Ahora

El techo del gasto es un problema europeo

23 Ago, 2011 - - @egocrata

Unas cuantas notas más sobre la espantosa idea del techo del gasto.

1. Ya tenemos un techo de gasto

Le llamamos “pacto de estabilidad” o “criterios de convergencia“, parte del tratado de Maastricht. Es vinculante, en teoría, para todos los estados de la UE, España incluída. Se supone que nos obligaba, por su mera existencia, a ser buenos chicos, ahorrar cuando las cosas iban bien, etcétera.

No hace falta decirlo, pero nadie le ha hecho puñetero caso. Un político no puede prometer que no va a gastar dinero, del mismo modo que un Dios omnipotente no puede crear una piedra que no puede levantar. Esta clase de límites no son realistas, simple y llanamente.

2. La disciplina fiscal es necesaria

Como explicaba al hablar del pacto del euro, la moneda única no puede funcionar si no hacemos las cosas bien y los países no hacen el mandril con sus presupuestos.

3. La disciplina fiscal, por sí sóla, es absurda

El problema no es que los países no tienen disciplina fiscal. El problema es que ahora mismo por mucho que prometan tenerla, es insostenible. Si hacen lo que Maastricht o la absurda giliflautez del día en el parlamento dice, están apostando por políticas brutalmente procíclicas: recortar gasto a manta cada vez que hay recesión. Si no lo hacen, tenemos crisis de deuda periódicas en la eurozona.

Por si no os habéis dado cuenta, el problema NO es el gasto. El problema es quién se endeuda, y cómo. La reforma tiene que ser en la eurozona, no nacional.

4. Resumiendo:

Si el techo del gasto se aplica como debe, es un suicidio económico, inviable políticamente. Todo el mundo se lo salta. Si no se aplica, te cargas el euro, algo inviable políticamente, así que se exige austeridad. El problema es la estructura de la eurozona, no el nivel de gasto público.