Política

El voto oculto en Catalunya

15 Oct, 2012 -

Lo dicen todas las encuestas pre-electorales: uno de cada tres catalanes han llegado a la precampaña del 25N sin tener su voto decidido.  Se trata, sin duda, del mayor número de indecisos de toda la historia electoral de Cataluña, muy por encima de su media (21%). El comportamiento de esta porción del electorado será esencial para decidirla mayoría absoluta de CiU y, por ende, la evolución del proceso soberanista.  Pero, ¿quién hay detrás de este colectivo?¿qué podemos esperar de ellos? En esta breve anotación intentaré aportar algunas ideas.

El voto oculto ha sido tradicionalmente del PP

Si miramos las encuestas electorales catalanas en perspectiva histórica, podemos observar un fenómeno persistente en el tiempo: las encuestas tienden a subestimar el voto al PP. A excepción de las elecciones de 1984, el PP siempre ha obtenido un porcentaje mayor de votos del que reflejaban las encuestas. Muchos investigadores han considerado que detrás de estos datos se esconde la existencia del voto oculto. Desde esta perspectiva, el electorado del PP tendría una mayor propensión a reservarse sus preferencias políticas y a no revelar su voto en las encuestas.

De hecho, no se trata de un fenómeno exclusivo de Cataluña. Algunos investigadores como Ignacio Urquizu han dado cuenta de su existencia en el resto de España. En concreto,  las investigaciones han sugerido que los votantes del PP han tenido tradicionalmente mayores reparos en declarar su voto en público debido a la mala imagen del partido por su vinculación con el pasado franquista. El voto oculto al PP en España fue particularmente relevante durante la década de 1980 y parte de los 90, pero todos los datos indican que su importancia se ha ido  reduciendo tras el paso de Aznar por la Moncloa.

Tabla 1. Diferencia entre el recuerdo de voto (preelectorales CIS) y los resultados electorales reales

1984

1988

1992

1995

1999

2003

2006

2010

Media

CiU

-10.5

6.9

3.3

13.9

11.8

6.4

0.8

-3.5

3.6

PSC-PSOE

11.4

0.1

0.2

-6.9

-0.3

-3.6

2.8

1.4

0.7

PP

0.2

-2.1

-2.2

-5.5

-3.4

-3.3

-3.7

-4.1

-3.0

ICV-IU

5.8

-2.6

-0.3

0.6

0.4

0.4

-3.1

-0.8

0.1

Nota:  en rojo diferencias negativas inferiores a -1.

Contrariamente a lo ocurrido en España, el voto oculto al PP en Cataluña ha seguido vigente hasta 2010. No es difícil dar con los motivos. El PP sigue cosechando una pésima imagen en Cataluña. Por ejemplo, el 53% de los catalanes aseguran que nunca votarían al PP, un porcentaje que representa el doble con respecto al resto de España. Se trata de un elevadísimo rechazo al PP que sólo es superado por el País Vasco.

No hay duda que este clima de opinión tan adverso para el PP en Cataluña genera una gran presión social sobre los votantes populares, muchos de los cuales acaban optando por ocultar sus preferencias políticas. Se trataría de una tradicional espiral del silencio, en la que los ciudadanos que perciben tener una opinión mal vista por la mayoría acaban, por deseabilidad social, no expresando sus preferencias en público.

La mayor propensión del electorado cercano al PP a no expresar sus preferencias políticas también puede comprobarse de forma sencilla mirando la relación existente entre ideología y probabilidad de no declarar la intención de voto en las encuestas. Si efectuamos este ejercicio para el caso de Cataluña durante el período 1984-2010 nos encontramos con el efecto recogido en el siguiente Gráfico:

Gráfico 1. La probabilidad de estar indeciso según ideología en Cataluña (1984-2010)

El gráfico muestra una tendencia análoga a la que mostré en la tabla 1: la derecha suele ser más reacia a no declarar el voto en las encuestas. Esto ha sido así hasta 2010, por lo que uno puede estar tentado a concluir que en hoy también nos encontramos ante un voto oculto del PP. El mayor número de indecisos incluso se explicaría de forma sencilla si tenemos en cuenta la alta impopularidad del Gobierno de Rajoy y la oleada soberanista que se respira en Cataluña. Ambas cuestiones pueden ejercer una fuerte presión a los votantes del PP para no declarar su voto en público. Se trata de un argumento plausible, pero erróneo.

