Ahora

Monopolistas descubriendo el «servicio público»

28 Sep, 2012 - - @egocrata

Una de las ventajas de ser un monopolio es poder cobrar más para dar un servicio mediocre. Para el empresario con ganas de maximizar beneficio, esto es una idea estupenda. Para los trabajadores de un monopolio público sin restricción presupuestaria esto equivale a una licencia para pedir sueldos estupendos y poder soltar huelgas de vez en cuando, viviendo estupendamente. Esa es la situación, por supuesto, de los trabajadores en uno de los grandes dinosaurios del sector público europeo, las compañías ferroviarias. Y esto explica también, no hace falta decirlo, la recién descubierta preocupación de los sindicatos del sector por ofrecer un servicio público de calidad y avisar de los horrores de la libre competencia.

Dos S130 en la Estación de Francia, en Barcelona. Parados. Como de costumbre.

Dejando de lado que escuchar a la gente que nos ha traído ese horror que es la web de Renfe hablar de «servicio» suena a guasa, ¿Recordáis lo que sucedió con Iberia? Más competencia, precios de los billetes cada vez más bajos, más opciones para viajeros que nunca, y sí, tristemente, salarios más bajos para los trabajadores del sector. Unos pocos perderán parte de su sueldo (artificialmente alto, gracias a estas rentas de monopolio), pero a cambio el resto de la población pagará mucho menos por esos servicios. En agregado, las ganancias en eficiencia, mejor servicio y precios más bajos son mucho mejores para el conjunto de la sociedad que mantener los sueldos de Renfe, Telefonica, Iberia o el monopolista de turno artificialmente altos.  Los quejidos de los que viven bien gracias al monopolio siempre son los mismos, y siempre andarán disfrazados de derechos de los trabajadores de un modo u otro. A medio plazo, sin embargo, siempre es mejor tener más competencia que mantener un sector protegido.

Esto no quiere decir, por cierto, que la liberalización del sector ferroviario se vaya a hacer bien, aunque parece que apunta buenas maneras. El hecho que Renfe esté preparándose para alquilar todo su material infrautilizado (los AVE son uno de los trenes de alta velocidad más infrautilizados del continente, recuerdo) no deja de ser una buena noticia, aunque veremos hasta que punto la división entre «Renfe- viajeros» y «Renfe- material rodante» es suficiente como para que nuevas compañías puedan entrar en el mercado y alquilar una flota suficiente. No soy demasiado optimista (estamos hablando del gobierno de Rajoy, vamos), pero Renfe fue uno de los pocos lugares en que vimos nombramientos extrañamente sensatos y competentes esta legislatura, y un presidente con una preparación académica muy por encima de la media (y una tesis con un montón de teoría de juegos).  A lo mejor suena la flauta y todo.