americanadas & Primary Colors

Primary Colors (XLVIII): Romney sobrevive

29 Feb, 2012 - - @egocrata

Romney ganó ayer en Michigan y Arizona. Ambas eran victorias esperadas; Romney era el favorito en ambos estados y favorito para ganar la elección, así que es el resultado natural. La ascensión de Rick Santorum estas últimas semanas, sin embargo, consolidando el voto no-soy-Mitt-Romney en un sólo candidato, habían convertido unas primarias en teoría fáciles en Michigan en una encerrona peligrosa. Pero el tipo ha ganó, aunque le haya costado el doble de dinero en publicidad televisiva que a su rival para sacarle cuatro puntitos en el estado donde nació.

¿Por qué ha ganado Romney? Por el mismo motivo que ganó a Gingrich, Perry, Cain, Bachmann y demás rivales en estas primarias: Santorum está tan majara como ellos. La única ventaja del ex-senador de Pennsylvania es que tenía un aspecto más inofensivo que los anteriores Anti-Mitt, pero han bastado un par de semanas de artillería pesada sacada de hemerotecas para forzarle a cometer errores. Uno de los más costosos fue este fin de semana, cuando dijo que un famoso discurso del Presidente Kennedy sobre separación entre Iglesia y estado (en el que defiende que aunque es católico no recibirá órdenes de Roma, uno de los temores de la época) le daba ganas de vomitar. Meterse con el santo patrón de los votantes católicos diciendo una burrada semejante a tres días de unas elecciones es como mínimo estúpido. Suficiente estúpido, de hecho, como para hacer que el católico Santorum perdiera el voto católico en Michigan.

Para Santorum sólo era la última demostración que aunque suena como un amable populista económico el tipo sigue siendo un integrista religioso de toda la vida. Si a eso le sumamos los ataques a Obama por promocionar el acceso a la universidad (es un plan para adoctrinar a los niños en el liberalismo, dice) y otras perlas parecidas, parece que ha quedado claro para todo el mundo que la última alternativa a Romney es otro chiflado entusiasta.

¿Están las elecciones acabadas? No del todo. Santorum tiene tiempo de aquí al supermartes de centrarse un poco y ver si consigue poner algún palo más en la rueda a Romney quizás ganando en Ohio o en otro estado que tome a todo el mundo por sorpresa. Aún así, esta será su última oportunidad; la puerta se está cerrando para todo el mundo menos para Mitt. Romney saldrá de estas primarias bastante más pobre, un ojo morado y la espalda molida a palos, ciertamente, y los votantes parecen haberle cogido cierta manía. Pero hasta noviembre tiene tiempo de volver al centro. Veremos si puede.