Economía

Convenios y rentabilidad

5 Feb, 2013 - - @egocrata

Al hablar del mercado laboral tenemos por esta página una cierta fijación por el contrato único. Es nuestra propuesta favorita, ciertamente, en parte porque la dualidad del mercado laboral tiene consecuencias económicas tremendas sobre la economía española, en parte porque esta dualidad es también muy, muy regresiva. Es una buena idea, y la vamos a seguir repitiendo.

No es la única, sin embargo. Kantor, sin ir más lejos, siempre insistía en que la reforma del sistema de negociación colectiva en España era tan o más importante que la dualidad del mercado laboral. Entre sus propuestas preferidas era una idea aparentemente simple, pero muy necesaria: ligar los salarios de una empresa a su rentabilidad. Cito:

Qué papel positivo puede jugar el sindicalismo en una economía avanzada, y como evitar sus consecuencias negativas? La mejor respuesta es preguntarnos qué es lo que falla en los mercados laborales de las economías capitalistas avanzadas. Y ya hemos dicho en ocasiones anterioresque el mayor fallo del capitalismo moderno es que la respuesta en el mercado laboral a las reducciones cíclicas de la producción (ocasionadas por la conducta voluble de la inversión, que a su vez es el resultado de varios procesos sobre cuya causa no existe todavía consenso) no es una reducción moderada del número de horas trabajadas para cada trabajador y de su salario por hora, sino una reducción del número de trabajadores empleados. Si el impacto del ciclo económico en el mercado laboral (y en la distribución de la renta) se distribuyese de forma razonablemente equitativa (menos horas de trabajo, menos salario por hora, sin desempleo), el impacto del ciclo en el bienestar sería entre moderado e insignificante, en lugar de ser un drama social que adicionalmente hace peligrar periódicamente la propia legitimidad y estabilidad del sistema. (…)

La gran aportación que pueden hacer los sindicatos es contribuir a reducir el apalancamiento operativo de los empresarios con un menor recurso al despidomediante una negociación colectiva orientada a indiciar los salarios a la rentabilidad empresarial: es decir, orientada a que los trabajadores reciban rentas superiores y tengan más horas de trabajo en épocas mejores, y al revés en épocas peores.

¿A qué viene esto hoy? Algo muy simple: el Grupo Zena (Burguer King, Cañas y Tapas, etc.) pactó ayer con los sindicatos ligar los salarios a la rentabilidad de la empresa. No es un caso aislado: las grandes superficies comerciales llegaron a un acuerdo parecido con sus sindicatos hace unos días, así como el Grupo Vips.  Los sindicatos han firmado convenios similares en el pasado en la industria (José Rodriguez nos pasó la formula que utilizan en Seat, sin ir más lejos), pero su extensión al sector servicios sí que es nueva.

Insisto en lo que decía Kantor: esta es la clase de acuerdos que vemos en otros países con sindicatos fuertes y responsables, caso de Alemania, Suecia o Japón. La negociación colectiva sirve, en estos casos, para asegurar que en tiempos de bonanza todo el mundo puede recibir los beneficios y en tiempos de penuria las empresas puedan reducir costes sin tener que despedir mano de obra cualificada. En un país normal la reforma de la negociación colectiva hubiera ido dirigida a incentivar esta clase de acuerdos empresariales; en España, como de costumbre, la cuestión de se dejó de lado.

Lo interesante, en estos casos, es que han sido algunos sindicatos los que parecen haber tomado la iniciativa en este aspecto. No he podido encontrar quién ha firmado los dos acuerdos en hostelería, pero en comercio han sido dos sindicatos sectoriales, con la oposición de UGT y CCOO. Es curioso, cuanto menos – y algo que deber ser bienvenido.