Hemeroteca - Los escritos de Jorge Galindo

Por qué el PSM ya va a perder las elecciones de 2011

6 Ago, 2010 - - @jorgegalindo

Ayer solté por Twitter que el PSM-PSOE ya había perdido en Madrid. Al poco, @nova me preguntaba por qué pensaba eso. Ahora explicaré por qué.

No es que tenga nada en contra de las primarias, la verdad. Si acaso, al contrario. Pero hay formas y formas de plantear unas elecciones internas para una candidatura. En España este tipo de procesos no está nada, nada naturalizado. No existe una estructura de partido ni interna ni externa (apoyos, “satélites”) que facilite tal hecho. Ni siquiera nuestro modelo de democracia lo hace, con el enorme peso que la disciplina de partido y por tanto la “marca” tiene. Partiendo de ahí, cualquier cosa que suene a “primarias” ya es raro para el votante potencial medio (los militantes me dan igual en ese sentido: su voto está asegurado).

Pero es que además el asunto del PSM se está desarrollando no como unas primarias que surgen de dos posiciones adversarias dentro de un partido, entre las que hay que decidir. Sino como una candidatura (la del Secretario General) que nunca fue clara del todo y siempre parecía tener que autojustificarse, y otra (la de la carismática Jiménez) que parece impuesta “a dedo”, desde arriba, desde Ferraz. Con el consiguiente eco mediático. Por poner algunos ejemplos, tenemos a Chaves lanzando balones fuera, a la oposición mediática aprovechando la carnaza que da Leguina, y a los chicos de MediaPro dándole caña al Secretario General. Y la guinda que me ha llevado a escribir esta nota: la noticia cabecera del ElPais.com hoy. Esa ha sido la puntilla a una posibilidad que, de todas formas, nunca fue tan posibilidad: ganar a Aguirre en Madrid.

Me da bastante igual que las primarias sean una forma más o menos sana de decidir un candidato. Me importa más bien poco que lo que relatan todos los artículos citados (en realidad, las fuentes declaratorias que usan esos artículos, los propios políticos) sean más o menos ajustadas a la realidad. Es lo que tiene el periodismo declaratorio de masas: al final, el ciudadano percibe lo que se le cuenta, y pasa a reinterpretarlo. Y la reinterpretación de esta situación es esa: Zapatero y Blanco quieren imponer a una candidata por la fuerza, y hay un señor que se resiste a dejar su puesto. Esto es lo último que impulsará un vuelco electoral. Es justo lo contrario que lo que se percibió en el ascenso de Obama durante las Primarias de USA. La comparación es grosera y burda, sí, pero muestra bien a las claras lo que quiero explicar: España, hoy por hoy, no está hecha para Primarias, y lo del PSM se percibe como una lucha de cuotas de poder más bien mezquina, no como la llegada de ninguna estrella que vaya a batir a la vanguardia de la derecha estatal.

Una vez más, el PSOE ha dejado que sus luchas internas ganen a la necesidad externa de ganar unas elecciones.

[Para ampliar perspectiva, os dejo una recomendable lectura, algo más sucinta y fría, de Pau Canaleta].