoque, pero las circunstancias económicas no son las mismas (y eso afecta a lo que es un problema o no) y la forma de llegar. Creo que ese es uno de los factores clave ahora mismo. Si todo va peor, no se puede asumir grandes cantidades de personas sin que la calidad de vida general se degrade.

  4. Antonio dice:

    Roger, se nota que estás profundamente desconcertado con Trump, no dejas de intentar satanizarle artículo tras artículo. ¿Por qué no cambias el nombre de este blog de “Politikon” a “Trump es el demonio, y sus votantes unos sucios ignorantes”? Yo creo que encaja más con tu línea de pensamiento. ¿Para cuándo un artículo sobre las “edificantes” prácticas de Hillary y sus múltiples escándalos ocultados por la prensa amiga? No me digas más, hoy tampoco toca. Y algo me dice que mañana tampoco tocará.

    • Miguel dice:

      Será porque sus “múltiples” escándalos son de una nadería sonrojante.

      • victor dice:

        Lo de los emails borrados, los servers y los cables de Wikileaks son nadería sonrojante… Si eso no le sonroja a usted. Ah, perdón, que son los Rojos que quieren destruir el mundo de nuevo. Estos rusos…

    • jasev dice:

      Recuerdo cómo hace ocho años los partidarios de Hillary venían a decir cosas similares, muy cabreados porque Roger era pro-Obama.

    • Juan Escalona dice:

      Nada me hace más gracia que gente intentando comparar las prácticas de política sucia de Hillary Clinton con el sexismo y xenofobia de Donald Trump y su caótica campaña. Se puede tratar de comparar, por ejemplo, el hecho de que los republicanos tiendan a aprobar medidas que “casualmente” reducen el voto entre minorías con los “escándalos” de Clinton. Lo de Trump está en otro planeta por completo.

    • Uli dice:

      Antonio por qué no te vas a troleada otro blog por favor?

      • Antonio dice:

        ¿Desde cuándo dar una opinión es trolear? ¿Prefieres que todos pensemos como tú? No me digas más, tú eres otro de “esos” demócratas.

  5. Miguel Angel dice:

    Muy interesante este análisis. Lo que refleja, que efectivamente es una pugna entre progresar con soluciones de consenso. Algunos le llamaran “buenismo o corrección pólitica”. Y la parálisis, el inmovilismo.
    Cuando se evoluciona se puede cometer errores, claro. Los radicalismos y las actitudes étnicas contrarias a leyes y costumbres lo son y reflejan las actitudes en que se escudan los inmovilistas. Pero, que en general, rechazamos todos de “los otros” y de los propios (Que también hay)
    Pero pensar que no evolucionar es posible, es creer que podemos exigir a cada uno que llega nuevo, ser como yo. Si viene de fuera o si nace aquí, si es de otra étnia o si es de la mía.
    La integración no solo es permitir su llegada. Es también aceptar nuevas costumbres y dejar que el tiempo y nuevas generaciones permitan la convergencia en un nuevo modelo. Que no es ni el mío ni el suyo. Hasta las sociedades más controladas y aisladas son influidas por un medio global y abierto como la Televisión satelite. Y un poco menos por la cada vez más controlada Internet abierta.
    Y sí, yo también creo que la pugna de nacionalismos (regionales vs españolista) son la cola que evita la disgregación de ese grupo inmobilista en los grandes partidos tradicionales. Con ese asunto resuelto, quizá fuese el siguiente objetivo de batalla. Generalizando situaciones puntuales en pueblos y comarcas donde la intensidad de la mano de obra inmigrante si genera esas tensiones.
    Quizá el nexo entre ambas corrientes es que muchas veces los movimientos Nacionalistas-centralistas son justo eso, inmovilismo. Algunos nacionalismos-regionalistas suelen ser justo lo contrario, tensiones de cambio, por su origen anti-centralismo. Pero casi siempre con motivos y objetivos de inmovilismo a medio plazo. Ese es para mi el error de cualquier nacionalismo, que luego ya nada cambie. Ser “nosostros” y defender esa “nosocitruz” frente a todo… Si vienes a mi fiesta, tienes que ser y parecer uno más….no lleves velo o sari, aunque aportes pagando tú entrada.

