Hemeroteca Politikon - Expectativas racionales

Cómo sería el Congreso de los Diputados con una circunscripción única

21 Nov, 2011 -

Lainformacion.com publicaba ayer un gráfico bastante interesante sobre cómo sería una hipotética distribución de escaños en el Congreso de los Diputados si se eligiese sobre una circunscripción única (a la que no pocas veces se hace referencia no del todo correctamente como «sistema proporcional»). Del gráfico se desprenden algunas conclusiones importantes. Primero, bajo este sistema, el Partido Popular no tendría mayoría absoluta. Segundo, en ningún caso se evitaría la debacle del PSOE. Tercero, como es lógico, los grandes beneficiados son Izquierda Unida, que pasaría a tener 25 diputados, y Unión, Progreso y Democracia, que pasaría a tener 17, y que son los mayores perjudicados por la dispersión de voto bajo el actual sistema de circunscripciones provinciales.
Cuarto, también mejoraría otro de los grandes damnificados en estas elecciones, Equo, que obtendría así 3 diputados. Quinto, los partidos nacionalistas se mantienen en cifras de escaños similares, dado que su voto está muy concentrado provincialmente y por tanto no se ven tan perjudicados por el actual sistema. Sexto, una buena ristra de partidos, de toda índole y catadura política, estrenarían su propio escaño. El resultado sería, en pocas palabras, un Congreso que si bien sería probablemente más representativo en términos de preferencias políticas, estaría por ello mucho más fragmentado y, por tanto, sería mucho menos estable, con las dificultades que ello plantearía en términos de gobernalidad, sobre todo en el presente contexto económico, político y social.

Creo que son pertinentes además dos apreciaciones. En relación con el resultado comentado un poco más arriba, creo que la fragmentación a la que se alude es una de las principales razones que ilustran por qué un sistema electoral basado en una circunscripción única no es deseable, o al menos, no tanto como usualmente se piensa. Basta echar un vistazo al gráfico para que se planteen un buen número de dificultades. ¿Quién gobernaría dado este escenario? El PP por sí sólo seguramente no pudiese formar gobierno; por tanto, en primera instancia, una opción sería recurrir a pactos con alguna otra formación. Con UPyD alcanzarían los 177 diputados y, por tanto, también la mayoría absoluta (los de UPyD estarían exultantes, por supuesto). Ciertamente, me diréis, tampoco es tanto problema. UPyD alcanzaría un eventual acuerdo con el PP, y ya está; porque el poder se reparta un poco no se va a hundir el país. Efectivamente, dados los resultados de estas elecciones, los problemas que se
plantean no son muchos. Ahora bien, tened presente que los resultados de estas elecciones han sido bastante extremos. Y también, y quizá lo más importante, hay que tener siempre en cuenta lo que en economía conocemos como crítica de Lucas, que en términos técnicos dice que los parámetros de decisión de los individuos varían en respuesta a cambios estructurales (ésto no es nocivo, de hecho muchas veces es lo que persigue); o en otras palabras, los parámetros con los que cuantificamos un determinado fenómeno económico (es decir, nuestro modelo) varía en respuesta a cambios estructurales (y por tanto cambiaría el modelo, pero el modelo no puede cambiar por sí mismo porque eso implicaría que el modelo puede rehacerse por sí solo, lo cual es imposible). La principal consecuencia en el campo de la economía de tomar en consideración esta crítica es un procedimiento denominado microfundamentación: no podemos basar nuestros modelos en
postulados descriptivos sobre el comportamiento, sino que éste debe establecerse como resultado de un proceso natural de decisión interna o de optimización por parte de los individuos en cada momento.

¿Cómo podemos aplicar esta crítica a los resultados que presenta el gráfico? Es sencillo. El gráfico muestra cómo sería el Congreso de los Diputados si exáctamente los mismos resultados que se han obtenido con un sistema de circunscripción provincial se trasladasen a uno de circunscripción única. Pero eso no es algo demasiado creíble. A fin de cuentas, ¿votariáis lo mismo si el sistema fuese «proporcional» a si fuese «mayoritario»? No lo creo. En un sistema mayoritario, el voto estratégico suele predominar. En muchas circunscripciones, hay partidos que sabemos que no saldrán elegidos, o que no lo harán salvo que tengan un apoyo importante que hoy por hoy no tienen y que además, podemos suponer razonable que es muy difícil que lo lleguen a tener, o al menos lo suficiente como para no «tirar el voto». En esas circunstancias apostamos por el «voto estratégico» (o «voto útil»): votamos al que, sabiendo que va a obtener representación, se ajusta más a nuestras preferencias.
Naturalmente, hablo en términos generales, hay personas que siempre votan al partido que se ajusta a sus preferencias aunque sepa que no va a obtener representación, aunque no es lo común. Ésto sucedería en una medida mucho menor en un sistema proporcional: prácticamente cualquier partido va a obtener representación, o en cualquier caso la barrera para obtenerla es mucho más baja, por lo que el riesgo de apoyar al partido que se ajuste a mis preferencias particulares es mucho menor. Por eso mismo, lo normal sería ver el Congreso inundado por una miríada de partidos de todo color y condición. No obstante, como ésto suele ser completamente inviable, países en los que éste sistema tiene cierto arraigo suelen intentar emular a los mayoritarios a través de grandes coaliciones, aunque en última instancia, los resultados no pueden compararse, no al menos en términos de gobernabilidad. Que se lo digan si no a Italia, a ver qué opinan.

Así pues, como ya hemos comentado en muchas ocasiones desde Politikon, el sistema electoral es importante, por supuesto, pero ni es el problema más importante (ni de lejos) que tenemos frente a nosotros ni, tampoco, la única solución (ni tampoco la mejor) pasa por establecer un sistema de circunscripción única. Aunque sé que a veces es complicado, en este tipo de cuestiones es mejor no mezclar conceptos. En cualquier caso, el gráfico es vistoso. Disfrutadlo.