Os ha gustado lo de quemar cosas eléctricas, ¿verdad?. Bueno, deciros que los alaridos de los conductores atrapados en el atasco se oyen desde aquí. De todos modos, el último apagón el año pasado, según los aquí presentes, fue bastante más divertido, ya que nos cargamos toda la costa Este.

Aún así, solidaridad con el pueblo de Madrid en estos duros momentos.