  6. Miguel dice:

    “nosocitruz”
    Me ha encantado. Deberíamos recoger firmas para que lo admita la Academia.

  7. Manuel dice:

    Lo que estáis obviando todos, muy convenientemente, mientras os pertrecháis en perogrulladas sobre la naturaleza del estado liberal de derecho y los límites de la tolerancia, es que en USA no existe una minoría inmigrante que, por una combinación de tamaño y oposición cultural, suponga una amenaza para la american way of life. El único grupo migrante lo bastante voluminoso, el de origen mexicano, no presenta rasgos culturales irreconciliables, ni problemas insalvables en su adaptación, y es generalmente apreciado por su ética de trabajo. No hay absolutamente ningún aspecto en el que la cultura del inmigrante mexicano choque frontalmente con los preceptos del liberalismo, el imperio de la ley y el estado de derecho. Lo que reside en el fondo de todo este “despertar identitario” es un muy iliberal rechazo a la diferencia incluso cuando no resulta en violación alguna de tus derechos, que es lo que imagino trataba de explicitar Roger con el ejemplo de la tarta de manzana, y que ha encontrado réplica en otros posts:

    “Yo puedo ver a la mujer bajo el hiyab. Pero si se lo quita, la veo mucho mejor.”
    “La cultura y las formas son lo que hacen un país.”
    “El problema ya no es solo eso. Es que según el porcentaje de inmigrantes crece, su voto influye más y más en la política nacional.”
    “cuando el número de gente que llega con su propia forma de ver las cosas es tan grande que te cambian la forma de hacer las cosas, y encima resulta que el país (sea por esa razón o por otra, pero da la casualidad de que coincide) entra en declive… ”
    ” Si vienes a mi fiesta, tienes que ser y parecer uno más….no lleves velo o sari, aunque aportes pagando tú entrada.”

    En fin… cómo se os ve el plumero a algunos.

    • Argos dice:

      El voto de los hispanos es bastante diferente del de los yanquis, aproximadamente unos 24 puntos de diferencia.

      http://www.pewhispanic.org/2014/11/07/hispanic-voters-in-the-2014-election/

      • Manuel dice:

        Seré breve: ¿y qué?

        • Argos dice:

          Que cuando hablas de adaptación y de “no presenta rasgos culturales irreconciliables, ni problemas insalvables en su adaptación” hablas de adaptación a nivel muy básico, tipo aprender el idioma.

          Pero no hay una adaptación a la forma de pensar del país. El que llega, o los descencientes, siguen manteniendo una visión y una forma de pensar diferente de la yanqui.

          • Manuel dice:

            A ver si lo he entendido, ¿no se han adaptado a la forma de pensar del país porque no votan al GOP?

            • Argos dice:

              No. No se han adaptado a la forma de pensar del país porque tienen un patrón de voto completamente diferente. Si el 100% votasen al GOP, la conclusión sería la misma.

              • Estilpon dice:

                A ver, a ver ¿cuál es ese patrón de voto que refleja que no se han adaptado a la forma de pensar del país?

                Otra forma de ver las cosas es que sí se integran porque se ven personas de origen latino que son cargos electos, funcionarios y otros puestos de trabajo gubernamentales, una pauta, por cierto, que ya cumplieron otros grupos de inmigrantes (1,2,3…irlandeses en Massachusetts, NH, Maine, Vermont…en general Nueva Inglaterra.).
                Y muchos pierden el idioma con el que llegaron.

                • Miguel dice:

                  Los latinos votan mayoritariamente demócrata porque el GOP está contra la reforma migratoria. Sin embargo, la mayoría son conservadores en lo social, suelen ser católicos o evangelistas fervientes, y cuando consigan lo que quieren, votarán al GOP en masa o pasarán a la abstención.

