No, no voy a defender que el aborto es un crimen… si no que voy a explicar una teoría curiosa, bastante reciente, sobre como el aborto de hecho disminuye la tasa de criminalidad.

La cosa va como sigue. Hace 32 años, el Tribunal Supremo de Estados Unidos reconocía con la sentencia del caso Roe vs Wade el derecho de la mujer a abortar. Exactamente 18 años después de ese día, en 1991, la tasa de criminalidad en Estados Unidos empezó a descender, hasta tener una caída sobre un 30% en todo el país. Muchas razones se han dado para ello, pero dos economistas, Steven Levitt y Stephen Dubner, defienden que el motor tras este descenso fue la legalización del aborto.

Sus conclusiones se mantienen sobre una enorme base de evidencia empírica. Primero, se sabe desde hace tiempo que la probabilidad que un niño cometa un crimen al crecer es muchísimo más alta en caso que sea un hijo no deseado. Este hecho está
corroborado por multitud de estudios en multitud de países, controlando por otras variables. Entra dentro de la lógica; las mujeres que no quieren tener un hijo es porque saben que no podrán educarlo en un contexto adecuado, sea por falta de recursos o por otras causas. Si una mujer se ve obligada a tener un hijo que no quería, el contexto no cambia (sigue siendo pobre y viviendo en una barrio horrible), así que el hijo es más probable que acabe delinquiendo.

Aparte de este hecho, Levitt y Dubner tienen más pruebas. Varios estados, como Nueva York, legalizaron el aborto años antes que Roe vs Wade. Es relativamente sencillo comparar estadísticamente si el descenso de la criminalidad se produce años antes en esos estados, y los datos efectivamente corroboran esa hipótesis. Aún más allá, comparando el número de abortos per capita en cada estado, se detecta que los estados con más abortos experimentan descensos de la criminalidad mayores que los
que tienen menos.

La explicación completa viene en Freakonomics, un librito lleno de ideas tremendamente poco convencionales ancladas en muy sólida teoría y aún más sólidos datos. No hace falta decirlo, el libro ha armado bastante jaleo por aquí, por esta y otras teorías. El libro es claro, habla de datos reales y se basa en Ciencia Social de la buena; muy recomendable.

Y sí, la teoría esta cuadra. Sea el aborto inmoral o no (eso es para otro post), afecta el nivel de crimen. ¿Quién lo hubiera pensado?