Política

20D: Una radiografía de los indecisos en cuatro gráficos

9 Dic, 2015 - - @kikollan

Este artículo es el segundo de una serie conjunta con nuestros amigos de Piedras de Papel sobre el 20D. La idea es aportar distintos enfoques y debatir en las redes (#20DPolitikonPdP) sobre cuestiones que nos parecen claves para entender estas elecciones. Hoy nos ocupamos del tema de los indecisos.

Las elecciones del 20 de diciembre se presentan trascendentales pero inciertas. Una de las principales incógnitas son los indecisos. Según el CIS un 41% de votantes probables no tiene decidido aún su voto. Alrededor de un 23% tampoco tiene simpatía por ningún partido ni sabe por qué partido votaría si las elecciones fuesen hoy. Sebastián Lavezzolo escribe sobre esas cifras para aclarar cuántos son los indecisos. Yo me pregunto cómo son esos.

 

1. Hay indecisos de todo tipo

El primer gráfico muestra las dudas más frecuentes entre los indecisos.

g1

La conclusión es evidente: hay indecisos de todo tipo. En general, si un partido tienen votantes hay indecisos alrededor. Y si dos partidos tienen un número considerable de votantes, habrá un número considerable de indecisos dudando entre los dos. La única excepción se da entre Podemos y el PP, los dos partidos que son percibidos como extremos opuestos. El PSOE y Ciudadanos son los partidos que están en la mente de más indecisos. Pueden ganar o perder votantes con más facilidad.

 

2. Los indecisos ex del PP y el PSOE

En el gráfico siguiente tenéis la distribución de los indecisos según el partido que recuerdan haber votado en 2011.

g2

Los ex votantes del PP en 2011 que ahora están indecisos son fundamentalmente de dos tipos: un 39% se debate entre PP y C’s, y un 18% entre PP y PSOE. Aquí aparece el perfil del indeciso tradicional en nuestro país: un votante que dudaba entre los dos grandes partidos. Esos indecisos se han reducido ahora como consecuencia de la mayor oferta electoral.

Los ex votantes del PSOE en 2011 están más repartidos. Les tientan sobre todo los partidos nuevos: un 19% duda si votar a Podemos y otro 21% se plantea votar por Ciudadanos. Otro 8% se declara decidido a abandonar al PSOE y se debate entre los dos partidos emergentes.

 

3. Los tipos de indecisos según su ideología

El siguiente gráfico muestra como se reparten los distintos tipos de indecisos según su ideología. En el gráfico muestro también la autoubicación de los votantes de los partidos en cuestión.

g3

El perfil de cada indeciso es una versión intermedia de los perfiles de los partidos entre los que duda. No es una sorpresa. Los indecisos entre PSOE y PP se ubican entre los simpatizantes del PSOE y los del PP. Pasa lo mismo con los demás tipos de indecisos.

Observando el perfil ideológico de los distintos indecisos me voy a permitir lanzar algunas hipótesis.

Quienes dudan entre el PP y el PSOE tienen tendencia a ubicarse en el centro. Es probable que sea gente poco politizada o que prefiere no significarse al responder la encuesta. Por eso eligen una posición central y no declaran su voto. Esta tendencia —minorada— es general: los indecisos suelen ubicarse cerca del cinco ideológico buscando la indefinición.

Muchos de los indecisos entre Podemos y Ciudadanos (y también entre PSOE y Ciudadanos) diría que pueden clasificarse en dos tipos: gente de centro a menudo poco politizada, y un votante de centro-izquierda que duda entre las dos opciones.

Otros indecisos son más homogoeneos en su ideología. Los indecisos entre Podemos y PSOE se ubican en el centro-izquierda y los indecisos entre Ciudadanos y el PP se ubican en el centro-derecha.

 

4. Las dudas de los nuevos votantes

Para acabar he revisado el que quizás sea el paradigma de los indecisos: los jóvenes (indecisos) que votarán por primera vez. Sus dudas tienen un sesgo a la izquierda y está aún más repartidas que las del resto de indecisos.

g4

Cuando investigamos a los indecisos lo hacemos esperando que eso traiga luz sobre sus intenciones. Esperamos que haya en ellos regularidades: que sean parecidos o tengan un perfil semejante. No es así esta vez. Los votantes que no han decidido todavía su voto son plurales y tienen dudas muy variadas.

Si lo que nos preocupa es predecir las elecciones, lo mejor que podemos hacer es confiar en la cocina de las encuestas. Confiar en que los expertos sean capaces de aproximar cómo acabarán votando los indecisos.