Política

¿Por qué las mujeres votan menos a Podemos?

8 Jul, 2016 - - @Claveria

Podemos es el partido que tiene el electorado más masculinizado. Los datos de la encuesta post-electoral del CIS (2016) indican que la propensión de votar a P’s por parte de las mujeres es 5 puntos menor que la de los hombres (gráfico 1). Y esta diferencia de género se mantiene en todas las edades. No es un hecho excepcional; IU  durante mucho años también ha sido un partido con un electorado muy masculinizado, aunque las diferencias de género en este partido se han ido desvaneciendo. En cambio, el PSOE destaca por el hecho contrario, el voto de las mujeres es  4 puntos mayor que el de los hombres. Vamos a desgranar algunos de los argumentos de por qué se da esta situación:

graf_1

Reacias al riesgo

La aversión al riesgo no es igual para los diferentes géneros, y esto tiene implicaciones en las decisiones políticas y en las encuestas. Las mujeres, frente a determinadas situaciones, son más reacias al riesgo que los hombres (Eckel y Grossman 2008, 518). Estas diferencias en el comportamiento no son resultado de la biología, sino de la distinta socialización a la que se encuentran expuestos ambos sexos. Socialmente se valoran mejor los comportamientos arriesgados en las acciones llevadas a cabo por hombres. En el ámbito político, se ha demostrado que las mujeres son más reacias a votar a partidos con propuestas más extremas o cuya viabilidad esté en entredicho. Tampoco están tan dispuestas a votar afirmativamente frente a escenarios con una incertidumbre elevada, como podría ser un referéndum sobre independencia (Verge, Guinjoan y Rodon 2015). Las mujeres también destacan por optar más por el “no sé/no contesto” en las encuestas cuando se les pregunta qué partido votarán (5 puntos más que los hombres), haciendo más difícil determinar la intención de voto de éstas. De esta manera, se entiende que, en un primer momento, tanto Podemos como Ciudadanos tuvieran menos electoras entre su base.  Pero a medida que Ciudadanos se ha visto como un actor viable en el panorama político español, estas diferencias de género en sus votantes se han ido mitigando. ¿Por qué no ha sido el caso de Podemos?

¿Son las mujeres más de derechas?

No. Desde 1933 es recurrente oír que las mujeres son más conservadoras que los hombres. En las primeras elecciones en las que las mujeres pudieron ejercer el derecho de voto en el estado español, la coalición conservadora de la CEDA ganó las elecciones. Desde entonces, no son pocos los libros que atribuyen la victoria conservadora al hecho de que las mujeres votaran. Esta idea está instalada en nuestro imaginario, pero ya empezamos a tener estudios que desmienten esta relación (aquí). Sin embargo, no nos hace falta retrotraernos tanto para demostrar que las mujeres se distribuyen ideológicamente de manera parecida a los hombres. Como podemos observar en el gráfico 2, las mujeres tienen frecuencias similares en la posición ideológica, siendo las mujeres igual de izquierdas o de derechas que los hombres. Y esto se mantiene para las diferentes edades. Por tanto, la diferencia de voto a Podemos por parte de las mujeres no se debe a cuestiones ideológicas.

graf_2

Iglesias, ¿el culpable?  

Es evidente que Podemos es un partido comprometido con la igualdad de género. Aunque el núcleo central de esta formación fueran tres amigos, reflejo exacto de la “old boys network”, y que el programa electoral no alude en ningún momento al concepto de patriarcado, paulatinamente este partido ha sabido incorporar la visión de género. Han adaptado cuotas de partido y, junto al PSOE, son los únicos que han incorporado las listas cremallera a sus listas electorales. Pese a no tener muchos escaños -cosa que dificulta llegar a la paridad, el 45% de sus diputados son mujeres, frente a un 21% de mujeres diputadas de Ciudadanos (los cuales no han hecho ningún esfuerzo por garantizar una perspectiva de género en su programa). Sin embargo, el Secretario General del partido no llega a convencer a las mujeres. Vemos en el gráfico 3 que la valoración a Pablo Iglesias varía mucho en función del género. Así, las mujeres de izquierdas de 18 a 36 años* valoran peor a este líder que los hombres. Concretamente, el doble de mujeres evalúan muy negativamente el desempeño político de Pablo Iglesias, un 16,5% frente a un 7,9% de hombres. La infrarrepresentación de mujeres que optan por el “bien” o “muy bien” es evidente. Cabe destacar que la diferencia entre hombres y mujeres es más pronunciada en edades más jóvenes.

graf_3

*Se ha seleccionado esta posición ideológica y esta edad porque es la más cercana al perfil de votante de P’s.

Para saber el porqué de este rechazo se tendría que analizar a través de estudios cualitativos. Sin embargo, se podrían apuntar algunas ideas, como la actitud con la que se presenta Pablo Iglesias, o las continuas alusiones al conflicto en sus discursos que podría alejar los intereses de las mujeres. Sea lo que fuere, parece importante que Podemos no renuncie a este sector de la población.