elecciones

Encuestas, elecciones, y Reino Unido

8 Jun, 2017 - - @pablocalv

Hoy se celebran elecciones generales en Reino Unido. La campaña de estas elecciones ha estado marcada por la evolución de las encuestas, en las que se ha reducido de 20 a 7 puntos la ventaja de los conservadores sobre los laboristas (Gráfico 1) en menos de dos meses. Algunos análisis apuntan a que la recuperación de terreno por parte de los laboristas responde parcialmente a la movilización del electorado más joven (menores de 55 años). Sin embargo, todos estos datos proceden de las mismas encuestas que se quedaron muy lejos del resultado final en 2015. Dadas las dudas que existen en este momento sobre la capacidad de las encuestas para tomar la temperatura del escenario electoral, aquí nos preguntamos qué precauciones hay que tomar al interpretarlas en el caso de Reino Unido, a la vez que se presentan algunos datos sobre liderazgo para complementar a la estimación de voto.

Precauciones y encuestas en Reino Unido: tres apuntes sobre cómo interpretarlas

  1. Estas elecciones son experimentales para las encuestas: en las elecciones generales de 2015 de Reino Unido las encuestas fallaron al estimar un empate entre laboristas y conservadores, siendo el resultado final de una diferencia de siete puntos a favor de los últimos. La investigación abierta tras el fallo de las encuestas en 2015 ha producido cambios significativos en la metodología que utilizan los institutos de investigación para hacer las estimaciones de voto, habrá que esperar al resultado de las elecciones para saber si estos cambios funcionan, por eso estas elecciones son “experimentales” para las encuestas.
  2. Los ajustes aplicados a los datos de encuesta, la llamada “cocina”, varía sustancialmente de unos institutos de investigación a otros: en 2015, según se fue acercando la cita electoral, las estimaciones de voto de los diferentes institutos tendieron a confluir – todas presentaban resultados similares-, mientras que en esta ocasión la variabilidad de las estimaciones es mucho mayor. Según las últimas encuestas se espera una victoria de los conservadores con una ventaja de entre 1 (Survation) y 12 puntos (ComRes), según el instituto que se tome como referencia. Esas cifras corresponden a los porcentajes estimados después de los ajustes. Si tomamos los datos crudos de las encuestas la variabilidad es menor, oscilando entre los 4 puntos de ventaja para los conservadores (Opinium y ComRes) y los 3 para los laboristas (Ipsos MORI). Ya sabíamos que la metodología de los ajustes importa, pero en esta ocasión se están produciendo estimaciones de voto muy diferentes, aunque se parte de datos similares.
  3. Las encuestas tienden a sobreestimar a los laboristas: en casi todas las citas electorales desde los ’60 (excepciones fueron 1974, 1983 y 2010), las encuestas han otorgado a los laboristas un porcentaje de voto mayor que el obtenido en las elecciones. Este también fue uno de los problemas de las encuestas en 2015, aunque se espera que los institutos de investigación hayan mejorado sus métodos para reducir este sesgo.

¿Qué nos dicen – y qué no – las encuestas en Reino Unido?

Cuando interpretamos encuestas electorales solemos centrarnos en la estimación de voto, pero lo cierto es que las encuestas también ofrecen otros datos relevantes para entender cuál es el contexto electoral. Una parte importante de esta información es la valoración de los liderazgos y la capacidad de gestión de los candidatos. Los datos expuestos a continuación han sido extraídos de las últimas encuestas realizadas por Ipsos MORI, Opinium, YouGov y Survation.

¿Quién sería mejor primer/a ministro/a? En los últimos meses las valoraciones de Theresa May (Conservadora) como primera ministra y Jeremy Corbyn (Laborista) como líder de la oposición han tendido a equilibrarse. Sin embargo, cuando se pregunta sobre quién sería mejor primer/a ministro/a, las encuestas de Ipsos MORI y Opinium apuntan conclusiones similares (Tabla 1), existe una diferencia de entre 15 y 13 puntos porcentuales entre los que prefieren a Theresa May y los que se inclinan por Jeremy Corbyn.

¿Quién gestionaría mejor los temas que preocupan a los británicos? Uno de los asuntos que más preocupa a los británicos según la encuesta de Opinium son las relaciones con la UE y el brexit (40%). Sobre este tema, tanto Survation como YouGov preguntaron en sus encuestas sobre quién sería el mejor líder para llevar a cabo las negociaciones del brexit (Tabla2). Los datos son similares, en ambas Theresa May es favorita frente a Jeremy Corbyn por una diferencia de 17 puntos porcentuales.

Además del brexit hay otros asuntos que preocupan a los británicos. Según Opinium los votantes también están preocupados por la gestión del sistema nacional de salud (NHS) (57%), el terrorismo (55%), la inmigración (34%), y el estado de la economía (24%). En relación con estos temas, Survation preguntó si los candidatos alcanzarían ciertos objetivos (Tabla 3). Mientras Corbyn es visto como el mejor candidato para mejorar el sistema nacional de salud (NHS), 18 puntos por delante de May, la primera ministra es percibida como la mejor candidata para frenar la inmigración, con 26 puntos porcentuales de ventaja sobre el líder laborista. En cuanto al terrorismo y la economía, ambos presentan niveles similares.

Por último, en la encuesta de Survation, a los votantes conservadores y laboristas se les preguntó si estaban de acuerdo con la afirmación de que ellos votarán a su partido, a pesar del candidato (Tabla 4). Un 39% de los que se declararon laborista dicen que votarán a pesar de Corbyn, frente a un 23% de los conservadores que afirman lo mismo de May.

En definitiva, qué dicen y qué no dicen las encuestas: las encuestas pintan un escenario favorable, aunque ajustado, para los conservadores. Tengamos en cuenta que una diferencia de 5 puntos entre conservadores y laboristas puede desembocar en una mayoría absoluta en Los Comunes. Lo que no dicen las encuestas es cuán favorable es el escenario para los conservadores, es decir, si serán capaces de asegurarse una mayoría cómoda para gobernar, o si el resultado será lo suficientemente no malo para los laboristas como para apuntalar el liderazgo de Corbyn – fuerte dentro entre las bases del partido, pero débil entre los potenciales votantes laboristas.