Uncategorized

Última entrada

26 Jul, 2012 -

Antes de nada, quiero pedir disculpas. Hace mucho tiempo que no publico ninguna entrada y, para una que escribo después de tanto, es para decir adiós. Sé que merecéis una explicación. Y eso es precisamente de lo que hablaré a continuación. Para empezar no se trata de un abandono, ni tampoco de una decisión apresurada. Si he estado desaparecido todo este tiempo, es porque en poco tiempo me han sobrevenido muchos cambios de golpe en mi vida, en concreto a nivel profesional. Sin ir más lejos, ya no vivo en Madrid. Me he mudado a Oviedo, precisamente porque desde finales del pasado mes de junio me he incorporado al equipo parlamentario de Nacho Prendes, que tras las últimas elecciones autonómicas de marzo es diputado por UPyD en la Junta General del Principado de Asturias. Como detalle -y lo comento porque toda esta información, incluido mi sueldo y categoría profesional, será completamente público en los próximos días-, me encuentro contratado en régimen de media jornada pero -aunque no resulta demasiado decoroso que yo lo diga- eso no significa que eche menos horas que el resto de mis compañeros. Para que no digan de ahorro en costes, aunque sea en mi persona :p Que me encuentre en esa situación viene motivada porque, además, este septiembre empiezo un máster en economía en la Universidad de Oviedo, con previsión de hacer un doctorado con posterioridad. Así que como veis no he estado parado, más bien todo lo contrario. Estas últimas semanas han sido frenéticas en todos los sentidos, tanto a nivel de trabajo -la puesta en marcha de la actividad parlamentaria requiere algo de tiempo, sobre todo por parte de un grupo de gente relativamente nueva en estas lides, aunque creo que llegado este momento puedo decir que es una fase que tenemos prácticamente superada- como a nivel personal -mudanza inmediata incluida-, aunque supongo que eso ya os lo imaginaréis.

¡Lo sé! Debería habéroslo comentado con algo más de antelación. Sé que ahora es difícil de justificar, pero más allá de la carga de trabajo, me gustaría que entendieséis que si algo me ha faltado en todos estos días ha sido tiempo. Los acontecimientos se han sucedido muy deprisa. Dejadme que os ponga en situación. Como sabéis, en marzo de este año voliveron a convocarse elecciones en Asturias, y esta vez, a diferencia de lo que sucedió el año pasado, UPyD consiguió obtener un diputado. Yo no estoy afiliado a UPyD -esto es algo sobre lo que volveré más adelante- y hasta la fecha no había tenido ningún tipo de relación formal con el partido. Entonces, a través de un amigo  -Pedro Herrero, al que algunos conoceréis- supe que el grupo parlamentario que UPyD estaba formando en Asturias estaba buscando alguien joven, de formación económica y con un perfil más orientado a lo académico -a ser posible con la intención de seguir formándose a través de un posgrado-. Así que en vista de la oportunidad, decidí probar suerte. Como el tiempo apremiaba, en apenas unos días se concertó una entrevista. Así que marché en un viaje relámpago a Asturias para conocer a Nacho Prendes en persona. Y bueno, evidentemente, os imagináis cuál fue su decisión.

Desde aquí quiero aprovechar para agradecer enormemente la oportunidad que Nacho, Pedro y en general todo UPyD Asturias me han brindado. Por supuesto, espero ser capaz de corresponderles como es debido, tanto a ellos directamente como a todos aquellos asturianos que depositaron su confianza en UPyD en las pasadas elecciones. A fin de cuentas, gracias a ellos estoy aquí. De momento no ha faltado trabajo, eso os lo puedo asegurar -en buena medida, esa ha sido la causa de la demora de este anuncio-. Hemos tenido un mes con una actividad desbordante, con la aprobación de un duro plan de ajuste autonómico por delante. De todo ello espero tener oportunidad de hablaros en un futuro -especialmente en cuanto a información concreta del grupo, mis compañeros o la actividad que desarrollamos, temas sobre lo que se ofrecerá en los próximos días información detallada-, pero ni este es el momento ni tampoco el lugar. Espero que lo comprendáis. Por supuesto, quiero también expresar mi más profundo agradecimiento a Politikon. De no ser por este proyecto, sinceramente, quizás mi situación hoy sería muy distinta. No es para menos. Nacho tenía plena constancia de este sitio, así que en cierto modo mi trayectoria no le era del todo desconocida. Es un punto importante a tener en cuenta y, también, una señal importante de los cambios que se están viviendo en nuestra sociedad, y en los que todos tratamos de contribuir en la medida de nuestras posibilidades.