Del tradicional indeciso conservador al nuevo indeciso socialista

Si simplemente usáramos nuestro conocimiento sobre el pasado para predecir el futuro, no hay duda de que nuestra mejor predicción sería que tras el elevado volumen de indecisos se esconden mayoritariamente votantes de derecha y del entorno del PP. Ahora bien, estamos en una coyuntura extremadamente convulsa, capaz de cambiar cualquier patrón en la opinión pública por muy estable que éste sea. En la actualidad, nos encontramos con un PSC desgastado por su experiencia tanto en el Gobierno catalán como en el español, desorientado en el omnipresente debate territorial, con un liderazgo (como mínimo) débil y, en suma, con una imagen excepcionalmente deteriorada.  La extrema erosión de  la reputación de este partido puede haber llevado a sus tradicionales votantes a estar más indecisos que nunca e incluso a no querer declarar su voto por deseabilidad social.

Por desgracia aún no disponemos delos datos del CIS para comprobarlo, pero mientras tanto podemos hacernos una idea aproximada usando la última encuesta de GESOP para El Periódico. Ésta muestra con contundencia la excepcionalidad de las elecciones del 25N.  Según GESOP, tras los actuales votantes indecisos nos encontramos mayoritariamente a votantes del entorno del PSC. Dos datos avalan este cambio. Primero, existe un porcentaje de indecisos mayor entre la izquierda moderada (28%) que entre la derecha (23%). Y segundo, el 36% de los que votaron al PSC en 2010 se declaran hoy indecisos, un porcentaje superior al de los exvotantes del PP (32%), CiU (22%) o ERC (26%). En definitiva, si queremos intuir qué influencia pueden tener el elevado número de indecisos sobre los resultados del 25N, lo primero que debemos saber es que, a diferencia de la pauta general, la mayoría son votantes de la orbita socialista.

Aparentemente (y sólo aparentemente) parece que la pelota está en el tejado del PSC. La estrategia que deberían seguir los socialistas durante las semanas que nos separan de las elecciones catalanas es clara. Deben esforzarse en recuperara parte de estos votantes indecisos y, con ello, hacer algo menos histórica su histórica derrota. Otra cuestión es cómo hacerlo. Tras pensarlo mucho, sólo se me ocurre una opción razonable: rezar al niño Jesús para que la cuestión nacional deje de eclipsar el voto económico. Solo así los votantes catalanes dejarían de centrarse en las contradicciones y titubeos del PSC y pasarían a fijarse en las debilidades de la gestión de Artur Mas, que no son pocas. En realidad, no se trata de una plegaria excesivamente exótica: el voto económico ha marcado prácticamente todas las elecciones recientes en Europa desde el inicio de la Gran Recesión. Pero, Catalonia is different y teniendo en cuenta el entusiasmo de algunos medios de comunicación catalanes y la extrema torpeza de algún ministro del Gobierno, no contaría mucho con que el voto económico llegue antes del 25N.

 


29 comentarios

  1. heathcliff dice:

    Tal vez fuera interesante reflexionar sobre la relación entre voto oculto y libertad en una sociedad cualquiera. Porque donde la gente elige callarse lo que piensa por miedo a la presión social hay algo que no va bien…

    • El Burgués dice:

      Feixista.

    • Fermin dice:

      Pero el voto oculto no tiene que ser obligatoriametne por miedo a la presión social; casi siempre se trata de aceptación social, de “quedar bien”, aunque sea delante de un entrevistador anónimo, y por eso la gente dice en las encuestas (o en las reuniones sociales) que no les gusta telebasura y que su programa favorito son los documentales de la 2, o que se ducha a diario, etc. En política tiende a haber voto oculto de las opciones que se consideran impopulares, sobre todo por parte de los que aplican algún tipo de voto útil. No creo que sea cuestión de libertad, sino de necesidad de aprobación del grupo, la dependencia del “que dirán”.

    • Undry dice:

      ¿También vives en Valladolid como yo?

    • Ferran dice:

      Es un poco simple decir que la gente se calla por “miedo a la presión social”. ¿Que significa eso? Que la gente no revela sus preferencias en una encuesta porque sus vecinos le van a mirar mal? ¿Le van a insultar o agredir acaso? No, debe ser más complejo.

      En primer lugar si estamos hablando de una encuesta se presume que hay una cierta discreción entre encuestado y encuestador, que no se conocen y que no se van a divulgar las respuestas del encuestado. Por lo tanto ese factor de “miedo social” no es tal, no existe.

      Lo que si existe es un descrédito enorme de partidos como el PSC, y por tanto un descontento creciente y una presión social. Todos los partidos la padecen pero cuanto mayor es la impopularidad de un partido, más latente es.

      Esto es lo que causa indecisión incluso en los votantes más fieles del PSC, el descrédito en la sociedad de su partido. Y por eso cuando llega una encuesta, no saben que decir, necesitan la presión de las elecciones, el momento de la verdad, para atrevirse tomar finalmente esa decisión de coger una papeleta del PSC y meterla en la urna aunque vaya en contra de lo que les dicta la conciencia, porque claro, al fin y al cabo son el “mal menor”.

