Ahora

Perroflautismo ilustrado

4 Abr, 2012 - - @egocrata

¿Alguien me puede explicar por qué el periódico de referencia en España tiene un poema de un escritor alemán hablando de política exterior israelí como artículo de opinión destacado del día? En serio, que alguien me lo explique. Günter Grass será un escritor estupendo, pero cuando una columna en tu periódico requiere venir acompañada de un (francamente triste) comentario de texto, algo estás haciendo mal.

Entiendo que El País sigue viviendo en la mística del artista / intelectual comprometido y eso que los espíritus sensibles que leen a Goethe son una especie de faro moral de la sociedad europea. La verdad, siempre he creído que si queremos leer análisis detallados y soluciones realistas a complejos problemas de política internacional es mejor preguntarle a un experto sobre el tema que a un poeta, pero supongo que mi aprecio por lo concreto y empírico es una muestra de mi sanchopancismo corto de miras.

Y que conste, no lo digo porque sea un experto sobre Israel ni nada parecido; mi opinión sobre todo ese conflicto es lamentablemente poco informada. El poema de Grass, sin embargo, es una continuación de una tendencia de la prensa española ilustrada (con el País al frente) de insistir en publicar artículos de opinión sobre temas increíblemente técnicos y cualquier cosa menos intuitivos escritos por gente que se dedica a escribir novelas románticas, poemas épicos u otros proyectos artísticos variados. Publicar un artículo de un experto en opinión pública hablando de su tema es estupendo (¡aunque lo siento, Urquizu, pero el artículo que citas yo lo encontré antes!),  poner a la autora de «Manolito Gafotas» hablando de desarrollo económico, urbanismo y modelo de crecimiento es francamente una bobada.

Después los articulistas en la prensa escrita se extrañaran que el debate político en España sea tan poco constructivo. Cuando el periódico de referencia anda publicando artículos de barra de bar y gafapastismos ilustrados sin sentido día sí, día tambien no sé qué narices esperan.