Aclarado ésto, surge la pregunta. ¿Qué será de mi ahora en lo que respecta a mi vinculación con Politikon? Sé que puede resultar difícil, creedme que ha sido una decisión complicada, especialmente para mi, pero todos hemos convenido en que lo más conveniente es que  partir de ahora yo me desvincule del comité de dirección. Me gustaría que este punto quedase plenamente claro, para que no aparezcan dudas posteriores. Yo, ante todo, me considero un profesional, si puede llamarse así. Naturalmente, se trata de un proyecto político con el que me siento identificado en muchos sentidos. No puede ser de otra forma cuando vinculas tu tiempo, esfuerzo y por qué no decirlo, reputación, a defender las bases de un programa particular. Ahora bien, eso no implica, en absoluto, comprometer mis posiciones académicas o intelectuales más allá de lo estrictamente profesional. Quiero decirlo bien claro: siempre me he considerado una persona que en todo lo posible ha tratado de ser honesta intelectualmente. Creo que ese es uno de los principales objetivos que, lógicamente lejos de la perfección como no podría ser de otra forma, me ha movido a mi tanto como al resto de mis compañeros aquí, en Politikon.

Ahora bien, mis lazos profesionales sólo me vinculan a mi, y no a nadie ni a nada más. Esta advertencia, que suele ser pertinente en todas las circunstancias, adquiere especial trascendencia cuando hablamos de vinculaciones con un partido político en concreto. Y es precisamente por esa razón por la que, para evitar cualquier tipo de malentendidos, acusación de servidumbres, vinculaciones ocultas, falta de independencia u honestidad intelectual en las palabras u opiniones mías o de mis compañeros, por todo ello, creo que lo mejor es que siendo sensatos me desvincule formalmente de Politikon. Que conste que nadie me ha obligado a ello. Simplemente, creo que es lo mejor. Obviamente, me sería imposible hablar de una desvinculación absoluta de Politikon. Se trata de un proyecto que vi nacer, que he visto crecer, y del que por supuesto no pienso perderme ni un detalle en el futuro. La única diferencia, simplemente, será que ahora contemplaré todo desde el otro lado de la barrera.  Y por supuesto, nunca podré perder la relación con todos los amigos con los que tanto tiempo, ilusiones y proyectos he compartido. Ahí seguiré por supuesto para lo que puedan necesitarme. En todo caso, tendrán que arreglárselas sin mi, aunque no sé por qué tengo la sensación de que sabrán arreglárselas estupendamente :p

Gracias a todos. Gracias a vosotros, chicos, por tantos buenos momentos. Gracias a todos los que nos leéis, porque sois los que estáis convirtiendo Politikon en algo verdaderamente importante. Y es que, como podéis ver, este proyecto poco a poco va difundiéndose y calando de forma cada vez más profunda. Llegará muy lejos, de eso estoy plenamente convencido. Yo al menos, si bien ahora desde un posición bien distinta, espero ser capaz de seguir contribuyendo a ello. No quisiera que esto sonase excesivamente a una despedida de las que se hacen para siempre -a fin de cuentas muchos de vosotros no os libraréis de mi-, así que si me lo permitís, quiero despedirme repitiendo una vez más: Gracias a todos. Y por supuesto, mucha suerte. Porque para mi esta última entrada supone una despedida, pero Politikon tiene toda una vida por delante.

 Actualización: Aquí podéis consultar toda la información relativa a la composición y retribución del Grupo Parlamentario de UPyD en Asturias y su equipo. En particular, podéis localizarme aquí.