Política

¿Qué coaliciones prefieren los españoles?

12 Dic, 2012 - - @afalcogimeno

A lo largo de 30 años la democracia española no ha producido ningún gabinete de coalición en el gobierno central. No obstante, seis de los once gobiernos que se han formado han tenido estatus minoritario, es decir, sin que PP o PSOE llegaran a los 176 diputados que dan la mayoría absoluta. Además, los gobiernos de coalición son más regla que excepción en las Comunidades Autónomas. Por lo tanto, los españoles tienen una experiencia considerable en ver acuerdos entre partidos políticos, ya sea para aprobar leyes en el parlamento del Estado o dentro del propio gabinete autonómico.

Sin embargo, ¿por qué los gobiernos de coalición siguen siendo los grandes ausentes a nivel estatal? Hay diferentes razones para explicarlo. En general se argumenta que los partidos hacen un cálculo estratégico que les lleva a rechazar su entrada en el gobierno. Los partidos que potencialmente podrían entrar en una coalición evalúan entre otras cosas su capacidad de influencia política desde la oposición, los efectos sobre la cohesión interna del partido y, en particular, las consecuencias para su electorado. Considerando estos tres elementos, por ejemplo, a CiU le interesaría más condicionar al gobierno desde la oposición que entrando en una coalición.

Todos estos motivos llevan a pensar que la ausencia de gabinetes multi-partido es un resultado racional de los procesos de formación de gobierno. Sin embargo, el último argumento, el del electorado, parece asumirse acríticamente, sin mayor análisis. Si los partidos están dispuestos a renunciar al dulce sabor de las carteras ministeriales tiene que ser, entre otros motivos, porque anticipan la respuesta de los votantes a determinadas estrategias coalicionales. Y aunque los votantes españoles parecen ser actores relevantes en esta historia, sabemos muy poco sobre como reaccionan o reaccionarían a distintas coaliciones potenciales y las razones por las cuales lo harían. El artículo “Preferences for Political Coalitions in Spain” intenta ofrecer algunas respuestas a esta pregunta.

Los análisis empíricos del artículo se basan en una encuesta que del Centro de Investigaciones Sociológicas que se desarrolló durante el año 2009. Sin entrar en demasiado detalle, hay diferentes resultados que llaman la atención. En primer lugar, estar ideológicamente más a la derecha significa estar más a favor de gobiernos uni-partito y de mayoría absoluta. Esto puede atribuirse tanto a una preferencia genuina por un tipo de gobierno como al cálculo instrumental de pensar que la probabilidad de formar un gobierno de coalición es menor en la derecha que en la izquierda. Asimismo, los votantes que más apoyan un estado descentralizado son los que más tienden a rechazar los gobiernos monocolor con mayoría absoluta.

Además, el artículo también revela que la dimensión fundamental para rechazar o apoyar determinados pactos entre partidos es la izquierda-derecha. Es decir, para elegir su coalición preferida, los votantes son más sensibles a lo lejos que está el socio en el eje ideológico tradicional que en el eje nacional (pro-/anti-descentralización). Quizás sorprendentemente, esto es particularmente así en el caso de los simpatizantes del PP. La otra cara de la moneda, sin embargo, es la que ofrecen los simpatizantes de los partidos de ámbito no estatal, para los cuales la dimensión izquierda-derecha es menos importante que la de las preferencias sobre la organización territorial del estado a la hora de elegir coalición. El gráfico siguiente da cuenta de estas tendencias.

Relación entre la distancia ideológica del votante respecto a la coalición (eje horizontal) y el apoyo a una coalición cualquiera (eje vertical) en los dos ejes de competición política (izquierda-derecha y descentralización) para coaliciones lideradas por el PSOE (arriba) y por el PP (abajo) y para distintos grupos de simpatizantes partidistas.

En definitiva, parece que la mayoría de los españoles da preferencia a la proximidad en el eje izquierda-derecha para elegir a los partidos con los que aceptarían cerrar acuerdos gubernamentales o legislativos. Esto es así sobre todo para los simpatizantes de PP y PSOE, para los que la dimensión nacional/territorial no parece influir en la elección de socios deseados. En radical contraste, los que apoyan a partidos regionalistas están dispuestos a considerar socios de coalición alejados en el eje izquierda-derecha siempre y cuando estén razonablemente cercanos en el eje centralización-descentralización. Esta divergencia de criterios entre unos votantes y otros en lo que respecta a qué comportamiento coalicional están dispuestos a aceptar de sus partidos puede en parte explicar por qué los pactos a nivel estatal entre PP, PSOE y partidos regionalistas –muchas veces esenciales para la gobernabilidad– se han limitado a transacciones puntuales, sin llegar a fructificar en acuerdos de carácter más estable como gobiernos de coalición, mucho más frecuentes en el resto de Europa.

Reseña del artículo “Preferences for Political Coalitions in Spain”, publicado en 2012 en South European Society and Politics 17(3): 487-502 (por Albert Falcó-Gimeno)