Sociedad

¿Cambió mucho la duración de las películas durante el siglo XX?

2 Oct, 2013 - - @kikollan

Uno de mis artículos absurdos favoritos es aquel que escribí sobre como los libros se hicieron más largos a mitad del siglo pasado. Pero, ¿qué pasó con las películas? ¿Son también cada vez más largas? Cuando me hicieron esa pregunta mi intuición fue que sí, que las películas en el cine se habían tendido a alargar, como si a partir de los noventa no se pudiese rodar nada por debajo de dos horas.

Esa fue mi hipótesis, pero los datos no me dan la razón.

En el gráfico que sigue he representado la duración (mediana) de los largometrajes de cada año desde 1910 hasta 2010. Las medianas están construidas con casi 200.000 películas, tomadas de la base de datos freebase.com que Juan Font se encargó de interrogar. De entre ellas he excluido las películas con una duración menor de 60 minutos, que no clasifico como largometrajes.

Duration years

Como era de esperar, las películas sí se hicieron más largas desde 1920 hasta los ochenta, pasando de unos 75 minutos hasta casi los 100. Sin embargo, y contra lo que yo esperaba, desde entonces las películas han tendido a acortarse y la duración mediana ha caído hasta los 90 minutos.

He añadido los intervalos que contienen la duración del 40% y el 80% de las películas porque la varianza es bastante importante. Veréis, por ejemplo, que la mayoría caen en una horquilla amplia de entre 80 y 130 minutos. Así se observa también que las películas de tres horas siguen siendo infrecuentes.

Pero el efecto más sorprendente es el declinar a partir de los ochenta. La caída es pequeña pero significativa y robusta: las películas han tendido a acortarse. Supongo que habrá formas de explicar esa tendencia  —ideas, bienvenidas—, pero yo solo tengo una hipótesis: creo que las duración podría haberse reducido por el auge del cine de animación y el documental, los dos géneros que más crecieron en las últimas décadas.

Si asumimos que las películas animadas y los documentales son más cortas, el aumento de esos dos géneros podría explicar la tendencia general a la brevedad. Estaríamos hablando, en cierto modo, de una artefacto en los datos provocado por cambios en la composición del tipo de cine. Es decir, las películas en general sí serían más cortas, pero la tendencia para cada género bien podría ser la contraria. El cine de acción, la comedia (y hasta los documentales) podrían haberse alargado, mientras que la duración media se reducía al aumentar la proporción de los géneros breves.

Quizás esa sea la explicación; o puede que esté tratando de salvar mi hipótesis inicial.

 

PS. Si alguno quiere más datos sobre cine, Juan y yo hicimos para Jot Down un montón de gráficos con la evolución de los géneros cinematográficos durante cien años.