Hemeroteca Politikon - De lo posible

¿De Guindos hablando de contrato único?

20 Ene, 2012 - - @jorgegalindo

Hoy, nuestro Ministro de Economía ha publicado una columna en el Wall Street Journal explicándole al mundo cómo vamos a salir del hoyo. Empieza por afirmar lo obvio:

Fiscal consolidation is not a choice. It is a requirement to guarantee investor confidence in the sustainability of our public accounts and in Spain’s macroeconomic stability, and thereafter to enjoy a reasonable cost of borrowing for both the public and private sectors.

Eso es así, se mire como se mire. La única alternativa es no pagar. Lo que pasa es que, como bien está diciendo todo el mundo, desde el FMI hasta las agencias de rating, la consolidación fiscal por sí sola no solo no es suficiente, sino que puede incluso ser perjudicial para el crecimiento (bastante fácilmente). Lo más probable es que el Ministro y yo no nos pusiésemos de acuerdo sobre dónde y cómo recortar, porque me da que a mí me gusta más que a él tener un Estado de Bienestar sólido, pero eso es otro cantar. En todo caso, es por las carencias de la consolidación fiscal como política única que De Guindos añade que

Structural reforms will be essential to offset the impact of the fiscal consolidation measures on growth.

La pregunta es, ¿qué reformas estructurales? Para mí, para el Ministro y para todos, creo, la respuesta es clara: primero, crear empleo. De Guindos habla de tres cosas: cambiar el sistema de negociación colectiva, reforma laboral con simplificación de los modelos de contrato, y políticas activas de empleo. En España todos los medios andan titulando que el Ministro apuesta por «contrato único». Solo es cierto a medias, ya que dice expresamente:

(…) one unique full-time contract with common clauses for all new workers, and another to encourage part-time hiring.
Y esto es el máximo grado de concreción que obtenemos. No dice nada de qué formato específico de indemnización por despido va a tener el contrato full time, ni tampoco cuál será la diferencia básica entre estos dos tipos. Sin esta información es difícil evaluar la calidad, efectividad y sesgo ideológico posible de la medida. Pero, la verdad, que se hable de dos o un tipo de contrato ya me parece un avance, como a Roger. Aunque como a él, a mí también me da miedo que no lo cumplan, o cómo.
¿Por qué formato apostaría yo? Un solo contrato siempre indefinido, con indemnización creciente de manera gradual por tiempo trabajado. Algo como lo que propuso FEDEA (pdf). Si las empresas pagan una cuota fija por cada empleado a una caja común de la que se sacará la indemnización en lugar de hacerse cargo de la misma al final del ciclo laboral del trabajador, evitamos el sesgo que crea la dualidad entre quienes llevan más y quienes llevan menos tiempo trabajando. En este mismo modelo se puede contemplar una sub-variante para el tiempo parcial, de hecho, sin mayor complicación.
¿Será este el modelo del Gobierno? Antes de leer este artículo tenía pocas esperanzas de que así fuese. Ahora, alguna más. Pero me sigue dando miedo que quieran mantener un contrato «a tiempo parcial» distinto (quizás eufemismo para «temporal») y, sobre todo, insisto: la forma en que se articule la indemnización y el despido. No tiene por qué ser el caso de De Guindos, pero dentro del PP hay mucha gente con sesgo ideológico hacia cosas como despido libre y gratuito. Si uno cree que el Estado no solo ha de garantizar las reglas de juego de la economía sino que piensa que ha de ser un garante de la igualdad y la seguridad de sus ciudadanos, la legislación en materia laboral ha de cumplir un doble objetivo: facilitar la eficiencia económica a la vez que se protege al máximo el derecho de los trabajadores a ganarse la vida en las mejores condiciones posibles. Proteger al trabajador, antes que al puesto de trabajo. Las últimas declaraciones de la gente de la CEOE, sin ir más lejos, no van en esta dirección.
Así que veremos. Veremos.
Bola extra: por descontado, una reforma laboral no es suficiente para crear empleo. Pero genera las condiciones idóneas para que aquel que se crea sea lo más sólido posible y vaya a sectores de alto valor añadido en lugar de a la, ejem, construcción.