Política

Las dos caras del nuevo PSOE

8 Ago, 2014 - - @egocrata

Este domingo dos altos cargos de la nueva dirección del Partido Socialista ofrecían sus opiniones en los medios. Pedro Sánchez concedía una entrevista al diario El País. César Luena, el nuevo secretario de organización, publicaba un largo artículo en El Mundo. Uno no espera ver unidad de mensaje en una ejecutiva que lleva en el cargo un par de semanas, así que ver dos artículos con un contenido distinto es relativamente normal. Leyendo las dos intervenciones, sin embargo, cuesta ver en qué está pensando la nueva dirección del partido.

Empezaremos por lo bueno: en la entrevista Pedro Sánchez dice cosas muy sensatas. El tono y el mensaje no son aún demasiado revolucionarios, pero Sánchez parece estar dispuesto a salir de la anquilosada retórica socialista de estos últimos años, y además hacerlo hablando de principios de acción más o menos concretos. Cuando habla de PYMEs, por ejemplo, el nuevo secretario general se refiere a ellas no como los pequeños emprendedores heroicos que deben ser protegidos y subvencionados a toda costa, sino habla sobre cómo hacerlas crecer. Habla de fomentar políticas de competencia y señala la dualidad como el principal problema del mercado de trabajo.  Al hablar de PYMEs está en cierto sentido siguiendo uno de los temas del programa de Eduardo Madina en las primarias (hablé bien de ello), pero supongo que será una coincidencia. Sigue habiendo muchos lugares comunes y unos cuantos brindis al sol típicos del PSOE reciente, pero al menos hay ciertos conatos de cambio.

El artículo de César Luena es… otra cosa. No me voy a dedicar a ir línea por línea repasando todos los problemas que tiene el texto*, siendo como es agosto y no teniendo ganas de ponerme de mal humor. El artículo tiene un tono completamente distinto a la entrevista de su jefe: Pedro Sánchez, aun con sus ocasionales vuelos retóricos, se dedica a hablar de la realidad; Luena, por su parte, habla de ética y estética, y defiende la sensibilidad como elemento transformador. Sin ánimo de ofender, pero esta clase de mensaje y retórica está a dos pasos de los abrazos de Elena Valenciano; la clase de bobadas postmaterialistas que han dejado al PSOE al borde de la irrelevancia. Que el secretario de organización del nuevo PSOE, según los medios futuro arquitecto de la estrategia de campaña y  mensajes electorales del partido a partir de ahora, se estrene con un artículo tan vacío e inconsecuente es un poco preocupante.

Repito: el PSOE debe escoger qué quiere ser a partir de ahora. Los socialistas pueden decidir ser reformistas, pueden jugar a ser Podemos e irse a un populismo de izquierdas, o pueden insistir en el falso progresismo rancio con retórica new age que fue la degeneración del zapaterismo.  Este domingo Pedro Sánchez hablaba como alguien que está planteándose hacerse reformador, mientras que Luena hablaba como un socialista que se estaba dormido durante los resultados de las europeas. Sé de sobras que es una ejecutiva recién salida de un congreso, son novatos, han respondido más preguntas de periodistas en las últimas semanas que en toda su carrera política anterior y que es probable que cometan errores. Estos problemas son comprensibles.  Aun así, el artículo de Luena suena como un partido que no acaba de entender por qué está donde está.

Espero que se les pase pronto.

*: lo que más me molesta del artículo, todo sea dicho, es que está muy mal escrito. No es que sea el mejor articulista del mundo, pero algunos párrafos de Luena parecen escrito por un becario.