Ahora

Portugal dimite como país

7 Abr, 2011 - - @egocrata

¿Recordáis eso que decía hace unos días sobre cómo los políticos portugueses (y más concretamente, la oposición conservadora) estaban dejando el país a la estacada? Bueno, pues hoy es oficial: han pedido el rescate a la Unión Europea. A efectos prácticos, Portugal a partir de ahora no tiene una política fiscal soberana. Sus políticos han preferido darse de tortas entre ellos a decidir cómo solucionar sus problemas, y han decidido dejar que sea Bruselas y Berlín los que hagan el trabajo sucio. Estupendo.

Esto llevara a las inevitables voces sobre malvados neoliberales, especuladores y demás, pero el origen de los problemas de Portugal tiene poco que ver con el mercado y mucho con decisiones políticas.

El primer factor, y obvio, es el euro. Nadie obliga a los lusos a entrar en la moneda única, que es un proyecto esencialmente político (unidad europea, decían). Es un sistema chapucero, ciertamente, que requiere ciertas reformas, disciplina fiscal y ganas de tomarse esto de gobernar en serio. No desde la «derechas», por cierto; los holandeses, austríacos, franceses y finlandeses viven en la eurozona la mar de bien, ya que han hecho los deberes. El segundo factor es de política fiscal básica: Portugal o ofrece demasiados servicios o no recauda suficientes impuestos.

Los portugueses llevan años sin afrontar estos problemas – y ahora han preferido que decidan por ellos. Es triste, es deprimente y puede que hasta sea injusto, pero es un fracaso político, no una conspiración económica.