Sistemas Electorales

Ley Electoral Italiana (Round 3. Fight!)

22 Ene, 2014 - - @kanciller

“Una nueva ley electoral que hará nacer una Nueva República” ha dicho Renzi tras reunirse con Silvio Berlusconi, el líder del PdL. Ya se han filtrado los detalles de la que será (o no) la tercera ley electoral desde 1992. Una propuesta que no ha caído nada bien ni entre los socios minoritarios de Letta, ni entre sectores del PD ni, por supuesto, a los grillistas. Si os interesa saber más sobre las últimas reformas electorales en Italia podéis entrar aquí “Italia contra su Ley Electoral ¿El fin del Porcellum?” y llorar un rato.

Lo que voy a hacer en esta entrada es resumir rápidamente la propuesta que ha acordado Renzi con Berlusconi. Está por ver si se aprobará en estos términos, qué pasa con la del Senado, si va a haber reforma de la Constitución y otras ambiciosas medidas que están en estudio. Resumen de lo esencial:

  • La distribución de escaños se hará a nivel nacional con método proporcional. La gracia estriba en que habrá un premio “di maggioranza”. Aquel partido o coalición que supere el 35% de los votos será atribuido con un máximo de 18% de los escaños. Eso sí, ningún partido coalición podrá superar el 55% del total de escaños en la cámara, con lo que el tamaño de este bonus será variable. En todo caso, mayoría absoluta siempre.
  • Si ninguna coalición o partido consigue superar ese 35% para recibir la bonificación, se realizará una segunda vuelta entre las dos listas o partidos más votados. El ganador en esta segunda vuelta obtendrá el 53% de los escaños.
  • Circunscripciones pequeñas y de tamaño sub-provincial, con unos 4-6 diputados. Realmente estos distritos servirán para determinar cuáles son los diputados electos (los escogidos en las listas), no la distribución de escaños. Se supone que esto es lo que se parece al sistema español, pero no se lo han mirado mucho, me temo.
  • Listas cerradas y bloqueadas. En esto sí que son como nosotros, con lo que se mantiene la previsión de su Ley de 2005.
  • Las barreras electorales serán de 12% para las coaliciones, 5% para listas conjuntas y 8% si es una lista independiente. La primera barrera es fuerte, en especial para frenar a terceros polos (sean Montis, sean Grillos)

Algunas primeras impresiones que me da esto, muy a vuela-pluma:

  • Aquí tenemos jugadas a largo y a corto. No sé si de verdad se creen que con esto van a tener un sistema de partidos estables, pero lo que veo es una celada para poner trabas a Grillo y evitar que centro-izquierda o centro-derecha  tengan que apoyarse en él para gobernar. O evitar escenarios de gran coalición. La segunda vuelta busca, precisamente, que el voto estratégico se realice entre los dos bloques mayoritarios.
  • En que Beppe Grillo pase a la segunda ronda todo van a ser risas.
  • Esta reforma no sirve para nada si a) no atenúan los poderes del Senado o b) no establecen un sistema electoral congruente, que permita mayorías del mismo color en las dos cámaras.
  • Renzi quería marcar paquete político. Misión cumplida. Supongo.
  • Creo que se están equivocando con la ley electoral (otra vez). Las segundas vueltas y el escenario de amplias coaliciones no va a servir más que para acuerdos pre-electorales, no para “integrar” a los partidos en la misma plataforma. Necesitan esto último, estructuras sólidas de partidos. Para eso mejor un mecanismo mecánico con magnitudes de distrito medias-bajas.
  • Los sistemas de “bonos” o premios de mayoría son una mala idea por una razón bien simple; son burdos. Intuitivamente al elector no le gusta que el ganador reciba una prima llovida del cielo. Vale mirar al caso griego. Existen mecanismos más sencillos, mecánicos, sofisticados e indoloros para generar mayorías sólidas.
  • Yo veo que al final han hecho un montón de pajaritas de papel con la sentencia de la Corte Suprema. Vuelven a poner un bono (más pequeño que el porcellum) y listas cerras y bloqueadas. Eso implicará reforma constitucional.

Un ruego: Dejen de llamar a lo que han propuesto “sistema español modificado”. El parecido entre nuestro sistema electoral y lo que he explicado es lo que un huevo a una castaña. Eso sí, demuestra una cosa; en el diseño de un sistema electoral, las cosas siempre pueden hacerse peor. Aunque… ¿Peor para quién?