    • juan dice:

      Es un tema táctico, si yo me considerase castrista y bolivariano a lo mejor no me venía bien decirlo si para algunas decisiones dependo de un gobierno más proclive a hacer la ola al vaticano. ¿lo podemos llamar también miedo y presión social?

    • JosepV dice:

      No es necesariamente una cuestión de libertad. Por ejemplo, los partidos xenófobos tienen un voto oculto muy alto. El PP se comporta muchas veces como un partido xenófobo respecto a los catalanes, y sus propios votantes catalanes lo ven y por eso callan.

  2. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos El voto oculto en Cataluña politikon.es/2012/10/15/el-voto-oculto-en-catalunya/  por jorozez hace […]

  3. Nu dice:

    Hola,

    Sólo una pregunta: Esto de vincular la indecisión con el voto oculto al PP, ¿es una asunción o está demostrado?
    Gracias!

    Núria

  4. Pepito Grillo dice:

    La hipótesis del voto oculto debido a la presión social es una posibilidad.

    Propongo otra hipótesis. El voto oculto debido a la conducta vergonzante. Supongamos que el voto oculto del PP es el voto de los neofranquistas. Se sienten avergonzados de serlo pero votan PP. Como los que ven telebasura o los que van de putas. En una encuesta nunca lo confesarán pero al actuar lo hacen.

    En al caso de la hipótesis presión social, en estas elecciones se trasladaria al PSC y nos encontraríamos con la situación inversa. El PP dejaria de tenr voto oculto al haber salido los unionistas del armario. El PSC pasaria a tener voto oculto a estar promoviendo una españa federal en la que absolutamente nadie cree.

    En el caso del voto vergonzante, la situació permaneceria como siempre. Sólo el PP tendria voto oculto y nada se notaria en el PSC.

  5. Layn dice:

    También me parece a tener en cuenta que una estimación al alza de la cantidad de votos de un partido influye en que aquellos que no lo tengan claro no les voten aduciendo una especie de “No necesitan mi voto”.

    Es más, en aquella persona cuyo voto esté dividido en dos partidos, si uno de ellos es un claro ganador en las encuestas es probable que acabe votando al segundo.

    Por otro lado, y en contra de esta teoría está el recurso del “voto útil” al que, por cierto, algunos afiliados de CiU están recurriendo vía redes sociales.

  6. Antonio M. dice:

    Bienvenido Lluis, y a ver si esta es el comienzo intervenciones más habituales.

    A mi me llama la atención el estancamiento de C’s. ¿No debería ser ese partido el destino natural de los indecisos del PSC? ¿Por que crees que no lo es?

    Saludos.

    • Francisco dice:

      ¿Ciutadans el destino de los indecisos del PSC?

      ¿Por qué?

      Si me dijeras el destino de los no independentistas de CiU que odian al PP todavía podría entenderlo. Pero no pillo la relación.

      La gente que se va del PSC se debería ir por no ser más nacionalista, y su destino debería ser ERC, lo sorprendente es que ERC no suba en mi opinión.

      • Antonio M. dice:

        Yo creo que Lluis lo explica bastante bien. La mayoria de los electores del PSC somos de izquierdas y no nacionalistas, mientras que los dirigentes son cada vez más nacionalistas. Lo normal es que la aparición de un partido de izquierdas y no nacionalista como C’s nos hiciera cambiar el voto hacía él (aprovechando el anonimato, ese ha sido mi caso). El lo explica por la menor elasticidad, claro que la siguiente pregunta es el por qué de esa menor elasticidad. ¿Quizás porque somos en promedio de mayor edad y la edad es una variable que implica menor propensión al cambio?

        • pratxanda dice:

          Elecciones 2010 Segun encuestas postelectorales el PSC pierde

          130 mil votos a la abstención
          100 mil a CiU
          30 mil al PP

          los dirigentes son demasiado nacionalistas y los electores por eso se van a CiU

          No hay datos significativos a C’s los cuales suman (proximadamente) un todo con el PP (lo que perdió el PP en 2006 lo gana C’s, etc.)

    • Gracias Antonio. Sobre lo de C’s, te mando un link de un artículo que escribí hace un tiempo sobre la cuestión. Quizás te responde en parte:

      http://elpais.com/diario/2010/12/03/opinion/1291330804_850215.html

      Con respecto a algunos comentarios anteriores: no responder a la pregunta de intención de voto no significa necesariamente ocultar el voto. Podría ser indecisión. Pero cuando esto se produce de forma sistemática se hace difícil pensar que el motivo sea que los votantes del PP son gente generalmente muy dubitativa. La alternativa más plausible (a no ser que haya sesgo sistemático de muestreo) es la ocultación de preferencias.

