Política

Políticos perdiendo cargos

27 Jun, 2013 - - @egocrata

Una nota rápida sobre el gobierno de Australia, que está viviendo cambios importantes. El partido laborista ha decidido cambiar de líder substituyendo a Julia Gillard, actual primera ministra, por Kevin Rudd, su antecesor en el cargo como jefe de gobierno y del partido. En Australia, siendo como es una democracia parlamentaria, el líder del ejecutivo debe mantener la confianza del parlamento, incluyendo los diputados de su propio partido. Rudd perdió el cargo el 2010 cuando Gillard convenció a los suyos que era necesario cambiarlo; el liderazgo algo errático de Gillard ha hecho que el poder vuelva a manos de Rudd. Las expectativas electorales del partido eran muy malas con Gillard, así que los laboristas han reaccionado para intentar salir del pozo.

Aunque tener dos cambios de líder en tres años estando el partido en el gobierno es un tanto inusual, el tener presidentes del gobierno o primeros ministros en democracias parlamentarias no perdiendo el poder en las urnas es mucho más normal de lo que parece. Aproximadamente la mitad de jefes de ejecutivo sin limitación de mandatos salen del cargo «gracias» a las acciones de sus compañeros de partido, socios de coalición o retiradas «voluntarias» de la política activa. Los partidos políticos son instituciones representativas, y como tal pueden reaccionar a líderes impopulares, incompetentes o polémicos del mismo modo que hacen los votantes, echándoles por la borda con más o menos disimulo. Estos cambios de liderazgo de emergencia acostumbran a suceder con el partido o el país en situaciones desesperadas, así que no siempre salen bien en cuanto a reelección. A veces funcionan, sin embargo, dejando el partido o el país mejor de lo que estaban antes.

No sé si algún partido español en el gobierno u oposición debería darse por aludido, pero yo comento en voz alta.