Internacional & Política

Elecciones americanas: el día de la marmota

24 ago, 2012 - - @egocrata

Llevo unos días pensando en escribir un artículo sobre cómo va la campaña electoral en las presidenciales americanas, más que nada porque no todo en la política de este país son frikis estilo Todd Akin y porque no dejan de ser unas elecciones importantes. La idea era, como de costumbre, coger alguna idea o debate más o menos novedoso, desarrollarla un poco, y explicar a partir de ahí cómo las cosas habían cambiado desde la nominación de Paul Ryan como vicepresidenciable.

Hay un pequeño problema: las cosas no han cambiado demasiado. Ante de la aparición de Ryan, la campaña parecía girar alrededor de los impuestos de Mitt Romney y el ataque de nervios de la derecha con la presunta deserción del candidato en temas de sanidad. Después de la nominación de Paul Ryan estamos hablando de los impuestos de Mitt Romney, Medicare y sanidad, y (gracias a Todd Akin, como no) de aborto, que es el tema idiota que tiene que aparecer en todas las campañas electorales americanas.

Primera idea importante:

¿Qué tema falta en esta lista de polémicas de campaña? Exacto, economía y desempleo. Con el país apenas saliendo de una espantosa recesión y la tasa de paro en un catastrófico 8,3% (dejad de reir. Es una catástrofe. Esto es un país decente), la campaña de Romney ha sido completamente incapaz de controlar la agenda, cosa que tiene cierto mérito. Obama y sus muchachos han demostrado una capacidad encomiable de trollear sin piedad cualquier tema que sea remotamente dañino para su oponente. ¿Recordáis eso que decía que Obama parece simpático y de hacer campañas bonitas pero no tiene el más mínimo problema en soltar golpes bajos? Pues bueno, ahí sigue. Los demócratas están haciendo una campaña extrañamente disciplinada, algo completamente inusual para el partido. Mientras tanto los republicanos siempre parecen tener algún chiflado soltando alaridos en el momento más inoportuno y distrayendo a los periodistas cuando no toca.

Segunda idea importante:

Por una vez las irrelevancias de campaña parecen favorecer a los demócratas. El tópico dice que los demócratas ganan cuando se habla de economía y los republicanos ganan cuando se habla de valores. Esta frase podía sea cierta hace veinte años (“it´s the economy, stupid“) o incluso hace ocho (cuando los republicanos se hincharon a convocar referéndums contra el matrimonio homosexual), pero las cosas parecen haber cambiado. Sobre aborto, los republicanos se han ido tan a la derecha que han dejado a los demócratas sonando extrañamente razonables (nota: cuando un candidato tiene que decir que está en contra de la violación en un anuncio, algo va mal) y la opinión pública americana ha dado un vuelco tremendo sobre el matrimonio gay esta última década. Si a eso le sumamos la devoción fanática de la mayoría de la población por Medicare (no es de extrañar: es un programa estupendo) y el hecho que en estos tiempos de crisis lo de ser un multimillonario que no paga impuestos no queda bien es fácil ver por qué a los demócratas están tan alegres con su trolleo.

Tercera idea importante:

El ala derecha del partido republicano está realmente chiflada. Mike Huckabee (recordad, uno de los candidatos a presidente el 2008 – el tipo afable que tocaba el bajo) está defendiendo a Todd Akin. Paul Ryan tiene ideas parecidas sobre aborto (no, no es broma), algo que en el partido es visto como perfectamente normal. En la plataforma ideológica del partido (el “programa”, aunque no es tan vinculante como en los partidos europeos. Y sí, es un decir) dicen que están en contra del aborto incluso en casos de incesto (!) y violación (!!) y hablan de volver al patrón oro (!!!). Un juez de Texas ha dicho que si gana Obama hay que prepararse para la guerra civil contra las fuerzas de la ONU. Es difícil decir si Romney forma parte de este circo de tarados o sólo esta fingiendo ser medio lelo, pero lo cierto es que le están haciendo la vida imposible con sus tonterías.

Las encuestas:

El resultado es que dos semanas después, las cosas siguen como estaban. La elección de Ryan no parece haber cambiado gran cosa en las encuestas fuera de Wisconsin (un estado importante, pero no crucial);  las encuestas daban a Obama entre uno y tres puntos de ventaja de media hace quince días, y la cosa está más o menos igual ahora. Si miráis las predicciones del oráculo de Nate Silver (insisto: el mejor sitio para leer sobre sondeos) veréis que su estimación de voto para noviembre (Obama +2) apenas ha cambiado. La semana pre-Ryan tuvo unos cuantos sondeos excepcionalmente buenos para Obama, que resultaron ser ruído estadístico. La nominación del candidato a vicepresidente no parece haberse notado demasiado, con la mayoría de sondeos volviendo a las medias anteriores tras un saltito de uno o dos puntos inicial (es decir, dentro del margen de error – de nuevo, más ruído).

