Bain e impuestos: los republicanos pierden los nervios

Llevo días hablando de Bain y las presidenciales americanas un poco demasiado, pero creo que todo este jaleo sobre Mitt Romney, sus negocios y su resistencia numantina a hacer públicas sus finanzas es importante. Para empezar, aunque los ataques de la campaña de Obama están siendo duros e incesantes, es difícil decir si están teniendo efectos reales en las encuestas o no. Nate Silver, sin ir más lejos, cree que la campaña de Romney tiene un ataque de pánico injustificado. Viendo la reacción de muchos  republicanos estos días, sin embargo, yo no estaría tan seguro.

¿Por qué? un montón de voces del GOP han salido pidiendo que Mitt Romney deje de lloriquear y haga pública sus declaraciones de la renta de los últimos doce años. No estamos hablando de gente cualquiera; desde intelectuales de toda la vida como George Will hasta el inefable Ron Paul, pasando por miembros del establishment como Haley Barbour o gobernadores en activo como Rick Perry están dando la razón a la campaña de Obama y pidiendo que ponga sus impuestos sobre la mesa. Incluso National Review, la revista de cabecera del movimiento conservador, ha publicado un editorial en este sentido.

El motivo es que la prensa americana en bloque está ahora mismo haciendo periodismo de “investigación” versión PedroJota/ postmoderna: preguntando cosas en voz alta. Más concretamente, se preguntan por qué Romney prefiere llevarse todas estas tortas día sí día también en vez de acortar la agonía, y qué clase de maldades, escándalos o extraños instrumentos fiscales debe haber cometido este señor para que prefiera que su propio partido le cosa a garrotazos a mostrar sus cuentas al electorado. Si todos los periodistas del país están especulando sobre la posibilidad que no pagaras ni un duro de impuestos el 2009 (una posibilidad real, por cierto), tus sociedades fantasma en las islas Cayman y tu cuenta corriente en Suiza, entre otros escenarios espantosos,  hay algo en tu estrategia de comunicación que no está funcionando.

Para goce y disfrute de los demócratas, además, el gran modelo a seguir en transparencia política no es otro que George Romney, padre de Mitt, y primer candidato a presidente que hizo públicas doce años de declaraciones de renta.  Hay cosas que ni aposta podrían salir mejor.

La respuesta de Romney y su campaña ha sido espantosa. Hoy, sin ir más lejos, en una entrevista a National Review:

From a political perspective, a lot of pundits wonder why you haven’t gotten rid of your offshore accounts. Can you explain why you have not done that?

Well, first of all, all of my investments are managed in a blind trust. By virtue of that, the decisions made by the trustee are the decisions that determine where the investments are. Secondly, the so-called offshore account in the Cayman Islands, for instance, is an account established by a U.S. firm to allow foreign investors to invest in U.S. enterprises and not be subject to taxes outside of their own jurisdiction. So in many instances, the investments in something of that nature are brought back into the United States. The world of finance is not as simple as some would have you believe. Sometimes a foreign entity is formed to allow foreign investors to invest in the United States, which may well be the case with the entities that Democrats are describing as foreign accounts.

Ante la pregunta sobre por qué tiene cuentas en las islas Cayman, Romney contesta que a veces inversores foráneos crean cuentas en las Cayman para no tener que pagar impuestos cuando invierten en Estados Unidos. Y como esta, el hombre lleva unas cuantas; es realmente increíble la torpeza de la campaña en este tema.

La pregunta obvia, claro está, es por qué Romney está resistiéndose tozudamente a dar un mínimo de transparencia. Como dice David Frum, no es arrogancia, orgullo o torpeza, sino una decisión racional y consciente: los votantes que Mitt necesita por encima de todo son los mismos que desconfían profundamente del capitalismo financiero que Romney encarna.

Romney’s core problem is this: He heads a party that must win two-thirds of the white working-class vote in presidential elections to compensate for its weakness in almost every demographic category. The white working class is the most pessimistic and alienated group in the electorate, and it especially fears and dislikes the kind of financial methods that gained Romney his fortune.

El problema a largo plazo del partido republicano (su excesiva dependencia de hombres blancos cabreados) está forzándole a defender lo indefendible.

El peor ataque que ha recibido Mitt Romney hoy, sin embargo, ha sido otro. Durante las elecciones del 2008 John McCain consideró a Romney como posible candidado a la vicepresidencia. Dentro del proceso de selección, Romney proporcionó 23 años de impuestos al entonces candidato presidencial, se supone que para mostrar que todo estaba en orden. Esto quiere decir que McCain es una de las pocas personas que ha visto esos números, y los periodistas hoy, naturalmente, le preguntaron si vieron algo raro, y si ese no fue el caso, por qué no escogió a Mitt:

“Why didn’t I? Because we had a better candidate”

Cuando alguien dice que Sara Palin es mejor candidato que tú, eso son palabras mayores. En fin, aún es temprano para saber si toda esta polémica tendrá efectos electorales relevantes. El tema de los impuestos es bastante más relevante que la “polémica” de Bain, ciertamente (dice mucho del carácter del candidato si estaba evadiendo impuestos como un poseso), pero no deja de ser algo secundario. En una elecciones tan reñidas, sin embargo, estas bobadas a veces acaban siendo importantes.

Veremos.

Difúndelo:

Suscríbete

Síguenos en tu lector RSS, por Twitter o Facebook.

, , ,

7 Responses to Bain e impuestos: los republicanos pierden los nervios

  1. Ander 18 julio, 2012 a las 04:35 #

    Stewart, Colbert and the like are having (an will keep having) a field day with this.

  2. francisco 18 julio, 2012 a las 07:14 #

    Después de tanto remolonear, me da la impresión de que cuando salgan los papeles parecerá débil (por ceder) y cualquier cosa que aparezca será la prueba de su culpabilidad porque era lo que intentaba ocultar.

    A estas alturas igual mantenerse en la negación es su mejor opción.

  3. jorge c. 18 julio, 2012 a las 15:58 #

    y con un 8,2% de desocupación….

  4. Javier 19 julio, 2012 a las 09:31 #

    Dudo mucho que la intención de la campaña de Obama sea afectar ya a la intención de voto… Estamos en los preliminares de la campaña, que es como si fuera el primer acto de una peli. Simplemente están introduciendo los personajes. Es decir, están intentando que la gente se forme una determinada idea de cómo y quién es Mitt Romney. Sobre esa base será sobre la que construyan la campaña de verdad.

    Y el planteamiento es: un ricachón frente a un tipo que está del lado del pueblo.

    Debo decir que, hasta ahora, los attack ads de Obama me parecen bastante brillantes. Aparte del híper-célebre “Firms”, han hecho varios en los que son ciudadanos de la calle (en vez del típico voice-over con tono de “can you believe it??”) los que leen las excusas y justificaciones y excusas de Romney sobre los recientes escándalos. Sencillo y efectivo.

  5. niana 21 julio, 2012 a las 22:37 #

    De hecho que esta involucrado con el crimen organizado

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los golpes bajos de Harry Reid | Politikon - 8 agosto, 2012

    [...] En este ciclo electoral, sin embargo, nos pasamos todo el mes de julio con el bombardeo de Bain Capital, y parece que agosto es temporada de impuestos. Concretamente,  cuántos impuestos ha pagado Mitt [...]