                  • Estilpon dice:

                    O sea que el GOP se abraza a un ideario (cerrar fronteras) que nunca ha tenido y son los latinos los que no siguen el patrón de voto…

                    Bush conseguía muy buenos resultados entre el electorado latino, y si la memoria no me falla, 2 de los principales rivales de Trump en las primarias republicanas eran latinos…

                    Quizás, solo quizás, es el GOP el que tiene un problema de selección.
                    O es un problema más profundo entre las “élites” y la gente -o los fanáticos-. Tea party y tal…
                    O un cambio en los clivajes a lo bestia.

                    El problema que tienen es que no se ven path para la victoria en ninguno de los 3 casos anteriores.
                    Tienen trabajo por delante. Muchos republicanos tienen presente lo ocurrido en California (creo que era en American Prospect donde había un muy buen artículo de cómo se organizó el GOP en Texas hasta ser omnipresente).

              • Manuel dice:

                Si está claro que votan diferente, pero no sé como estableces la causalidad preferencia política – falta de adaptación. Puestos a nombrar grupos de población que se desvían del votante “medio” americano (que no es más que un constructo aritmético), tienes el caso de estados homogéneamente blancos como Idaho o Wyoming donde el voto republicano-demócrata puede ser perfectamente 73-20. Lo mismo, en un sentido opuesto, en Nueva Inglaterra. ¿Son también un grupo de inadaptados, completamente ajenos a la Cultura Americana?

                Como ya han comentado, es mucho más sencillo: los ciudadanos de origen latino, que serán diferentes pero no idiotas, no votan a un partido contrario a sus intereses. Y estaremos de acuerdo en que el GOP a lo largo de varias décadas ha hecho todo lo que ha estado en su mano y más para ganarse la enemistad de según qué minorías. Esta misma campaña es un ejemplo estelar.

                • Argos dice:

                  No es equivalente. Si tienes una unión política entre diferentes territorios o estados, cada uno con su idiosincracia, aceptas las divergencias a la hora de unirte. Si Estados Unidos decidiera formar una unión política, un país conjunto, con México, no sería de rigor que le pidieran a los mexicanos que se comportaran como yanquis. Si no aceptas la forma de funcionar de México, no te unas con México. Así de simple.

                  Pero cuando alguien emigra a tu tierra con la intención de permanecer allí de forma definitiva, lo suyo es que se adapte a la forma de pensar de ese lugar.

                  Esto en la práctica solo ocurre cuando la inmigración es reducida, y los hijos del emigrante crecen completamente inmersos en la cultura de país receptor. Pero por ejemplo, en California los hispanos ya son el 40% de la población. Tienes barrios y ciudades 100% hispanos.

                  • Manuel dice:

                    Suena terrible esto que comentas. Imagino que semejante invasión de inadaptados habrá supuesto el desgarro del tejido socioeconómico de California. Nueva York aún está reponiéndose del desembarco de judíos, irlandeses e italianos.

                    “cuando alguien emigra a tu tierra con la intención de permanecer allí de forma definitiva, lo suyo es que se adapte a la forma de pensar de ese lugar.”

                    Nunca he terminado de entender esto, ni un comentario más arriba que criticaba que Roger “miraba América con ojos de español” o algo así. En primer lugar, dudo que nadie sea capaz de definir la forma de pensar americana. De entrada ya has admitido que distintos estados tienen fuertes divergencias en cuanto idiosincrasia, aún cuando su composición étnica es muy similar. Eventualmente, te verías obligado a reducir el americanismo a dos o tres conceptos básicos con los que virtualmente todo el mundo está de acuerdo: libertad individual, imperio de la ley, igualdad (no igualitarismo), por ejemplo. Ya he comentado antes que los inmigrantes hispanos no suponen una amenaza para ninguno de estos pilares.
                    En segundo lugar la “forma de pensar americana”, el americanismo o como lo quieras llamar no es una sustancia primordial inalterable vomitada por Washington al momento de firmar la Constitución. Es el resultado de una amalgama de costumbres, comportamientos y actitudes de multitud de individuos que, a lo largo de un par largo de siglos, nacieron en USA o llegaron a ella y se organizaron, trabajaron y vivieron como mejor les pareció. Al invocar este americanismo primigenio, sagrado e imaginado lo que se pretende realmente es impedir que el chicano (o incluso Roger, con su turbia mirada española) vivan la vida que quieren en el país en el que trabajan y pagan sus impuestos. O sea, lo que hicieron todos los demás americanos antes que ellos.