Por descontado, en las elecciones americanas uno no debe fijarse sólo en el voto nacional, sino en los swing battleground states, esos estados donde los candidatos están igualados y donde se decidirán las elecciones. Estamos hablando, como no, de Florida, Virginia, Ohio, Nevada, Colorado y Wisconsin, que son donde realmente hay partido. Y el estado central, para variar, es otra vez Ohio.

¿Cómo van los candidatos en este aspecto? Es un poco temprano para ponernos a hacer arimética, pero de momento los sondeos parecen favorecer a Obama. Los demócratas este ciclo tienen más estados “seguros” que los republicanos, cada vez más dependientes del sur. De los diez estados considerados como marginales, Mitt Romney necesita ganar siete para llegar a la Casa Blanca, con Ohio siendo el último escalón. La buena noticia para Romney, sin embargo, es que la mayoría de estos diez estados tienen un comportamiento electoral parecido a la media del país, así que los tiene a tiro. El problema, claro está, es que ahora mismo está por detrás.

Resumiendo:

todo sigue más o menos igual. Obama es el favorito en noviembre, pero no por mucho. Con las elecciones a ocho semanas de distancia, queda mucho partido aún por disputar, y todo el mundo puede cometer errores. En el lado positivo la economía americana está dando ligeras señales de mejora, y el país va infinitamente mejor que cualquier otra economía desarrollada en estos momentos. Según nos acercamos a noviembre, además, una implosión de la eurozona (el mayor riesgo externo para Obama) tendrá menos tiempo para hacer daño. En el lado negativo, la economía puede ir mejor que en el resto del mundo, pero sigue sin acabar de funcionar, y Mitt Romney tiene, ahora mismo, muchísimo más dinero que Obama en sus arcas.

La próximas semanas…

La convención Republicana, con huracán incluído, es la semana que viene. La demócrata,  la semana siguiente. Son espectáculos divertidos y entrañables que reciben un montón de cobertura televisiva y se cargan completamente los sondeos. Romney tendrá un subidón la semana que viene, Obama la semana siguiente; las convenciones de media dan un +8 al partido los días posteriores. No preguntéis por qué, pero sucede. Del lunes de la semana que viene a mediados de septiembre, por tanto, no le hagáis puñetero caso a las encuestas, porque sólo veréis ruido estadístico.

Y no, no voy a ir a las convenciones. Ya me gustaría, ya…

 

14 comentarios

  1. jasev dice:

    Según Silver, Florida ahora está con Romney. Es por una diferencia pequeña, pero la semana pasada estaba con Obama. Si esto se consolida, es un golpe duro.

  2. Navarta dice:

    Olé¡¡¡ Roger, este es el tipo de artículos tuyos que me enganchan sobre la política yankee.
    Con sus gotitas de cisnismo y sin descubrimientos de piedras filosofales, tan contrario a los habituales artículos de la prensa española cuando se habla de los USA.

  3. Marc dice:

    Una pregunta sencilla:

    Actualmente la campaña electoral no es oficial aunque unos y otros se trollean y se degradan como si lo fuese, cuando empiece de verdad la campaña, veremos algún cambio respecto lo que vemos actualmente?

    Es decir, campañas más feroces, discursos más “preparados para el voto”, algún que otro debate….Que marca la diferencia entre lo que pasa ahora y las 3 últimas semanas (son 3 en EEUU no?)

  4. El Burgués dice:

    ¿Puedes explicar por qué comparas defender violaciones (que, leyendo los artículos que enlazas, nadie parece defender, salvo ese loco de Todd Akin) con volver al patrón oro?

    Por otra parte, la posición de Ryan es conservadora, pero de ahí a deslizar cínicamente que este hombre va a prohibir el aborto es mentir. Ryan, respecto a las violaciones, dice que defiende el supuesto de “violación forzosa” (lo que me parece repetir dos veces lo mismo, pero bueno; no entiendo del todo la jerga yankee sobre el aborto) y que las violaciones no dejan de ser violaciones.

    En segundo lugar, la cuestión de la personalidad no es algo exclusivo de EEUU. También en España hemos tenido cuentas con los artículos del CC sobre ‘nasciturus’ y toda la cantinela a través de ello que vino cuando el PP llenaba Colón de banderitas para “defender a la sociedad”. Sí, es de nuevo una postura conservadora, pero, ¿te esperabas algo distinto del GOP? Ni de lejos estarían prohibiendo el aborto.

    Por último, las consideraciones sobre esa frase tan amplia de “salud de la madre”, de nuevo siguen presentes en España y en Europa. ¿Nos referimos a salud física? ¿Salud mental? ¿Basta con decir al séptimo mes que si tienes al hijo vas a tener una depresión de caballo? Me parecen preguntas legítimas, y lógicas viniendo de alguien conservador.

    En definitiva, no me gusta que se limite el derecho al aborto; pero de ahí a retorcer la realidad y exagerar los hechos y frases de un candidato republicano, que tiene que convencer a unas bases muchas veces radicalizadas; pues no. Y mucho menos directamente soltar que el candidato a VP está loco.

