Internacional

Esa cultura que es Alemania (II)

30 Abr, 2012 - - @egocrata

De un (triste) artículo del New York Times de ayer domingo, sobre ingenieros españoles emigrando a Alemania a buscarse la vida:

Many of the Spaniards say the work environment in Germany takes getting used to, with Germans far more direct than Spanish people and much quieter. No one makes personal calls during business hours, for instance. But the work day is much shorter.

They were surprised that they were expected to greet co-workers each morning with formal handshakes and to call colleagues “Herr” and “Frau” (Mr. and Ms.). Impromptu hallway conversations over work issues were cut off by Germans suggesting it would be more appropriate to schedule a formal meeting.

The German fondness for order, often joked about, has proved true, said Carlos Baixeras, 30, an engineer who started working near Frankfurt 18 months ago. “There are rules for everything,” he said. “There’s a trash police.”

La de trabajar ocho horas al día pero sin perder el tiempo es algo muy de país civilizado (en Estados Unidos es así en casi todos sitios, aparte de Wall Street y despachos de abogados malvados), y no estaría mal copiarlo en España. Lo de tener reglas para todo y tener que organizar una reunión formal para todo sí que es muy, muy alemán.

El artículo, más allá de los chascarrillos sobre lo raros que son los alemanes, es a la vez triste y esperanzador. Triste porque es lamentable que España tenga entre sus grandes exportaciones estos días ingenieros cualificados. Esperanzador porque, mal que nos pese, parte del ajuste de la eurozona debe hacerse con gente emigrando de las regiones con más paro a las regiones más prósperas; es parte de ser un mercado único. Quizás así, por cierto, las empresas españolas empiezan a darse cuenta que pagar 600 euros al mes en un contrato temporal a un ingeniero cualificado es puro pitorreo.

(Anecdota tonta: cuando empecé a buscar trabajo en Estados Unidos y me hacían una oferta de salario siempre me entraba la risa floja. Cualquier curro de medio pelo para licenciados universitarios ronda los $30.000 al año. No es broma. Es un país rico, ciertamente, y muy, muy desigual, pero los sueldos me siguen pareciendo cósmicos).