          • Manuel dice:

            Y, ya que estamos, ¿tus reservas sobre su capacidad de “adaptación” se puede hacer extensivo a otros grupos que votan mayoritariamente demócrata como judíos, negros o, qué narices, las mujeres?

          • navarta dice:

            Solo faltaba que debieran pensar como un granjero de Montana para ser considerados “verdaderos” americanos. Y porque nadie se hace esos planteamientos en relacion con la minoria judia ortodoxa q rechaza de plano su integracion en USA?

    • Miguel Angel dice:

      Mi comentario del velo y el shari…..fue irónico! No se nota?

  8. Epicureo dice:

    Si uno lee historia, el “crisol” estadounidense nunca fundió con tanta suavidad como dice el mito. Desde la emancipación de los esclavos y la inmigración masiva de mediados y finales del siglo XIX (en comparación, lo de ahora es poca cosa) hubo durante décadas barrios y guetos de alemanes, polacos, judíos, irlandeses, italianos y asiáticos, y por supuesto de afroamericanos e hispanos, cada uno con su lengua y sus costumbres durante generaciones, y todos temidos y despreciados por los “wasps” y por las otras etnias, hasta que se asimilaban, normalmente a la tercera generación (los hispanos a la cuarta, los negros ni se sabe). Véase Ethnic America, de Thomas Sowell.

    ¿Será diferente ahora? Si lo es, no será porque los inmigrantes sean peores, sino porque no tendrán las mismas oportunidades de alcanzar la casita con jardín. En este siglo probablemente no tengamos los superavances científicos ni la gran igualación que supusieron las guerras mundiales en el pasado (la singularidad es un mito de frikis, y si hay otra guerra mundial no quedará nada que igualar). Si en algún momento no se redistribuye a lo Robin Hood, quitándoselo a los ricos, se tenderá a una sociedad cada vez más desigual y segregada por clases y colores. Esto lo perciben los votantes, y cada uno elige su opción, cuando le dejan.

  9. Carlos_68 dice:

    No va a quedarse el señor Trump sin una ayudita por nuestra parte. Ya que en USA el lenguaje debe ser políticamente correcto en la elección de adjetivos o sustantivos, ahí va una serie de opciones para referirse a los hispanos sin parecer racista:
    -charnego
    -troglodita
    -andaluz / extremeño
    -maketo
    -los-de-fuera
    -seguro-que-algo-habrá-hecho
    -sólo-porque-sean-más-que-nosotros-no-van-a-gobernar

  10. Lester dice:

    Personalmente puedo defender la necesidad de la integración, y que la creación de guetos culturales, sean gitanos, rumanos, marroquís, (o hispanos y negros en EEUU) es mala. Pero eso es otra historia.

    Aún defendiendo hasta cierto punto esas tesis, que al parecer son uno de los ejes centrales de la ideología republicana, no por eso votaría a Trump.

    Por de acuerdo que estén con ciertas partes, no entiendo como personas sensatas pueden votar a Trump. Un individuo que se porta como un matón, que promete, si llega a presidente, meter en la cárcel a sus enemigos políticos. Un individuo que dice disparates económicos y de política internacional. Que parece que le es imposible hilvanar dos frases seguidas sobre cualquier tema salvo que sea insultar o atacar a alguien. Que opina que engañar es ser más listo que los demás.