    Por el resto, un excelente artículo que te agradecemos de nuevo.

  5. Dalek_fan dice:

    Desde luego, el aborto es el tema idiota. Idiota en el sentido de lo ridículo que resulta estar en 2012 y aún a vueltas con esto.

    Porque desde luego, para las afectadas no es precisamente idiota. Es como la cortina de humo de Gallardón en españa.
    Si, son temas que desvian la atención y tal y cual, y si, probablemente ese sea su objetivo.
    Pero hay gente objetivamente afectada por ello.

  6. oalfonso dice:

    ¿Qué ha sido de los Rockefeller repúblicans? ¿No queda nadie cuerdo en ese partido o es que sólo los trolls tienen dinero como para irse a las primarias?

  7. Dalek_fan dice:

    Yo lo que veo desde mi corto entendimiento de política estadounidense, es que el partido republicano parece empeñado en cometer un suicidio electoral, no a corto plazo pero parece que ya a medio plazo si.
    Por lo menos en temas como el matrimonio gay, teniendo en cuenta el considerable cambio social que está teniendo lugar.

    Habrá quien argumente que no es un tema importante que afecte a una gran mayoría de personas, pero yo pienso que este tema es percibido cada vez mas como una lucha de derechos civiles equivalente a lo que ocurrió con los derechos de las personas negras.

    Vamos, no me parece casualidad que la NAACP (organización de defensa de los derechos civiles de los afroamericanos) haya emitido una resolución apoyando este tema y tampoco me parece menor que justamente se haya puesto al descubierto que una de las estrategias de esas organizaciones de “defensa” del matrimonio, como la National Organization for Marriage, era dedicarse a intentar enfrentar al colectivo negro con el colectivo lgtb.

  8. Carlos Jerez dice:

    Roger dices que Obama es aún favorito para noviembre, pero recordando lo bueno que eres con las predicciones, cada vez me tomo más en serio el siguiente artículo, totalmente recomendable, de The Onion sobre Paul Ryan:
    http://www.theonion.com/articles/admit-it-i-scare-the-everloving-shit-out-of-you-do,29160/

    Por cierto, he llegado a él a través de:
    http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2012/08/25/documental-conservador-sobre-obama-se-dispara-en-la-taquilla-eeuu/
    Lo que también tiene su amiga, así que estoy a la espera de que nuestro infiltrado en EEUU se casque un nuevo artículo sobre el tema.

  9. Epicureo dice:

    Una estrategia habitual del partido republicano desde los 70 (cada vez más copiado por el PP de aquí) es hablar en clave: mensajes que su electorado más conservador puede entender de una manera y los moderados de otra más inofensiva (o si se les ve mucho el plumero que puedan decir que se expresaron mal o fue un malentendido). Es una estrategia que puede funcionar en regímenes bipartidistas, aunque a veces el tiro les sale por la culata.

    Esto de las “violaciones auténticas”, por ejemplo, iba dirigido a los (no tan pocos) que piensan que la culpa es de ellas porque salen de noche y se visten como putas, y aunque se quejen al final seguro que les gusta. Es más o menos lo mismo que cuando Mayor Oreja dijo que el franquismo fue un tiempo de “extraordinaria placidez”.

    Esto no ocurre en la izquierda porque la izquierda radical casi no existe, y lo poco que existe se dedica a formar sus propios micropartidos para no ensuciarse con la posibilidad de gobernar, qué asco.

    Evidentemente una vez en el Gobierno nadie piensa mucho en las bases más radicales, que se dan por contentas sabiendo que mandan “los suyos”.

  10. Dalek_fan dice:

    Pues para no pensar mucho en las bases, Gallardón está desatado.
    Vamos, dudo muchísimo que una mayoría de españoles considere muy urgente, no solo restringir el aborto, sino además cargarse el supuesto de malformación.

    • Epicureo dice:

      Ya que no van a bajar los impuestos, ni facilitar las cosas a los empresarios, ni bajar el paro, ni nada de lo que habían prometido, tal vez necesiten ese “guiño” (esa barbaridad más bien) para tener contentas a las bases más reaccionarias, que al paso que vamos en las próximas elecciones son los únicos que les van a votar.

  11. Antonio dice:

    No pagar impuestos, violaciones justificadas, medicare, matrimonio gay, guerra civil contra las fuerzas de la ONU …, y una economía que aunque no vaya demasiado bien va dando señales de mejora y eso que cuando llegó Obama era un apocalipsis.

    Seré un ingenuo, pero para mí lo realmente preocupante es que solo lleve dos puntos de ventaja en las encuestas.

  12. [...] mencionaba el otro día, las convenciones acostumbran a ser un auténtico trampolín en las encuestas. El partido y su candidato están en antena de forma casi ininterrumpida durante [...]

Comments are closed.