José Rodríguez tiene un largo y extraño artículo en que intenta culpar el aumento de los costes laborales en España al crecimiento del precio de la vivienda en los últimos veinte años. Su explicación, si no ando confundido, es que la burbuja inmobiliaria  puso presión al alza en los salarios, pero los sindicatos españoles mostraron una heroica resistencia a los elementos y gracias a los milagros de la negociación colectiva los costes laborales no subieron. Para demostrarlo, nos da un gráfico donde los salarios americanos suben sin prisa pero sin pausa desde mediados de los noventa, mientras permanecen estables en España y suben lentamente en la eurozona.

¿Por qué suben tanto los salarios en Estados Unidos desde 1995-1996? Dejando de lado que la burbuja inmobiliaria no empieza hasta el 2003 (es decir, siete años después del despegue de los salarios), creo que hay una explicación bastante más lógica: la productividad.

La productividad por hora trabajada en Estados Unidos empieza a crecer el 1996, y lo hace sin apenas detenerse hasta los años más enloquecidos de la burbuja inmobiliaria. Los salarios están siguiendo la productividad; la mayor parte del incremento salarial van al 10% con más ingresos, ciertamente (y si contamos rentas además de salarios, el aumento de la desigualdad es aún mayor), pero los americanos están produciendo mucho más por hora el 2012 (un 60% más) que en 1992.

¿Qué hemos visto en España desde 1992? Para empezar, el crecimiento de la productividad ha sido apenas un tercio del que hemos visto en Estados Unidos.  Echemos un vistazo a productividad por hora trabajada para España (base en el 2000, fuente Eurostat):

Es un gráfico horrendo (Eurostat es lo que tiene), pero los números son bastante obvios: el crecimiento de la productividad por hora trabajada en España es espantoso. Los datos de ambos gráficos no son perfectamente comparables, pero creo que es bastante obvio que los salarios en España no están creciendo porque no pueden: sencillamente no estamos generando suficiente riqueza por persona.

Antes que alguien se queje, sabemos que la correlación entre crecimiento de la productividad y salarios no es perfecta. En España, de hecho, los salarios han crecido más rápido que la productividad en los últimos veinte años; según este artículo, de hecho, la tasa de paro es el factor explicativo más importante en España, mientras que la productividad es el factor más potente en Alemania.

Los precios de la vivienda son importantes – es algo que he comentado otras veces. Una burbuja inmobiliaria puede restringir la capacidad de una región para atraer talento, por ejemplo, limitando su crecimiento. Esto, sin embargo, no es lo que hemos visto en España, hogar de la mobilidad laboral reducida. Aquí el aumento de precios sólo se ha traducido en una caída de la renta disponible de los compradores y una transferencia de dinero a los que vendían vivienda durante los años de crecimiento, y una caída bestial de la demanda cuando el sector se hundió.

La verdad, la evolución de los salarios en España no es un misterio – y la verdad, la negociación colectiva pre-2008, si ha hecho algo, ha sido empujarlos al alza, no a la baja. La historia que la subida de precios de vivienda  explica la caída de productividad, en mi opinión, no tiene sentido.