Hemeroteca - Los escritos de Jorge Galindo

El cuello de botella de la deuda de los municipios

15 Ago, 2010 - - @jorgegalindo

No es nada habitual que un periódico nacional se preocupe de algo considerado tan “aburrido” como las deudas de los municipios, y lo ponga en su portada digital (aunque sólo sea durante unas horas). Y aún así, el titular y el enfoque es tramposo con ganas: los municipios no (sólo) ahogan a las constructoras, sino a toda empresa que le preste un servicio, sea del tipo que sea. Fuera del País Vasco y Navarra y alguna excepción, los plazos de pago son estúpidos, insoportables para las empresas. ¿Por qué? Porque estamos hablando de más de 3 meses, mucho más a veces, durante los cuales las empresas han de soportar el IVA (que se declara trimestralmente) y sus gastos fijos, principalmente salarios de trabajadores que, día a día, son los que están proporcionando el servicio a los propios municipios.

Puede sonar como un problema micro, al que se enfrentan unas cuantas empresas, hasta que acudimos a dos cosas: primero, las cifras. Luego, la lógica. Las cifras son bastante escandalosas: en el propio artículo de El País se habla de 3.425 millones de € de deuda, y esto sólo son a las empresas de servicios del tipo limpieza, mantenimiento y demás. Si empezamos a hablar de otros, como consultoría (mundo que conozco bastante bien), podríamos perfectamente duplicar esta cifra. Pero quedémonos con los 3.425. Contando que el 30% va para salarios, y poniendo un salario medio de 1.300€ limpios al mes, estamos hablando de unos 46.000 trabajadores. Así, a grosso modo.

Siguiendo por la lógica, ¿a qué lleva estos impagos? Lleva a que empresas tengan que retrasar sus propios pagos a otras empresas proveedoras, y estas sufran igual, y retrasen a otras, y así. Y no hablemos ya de la dificultad actual del acceso a la financiación. En el lado de los trabajadores, tenemos inseguridad, retraso en salarios, despidos, reducciones de jornada, etcétera. Y en la parte de los ciudadanos… Bueno, digamos que es muy distinto percibir una crisis a través de titulares basados en declaraciones de políticos que hablan de cosas tan lejanas como la deuda externa, y ver que la basura llena tu calle porque el Ayuntamiento no ha podido pagar a la empresa encargada de la limpieza.

La financiación municipal es un cuello de botella económico en España. Este es el punto del que debemos partir para reformar a fondo y completamente el aparato legal y administrativo que rodea a los municipios, su financiación y su gestión.