Están teniendo lugar manifestaciones multitudinarias en Yemen de oposición política al actual Régimen, 32 años de dictadura con escaso respeto por los Derechos Humanos y veleidades peligrosas con el terrorismo islamista radical. Adivinen el eslogan: «We will not accept anything less than the president leaving». El mismo que en Túnez y que en Egipto: no aceptaremos otra cosa que no sea la marcha del actual Presidente.

La oleada comienza a ser acongojante, la verdad. Es tentador comprar la idea de «olas de democratización» de Huntington. También lo es considerar, como me comenta Guillem López Bonafont (aquí a mi lado), la posibilidad de que haya ciertos poderes jugando con tendencias latentes para desestabilizar Oriente Medio. Estados Unidos, cuya hegemonía cada vez está más en entredicho, o Israel, por razones obvias. Puede ser, pero eso no cambia los hechos centrales: 1. la tendencia existe y es potente; 2. se expande con una gran rapidez, independientemente de que haya alguien poniendo de su parte para que esta expansión sea mayor. Quizás ha llegado el momento de dejar de pensar en términos de «a ver qué pasa si se expande» y comenzar a verlo como un proceso en marcha, en gran medida imparable, y en el que nadie sabe muy bien qué va a suceder. La pregunta, la gran pregunta, es qué pinta Europa en todo esto. ¿O
nos limitamos a proveer de los valores fundamentales (democracia, libertad) que se reclaman, y luego quedarnos mirando, como hizo Francia con Túnez?


Sin comentarios

  1. […] This post was mentioned on Twitter by A, Jorge Galindo, Marta Albes , Silvia Pérez, Javier Yohn Planells and others. Javier Yohn Planells said: Después de Túnez, Egipto, y ahora… RT @JorgeGalindo Y ahora, Yemen! – http://bit.ly/fZ3xcJ / cc @jordipc @alexvega […]

  2. […] No le quitemos mérito a Al Jazeera, porque este tipo de oleadas no funcionan sin catalizador. Ayer me preguntaba qué haríamos los europeos ante esto. Hoy tengo la respuesta: sentarnos, y esperar muy, muy […]

Comments are closed.