Ajustes fiscales & mardito especulador

Nota: cómo funcionan los préstamos del FMI

22 Nov, 2011 -

He visto dos o tres reacciones por ahí a la noticia de que el FMI haya creado una línea de crédito flexible para evitar el contagio en la Eurozona que me dan a entender que mucha gente no ha entendido en qué consiste. Por eso en este post voy a intentar explicar de forma breve cómo presta y para qué sirven los préstamos del FMI.

El FMI en su faceta de prestamista es esencialmente un banco un poco especial. Por motivos diversos, un país puede necesitar dinero y en esos casos suele acudir al FMI. Típicamente, suele deberse a que un país se haya endeudado, colectivamente, en exceso con el exterior. En este tipo de situaciones, un país puede verse negado el acceso a los mercados para financiarse y el FMI tiene la misión de ayudar a financiar la deuda hasta que el país se recupera.

Para ello, el FMI tiene un abanico de «facilidades de crédito», es decir , de préstamos que se otorgan en distintas condiciones en función de distintos criterios. Entre otros factores, las facilidades de crédito se pueden clasificar en función de la naturaleza del problema (coyuntural o estructural), y con o sin (o el grado de) condicionalidad.

La condicionalidad consiste en que cuando un país acude al FMI, tiene que comprometerse a aplicar medidas de ajuste para que ser capaz de devolver el préstamo. Para el FMI, ésta es una forma de asegurarse de que le van a devolver el dinero: yo te dejo dinero, pero a cambio te comprometes a poner tu casa en orden. La razón por la que el FMI tiene mala fama es por estos programas con condicionalidad. Se ha criticado en el pasado que en ocasiones eran demasiado brutales o no tenían suficientemente en cuenta las particularidades del país y terminaban siendo contraproducentes. Asimismo, las historias de préstamo tendían a terminar mal; no hay que olvidarse que cuando un país acude al FMI está ya en una situación suficientemente mala.

Pero también hay facilidades de crédito sin condicionalidad. ¿Cómo se asegura entonces el FMI que le van a devolver el préstamo? En este caso lo que se utiliza es un sistema de habilitación: pueden optar al préstamo países que tengan fundamentales económicos buenos, pero que no esté en condiciones de financiarse en el mercado normal. Una vez que han obtenido el préstamo, pueden hacer con él más o menos lo que quieran.

El sistema funciona global funciona por tanto de la forma siguiente. Cuando un país no puede optar a un préstamo sin condicionalidad, entonces el FMI le presta si y solo si se compromete a poner su casa en orden de una forma determinada ex ante. Estos programas son por tanto algo intrusivos, ya que limitan lo que se puede hacer o no se puede hacer. Pero si un país tiene buenos fundamentales, entonces puede acudir a un préstamo sin condicionalidad dónde no hay programa de ajuste impuesto de forma externa sino que sigue teniendo margen de maniobra.

La línea de crédito flexible es uno de estos programas sin condicionalidad. Funciona como una línea de crédito normal y corriente (que se diferencia de un préstamo en que solo hay que pagar intereses por lo que finalmente se utilice): se abre y se deja a disposición de un país por si acaso necesita usarla. Es decir, no hay que echarse las manos a la cabeza diciendo que nos ha intervenido o nos va a intervenir. De hecho, la LCF se creó originalmente para dejar que países con un historial sólido tuviera acceso a la financiación evitando el estigma que suponía acudir al FMI de cara a los mercados.