  7. juan dice:

    El PSC lo tiene complicado, por una parte puede perder por su parte más nacionalista, y por otra parte por la parte más españolista. Le convendría un discurso social por un lado haciendo hincapié en los recortes y en postular una tercera vía federalista en serio.

    Los problemas son 2: a buenas horas mangas verdes con el federalismo y a buenas horas proponer una mejor gestión económica cuando los tripartits fueron gastones en exceso.

  8. titus dice:

    “sólo se me ocurre una opción razonable: rezar al niño Jesús para que la cuestión nacional deje de eclipsar el voto económico”

    Sin embargo ambas cuestiones acaban convergiendo, por simplificación, en la misma. La cuestión nacional se ha convertido en una cuestión económica.

    La cuestión nacional ya no es cosa de párrocos, poetas y filólogos. Hay que prestar atención a cómo los principales economistas catalanes (Jordi Galí el más reconocido internacionalmente, Pol Antras, el divulgador Sala Martin) han tomado ya partido, y todos en la misma trinchera.

  9. JosepV dice:

    Creo que en esta elecciones es muy dificil inferir casi nada a partir de lo pasado en elecciones anteriores. Por una parte está el desencanto de muchos votantes del PSC (y también algunos del PP). Por otra parte, hay muchos indecisos también entre los que van a votar opciones independentistas o nacionalistas (votar CIU o ERC, ERc o CUP, CUI o SI, etc.? ) Todos éstos están indecisos.

  10. JosepV dice:

    Un explicación no científica de la persitencia de la subestimación del voto del PP: la bajada progresiva en la participación. Al ser el PP un partido con una alta mobilización entre sus votantes, una bajada de participación implica una sobre-representación. Si en estas nuevas elecciones la participación se dispara, ello podría suponer el fín de la sobrerepresentación del PP puesto que los potenciales votantes de los demás partidos están igualmente (o más) motivados para votar, con la excepción del PSC que se podría quedar en los huesos.

    • Rafa dice:

      El PP saca más votos en las generales en Cataluña que en las autonómicas. En las primeras hay más participación que en las segundas.

  11. Antonio M. dice:

    El independentismo tendría que estar muy agradecido al Partido Popular. Esto lo dice Montilla, con el PSC perdiendo votos elección tras elección. Ya el otro día lo decía Ovejero. Dios tiene que existir porque sino es imposible que con estos políticos haya cosas que, mejor o peor, funcionen.

  12. heathcliff dice:

    A ver, perdonadme la simplificación, pero ahí va una pregunta que creo que es clave:

    José Bono, si se empadrona en Barcelona, ¿a quién coño vota?

    🙂

    Parece una broma pero creo que es crucial.

  13. Juan de Juan dice:

    Yo estoy con los comentaristas que han dicho que es probable que la experiencia pasada nos diga poco de lo que está pasando en estas elecciones. Y esto es así porque no son unas elecciones, sino un referendo. Y la clave es la pregunta que el votante piense que se está planteando en el referendo.

    El que crea que la pregunta es: “¿Quiere usted irse de una puta vez de España y que les estallen los huevos en plan Rubianes dixit blablabla?”, votará a ERC, o al señor aquél del Barça.

    El que crea que la pregunta es: “¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado de la UE, o sea quiere usted jugar la baza soberanista pero luego lo mismo nos dan pasta y nos arreglamos que ya nos desarreglaremos cuando necesitemos más (con minúscula)?”, votará a CiU.

    El que crea que la pregunta es: “¿Quiere usted que Cataluña sea una nación oblonga integrada en un modelo relacional, vertebrado federalmente con el Estado español y animado por los principios de la solidaridad inter e intra generacio-territorial, en un marco hiperbólico riemanniano?”, votará al PSC.

    El que crea que la pregunta es: “¿Quiere usted que no le pregunte”?, votará al PP.

    El que quiera votar a C’s, a UPD o a IC, votará a C’s, UPD e IC, respectivamente.

  14. argar dice:

    Parece mentira mucho hablar de independencia y resulta que los politicos catalanes son tan mentirosos y ladrones como los españoles (pp, psoe etc.) y seguro de lo que se va a hablar despues de las elecciones va a ser como a crecido PXC el unico partido sincero, vamos a arrasar y eso que yo soc catala e independentista, visca el Barça y PXC

  15. […] L’esperança pel PSC és, tot i que si ho reconeixen serà amb la boca petita, que hi hagi bosses significatives de vot ocult que atenuïn una mica la caiguda. Una hipòtesi plausible, si tenim en compte que alguns d’ells […]

Comments are closed.