Internacional

Federalismo realmente existente

6 Oct, 2013 - - @egocrata

Uno de los terrores de algunos nacionalistas catalanes es el federalismo simétrico, un infierno uniformista donde todas las autonomías tienen las mismas competencias y atribuciones. Esta idea siempre me ha parecido un poco cómica: lo importante no es qué puede decidir cada territorio, sino el grado de flexibilidad en la toma de decisiones.

Echemos un vistazo a Estados Unidos, un país con un sistema federal casi completamente simétrico*, y más concretamente, el límite de ingresos para acceder a Medicaid en cada región, pre-reforma de la sanidad. Medicaid es el seguro médico público gratuito para personas con pocos ingresos; si una familia gana al año menos que una determinada cantidad, puede pedir cobertura sanitaria. El gobierno federal pagaba un tramo de mínimos, con los estados pagando la mitad del coste para los asegurados por encima de este. El resultado fue el siguiente (ingresos anuales máximos para familias de tres personas):

Medicaid

Para aquellos que no seáis demasiado observadores, digamos que los estados del Sur de los Estados Unidos tiene cierta aversión a proteger a los más débiles y redistribuir renta. Son también los estados más pobres y con menos movilidad social, casualmente, pero ese es otro tema. Lo importante, en este caso, es cómo un sistema federal simétrico puede dar cantidades ingentes de autonomía política a sus componentes, permitiendo que el hecho diferencial de Nueva Inglaterra, por ejemplo, salga a relucir.

Esto también debería ser una pista (otra más) de que el PP debería abrazar el federalismo. Las desigualdades no les importan demasiado, y así Madrid podría tener su mini-estado de bienestar sin molestar a nadie.

El detalle final de este gráfica es la expansión de Medicaid con la reforma de la sanidad. A partir del uno de enero del 2014, los estados que así lo deseen podrán ampliar la cobertura de Medicaid hasta cubrir familias por debajo del 138% del nivel federal de pobreza (unos $26,000 al año para una familia de tres), con el gobierno federal cubriendo 100% del coste durante los primeros años, y 90% a partir del 2018. La reforma de la sanidad hacia de esta expansión algo casi obligatorio; si un estado rechazaba ampliar el programa, perdía toda la financiación para Medicaid. El Tribunal Supremo decretó este cambio como inconstitucional (es complicado), permitiendo a los estados menos proclives a ayudar al prójimo a mantener el programa con el nivel de tacañismo actual. Muchos estados del sur odian Obamacare lo suficiente como para rechazar este cambio; Wisconsin y Maine tienen gobernadores republicanos especialmente lerdos.

Este cambio nos da la segunda lección sobre federalismo, esta vez para el PSOE: está muy bien que apoyéis la idea. Es más, es el modelo de estado correcto, según mi opinión. Al hablar de federalismo desde la izquierda es importante recordar que el concepto clave no es quién tiene la competencia, sino establecer (y pagar) un buen nivel de prestaciones mínimas desde el gobierno central para las partidas realmente importantes. Si una comunidad / estado quiere ofrecer más servicios, estupendo (ya se lo pagarán ellos), pero descentralizar sin más es una idea bastante idiota.

*: técnicamente cada estado ingresa en la Unión bajo una ley del Congreso específica, y puede hacerlo con condiciones y competencias distintas. Pre-Guerra Cívil, por ejemplo, podían entrar como esclavistas o libres. Hay algunos estados con atribuciones ligeramente distintas aún hoy, pero el nivel de asimetría es muy limitado.