    ¡Por Dios! ¿Te imaginas a ese tarado diciendo sus salvajadas al presidente de un otro país, pasándose por el forro los tratados porque cree que puede hacerlo impunemente, sacando leyes arbitrarias?

    En fin, que me resulta difícil comprender que gente con poco nivel cultural no vea que este tipo es un sociópata que va a sacar todo lo que pueda para sí mismo, y que la presidencia es el premio definitivo . Pero, si como dices gente de nivel medio-alto le va a votar… Algo le han echado al agua en EEUU

  11. Curioso que nos preocupemos tanto del populismo en EEUU, sin preocuparnos de ver qué es realmente el populismo (por ejemplo, en Europa hay populismo… anti-EEUU)
    Blog Pajas y obviedades – “Qué es el populismo”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2016/10/que-es-el-populismo.html

    Y cuando tenemos tanto que mejorar en España
    Blog Pajas y obviedades – “Lo que va a ocurrir”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2016/10/lo-que-va-ocurrir.html

  12. Emilio dice:

    No sé si la denominación más exacta será la de populismo pero en cualquier caso resulta difícil concebir cómo se va a organizar la sociedad si el principio con el que algunos pretenden que se rija es: respetaré las normas cuando me favorezcan.

    Que la izquierda está teniendo problemas de asunción de los resultados electorales es evidente, pero más grave es que los tenga de asunción de las decisiones de su propia organización, caso PSOE, o necesita imaginarse una sociedad sin mayores de 45 años, caso Podemos.

  13. Emilio dice:

    Dándole una segunda vuelta a lo escrito en el comentario anterior, me he dado cuenta de lo ampliamente extendida que está esa práctica, y lo mismo Trump, que Maduro, que los nacionalistas separatistas la han hecho suya: acataré las normas cuando me sean favorables y cuando no denunciaré las trampas del sistema.

    • Lester dice:

      Y lo que es peor, son expeditivos cuando alguien intenta hacerles lo mismo con las leyes que ellos promulgan.

  14. Un poco más sobre el populismo, que tanto ha hablado de “cambio”.

    Al final, el cambio será alejar los populismos de izquierda y nacionalista de los partidos de gobierno.

    “El cambio era esto, madurar”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2016/10/el-cambio-era-esto-madurar.html

  15. españolaenuk dice:

    Estoy bastante de acuerdo con el post de Roger, con un matiz que me gustaría añadir. La imagen de un pais ideal con valores tradicionales que los votantes de Trump (y los del Brexit, q aqui en el Reino Unido ocurre algo parecido) incluye una vision de familia ideal en la que:

    1) la mujer está supeditada al hombre. Pueden trabajar en cosas tradicionalmente femeninas, como secretaria o maestra o enfermera, siempre que los trabajos masculinos (como CEO, ingeniero, médico) estén mejor pagados y los cubran hombres, las mujeres se ocupen de la mayor parte de las tareas domésticas y cuidado de hijos (el marido “ayuda” en casa, claro) y el hombre sea reconocido y valorado como el cabeza de familia. Por supuesto, hijas, madres, esposas y hermanas tienen que ser guapas (Trump es un gran ejemplo de esto, la primera critica q hace a cualquier mujer incluida Hillary es q es tan fea q ningun hombre la desea) y respetables (no de esas que se acuestan con quien ellas decidan o vistan como golfas).

    2) No existen gays, lesbianas o transexuales o nuevos modelos familiars. Estos son los mismos que dicen eso de “con mis impuestos que no se paguen chorradas como el cambio de sexo o la inseminacion de lesbianas”. O eso q dicen por aqui los del Reino Unido de las madres solteras que son unas golfas y solo tienen hijos para cobrar benefits.

    En mi experiencia, son valores q suelen presentarse en las mismas personas: Conservadurismo en lo social = Racismo, xenofobia, homofobia y machismo

Comments are closed.